¿Tienen estas 4 semillas propiedades anticancerígenas?

Daniela Echeverri Castro · 23 octubre, 2019
Las semillas son alimentos ricos en varios nutrientes. Y aunque su consumo está recomendado dentro de una dieta equilibrada, esto no quiere decir que tengan propiedades anticancerígenas.

Hasta la fecha, la evidencia hallada en las distintas investigaciones científicas han dejado claro que no existe ningún alimento, bebida, dieta o planta capaz de sustituir o superar el tratamiento para el cáncer que se pauta a los pacientes. Sin embargo, eso no quiere decir que en la búsqueda de formas para mejorar el tratamiento existente, no se considere el potencial que puedan tener las semillas, por ejemplo.

Hay ciertos compuestos y propiedades que podrían ser útiles a la hora de ofrecer mayores beneficios a los pacientes. No obstante, la gran mayoría de los investigadores coincide en que es necesario realizar más estudios clínicos y, por supuesto, continuar profundizando en los temas, ya que aún hay muchos aspectos que no están claros. 

¿Semillas anticancerígenas?

1. ¿Semillas de manzana?

Semillas de manzana

Los expertos del Instituto Nacional del Cáncer afirman que, tras haber realizado experimentos en animales y estudios clínicos en seres humanos, se ha demostrado que las semillas de manzana no tienen propiedades anticancerígenas. 

Se solía creer que estas semillas podían tener potencial, dado su contenido de amigdalina o laetrilo, un compuesto vegetal que contiene azúcar y produce cianuro de hidrógeno.

El consumo de semillas de manzana (de cualquier manera y sobre todo en grandes cantidades) puede ser peligroso, ya que no solo contienen amigdalina, sino también cianuro, una sustancia venenosa muy peligrosa.

2. ¿Semillas de uva?

No es recomendable consumir semillas de uva.

Otras de las semillas que llegaron a estudiarse porque quizás podrían tener un efecto anticancerígeno y quimioprotector fueron las de uva. Se consideraba que estas podrían ser una fuente rica en antioxidantes, capaces de tener una influencia en el estrés oxidativo.

Al final de las investigaciones, se llegó a la conclusión de que la evidencia hallada era insuficiente y que estaba claro que el consumo de semillas de uva no ayudaba a prevenir o tratar el cáncer.

En cambio, se reafirmaba que el mantenimiento de todo un estilo de vida saludable sí era capaz de contribuir de manera significativa con la calidad de vida.

En función de la evidencia proporcionada por la literatura científica, se puede decir que el consumo de vegetales y frutas, dentro de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, puede ayudar al organismo a obtener todo lo que necesita para mantenerse sano y reducir el riesgo de padecer cáncer.

El consumo de un alimento, de forma aislada, no tiene ningún efecto anticancerígeno. 

3. Semillas de lino

Aunque las semillas de lino tengan varios nutrientes y sean una fuente de ácido alfa-linoleico, esto no quiere decir su consumo regular pueda tener un efecto anticancerígeno. Esto ha sido demostrado en varias investigaciones.

En un estudio reciente, se llegó a las siguientes conclusiones:

  • Algunos estudios hechos en animales han sugerido la posibilidad de que el consumo de ácidos grasos omega 3 podría reducir el riesgo de sufrir de cáncer de mama. Sin embargo, habría que seguir profundizando al respecto y realizar más estudios clínicos en seres humanos.
  • La mayoría de lo estudios experimentales indica que las semillas de lino aumenta o mantiene la eficacia del tamoxifeno a la hora de frenar la proliferación de células cancerígenas.
  • Es necesario realizar más estudios clínicos para confirmar que existe una relación y respectiva eficacia de las semillas de lino con el tamoxifeno.

Te puede interesar: ¿Qué son los antioxidantes y para qué sirven?

4. Semillas de albaricoque

Recientemente se publicó un estudio cuyo objetivo era averiguar si algunos compuestos de las semillas de albaricoque (dentro de los cuales también se encuentra la amigdalina) podían ayudar a detener la proliferación de células cancerígenas en el colon.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que, a pesar de que algunos compuestos demostraron tener cierto potencial, aún es pronto para realizar recomendaciones acerca de las dosis y las formas en las que pueden aprovecharse sus beneficios. Primero habrían de realizarse más estudios clínicos en seres humanos para poder determinar su efectividad.

Semillas de albaricoque

Descubre: ¿Por qué no necesitas desintoxicar el cuerpo?

Nota importante

El consumo moderado de semillas, dentro de una dieta equilibrada y variada, puede brindar beneficios a la salud. Sin embargo, no ayuda a prevenir, tratar ni curar el cáncer de ninguna manera.

En caso de tener dudas en torno a la dieta y el cáncer, puedes consultar el documento elaborado por los expertos de la Asociación Española Contra el Cáncer

  • PDQ® . PDQ Laetrilo (amigdalina). Bethesda, MD: National Cancer Institute. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/paciente/laetrilo-pdq
  • Dai, J., & Mumper, R. J. (2010). Plant phenolics: Extraction, analysis and their antioxidant and anticancer properties. Molecules. https://doi.org/10.3390/molecules15107313
  • Ramadan, M. F. (2007). Nutritional value, functional properties and nutraceutical applications of black cumin (Nigella sativa L.): An overview. International Journal of Food Science and Technology. https://doi.org/10.1111/j.1365-2621.2006.01417.x
  • Khan, M. A., Chen, H. C., Tania, M., & Zhang, D. Z. (2011). Anticancer activities of Nigella sativa (Black Cumin). African Journal of Traditional, Complementary and Alternative Medicines. https://doi.org/10.4314/ajtcam.v8i5S.10
  • Vilche, C., Gely, M., & Santalla, E. (2003). Physical properties of quinoa seeds. Biosystems Engineering. https://doi.org/10.1016/S1537-5110(03)00114-4