Estenosis pilórica: síntomas y tratamiento

Andrea Flores · 28 diciembre, 2017
La única solución a este problema es la cirugía. Si no se trata a tiempo la parte superior del aparato digestivo puede verse muy perjudicada.

La estenosis pilórica es una condición patológica en la que se produce un estrechamiento del píloro, esfínter que conecta el estómago con el inicio del intestino delgado, es decir, con el duodeno.

Esta parte del cuerpo permite o bloquea el paso de la sustancias resultantes de la digestión gástrica. Sin embargo, en este trastorno, los músculos de la válvula adquieren un mayor grosor, y los alimentos no pueden continuar su trayecto a través del tubo digestivo. Por norma general, esta alteración es muy rara y solo se muestra en bebés, durante las primeras semanas o meses tras el parto.

Signos y síntomas de la estenosis pilórica

Signos y síntomas de la estenosis pilórica

Entre las manifestaciones más frecuentes de estenosis pilórica encontramos las siguientes:

  • Vómitos de repetición. El bebé expulsa con fuerza la leche que se le administra. Empiezan siendo leves pero se agravan con el paso del tiempo, a medida que el píloro se encoge y la pared muscular se va engrosando.
  • Sensación de hambre constante. Relacionado con los abundantes vómitos en los que se vacía el contenido del estómago.
  • Deshidratación. No se absorben los líquidos tan eficazmente.
  • Estreñimiento. Los alimentos no continúan su paso por el tubo digestivo, de manera que no se forman las heces. En otras ocasiones, las heces son de tamaño reducido y escasas debido a la ausencia de tránsito intestinal. Además, el paciente refiere molestias a la hora de defecar.
  • Contracciones del estómago. Se trata de un mecanismo de defensa en el que el estómago intenta empujar los alimentos digeridos hacia el intestino delgado sin éxito debido al cierre del píloro. Estas contracciones se pueden palpar en el abdomen del bebé tras la ingesta de leche y se corresponden con las ondas peristálticas.
  • Irritación estomacal. Tras los numerosos vómitos, este órgano sufre y puede llegar a producir una hemorragia leve por irritación repetida de la mucosa gástrica y acidez.
  • Pérdida de peso. El bebé no obtiene la cantidad de nutrientes necesaria para aumentar de peso. Por tanto, el individuo que padece esta enfermedad no puede crecer y desarrollarse de forma normal y presenta un peso bajo en comparación al estándar.

Ver también: Efectos que la deshidratación provoca en tu cuerpo

Métodos de diagnóstico

Para el diagnóstico de la estenosis pilórica se pueden llevar a cabo diferentes pruebas:

  • Examen físico. En la exploración abdominal el médico puede sentir un abultamiento en el abdomen del niño correspondiente al tamaño aumentado del píloro. Además, es doloroso a la palpación.
  • Ecografía abdominal. Se obtienen imágenes donde se puede comprobar el píloro anormal.
  • Estudios radiológicos. El bebé ingerirá una sustancia con contraste que posteriormente se observa mediante técnicas de imagen, mostrando el paso a través del tubo digestivo. De este modo se puede comprobar si el contraste pasa al intestino delgado o no.

Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento quirúrgico es la única solución a esta enfermedad. Tras anestesiar al paciente por completo, los cirujanos realizan una incisión en el abdomen. Es entonces cuando se lleva a cabo una intervención conocida como piloromiotomía. Esta técnica consiste en practicar un pequeño corte en la parte agrandada del píloro para permitir el paso de alimentos con normalidad.

La recuperación suele ser rápida tras la cirugía, es cuestión de unos días que el paciente vuelva a la normalidad. Además, siempre se acompaña de un tratamiento analgésico para aliviar el dolor. No existe ningún tipo de secuelas después de la operación y el paciente puede llevar una dieta normal sin restricciones.

Te recomendamos leer: 5 analgésicos naturales para aliviar el dolor

Factores relacionados con la estenosis pilórica

Factores relacionados con la estenosis pilórica

No se conoce el origen exacto de esta dolencia. Sin embargo, varios estudios señalan los distintos factores que la propician:

  • Factor genético. En las familias donde alguno de sus miembros ha presentado este trastorno los descendientes son más propensos a desarrollar la enfermedad.
  • Bebés prematuros. Su tubo digestivo no se ha formado por completo.
  • Sexo y raza. Esta patología aparece con más frecuencia en varones de raza caucásica.
  • Hábitos tóxicos durante el embarazo. El consumo de tabaco, alcohol y drogas aumentan el riesgo de contraer la estenosis pilórica puesto que son sustancias que alteran el desarrollo del feto.
  • Uso de antibióticos. Los bebés que toman antibióticos en las primeras etapas de la vida o los hijos de madres que realizan un tratamiento antibiótico en el tercer trimestre de embarazo desarrollan con más frecuencia esta enfermedad.