Cómo estimular la memoria del bebé

Daniela Castro 28 mayo, 2018
Los primeros dos años de vida son determinantes para un óptimo desarrollo de la capacidad de memorización. Conoce los recursos que ayudan a estimular la memoria en los bebés.

La memoria es la capacidad que tenemos todos los seres humanos para retener, procesar y disponer de un sinfín de información. Aunque parezca increíble, es una habilidad que surge desde antes del nacimiento, pero no de forma consciente, sino evolutiva y por ese motivo debemos estimular la memoria del bebé.

De hecho, el periodo que va desde el primer instante de vida hasta los dos años de edad está marcado por un significativo desarrollo mental. Por lo tanto, es una época propicia para poner en práctica una serie de estímulos que permiten “potenciarla”.

El principal elemento para mejorar todo el proceso que conlleva a la memorización y el aprendizaje son los sentidos. Por ello, los padres deben contar con una metodología efectiva para lograr un estímulo que marque a los pequeños de por vida.

¿Cuáles son los recursos que ayudan a estimular la memoria del bebé? Hay alternativas que siempre están a la mano. A continuación queremos repasar algunas de las más importantes para que no dudes en tenerlas en cuenta.

¿Cómo evoluciona la memoria del bebé en cada etapa?

El bebé nace con una estructura cognitiva lo suficientemente desarrollada como para procesar los estímulos que recibe. Sus órganos de los sentidos, sobre todo la vista y el oído, tienen la capacidad de recopilar “información” del entorno para ir fortaleciendo la memorización.

Madre primeriza con su bebé riéndose.

Esta habilidad se va potenciando a medida que se da el proceso de desarrollo y llega a consolidarse de forma óptima en la primera infancia, especialmente cuando ha sido estimulada. ¿Y cómo se da esa evolución?

  • A los 3 meses consigue identificar juguetes.
  • Al alcanzar los 6 meses ya se familiariza con las personas cercanas y son capaces de seguir costumbres como, por ejemplo, cuando lo preparan para el baño.
  • Con 9 meses de edad pueden recordar información más específica, como en qué parte de la casa están sus juguetes.
  • Hacia el primer año empieza a utilizar el lenguaje y los sonidos para describir lo que quiere.
  • Ya con 2 años de edad su lenguaje se ha desarrollado, recuerda caras conocidas, nombres, objetos y colores. También suele repetir historias que le han contado varias veces y empieza a expresar sus sentimientos. Desde entonces se desarrolla la memoria a largo plazo.
  • A partir de los 3 años el niño ya desarrolla una memoria consciente que le permite recordar alguna cosa importante hasta que es adulto.

Te interesa leer: ¿Qué nos sucede cuando no fuimos muy amados en la infancia?

Consejos para estimular la memoria del bebé

Todos los padres se pueden involucrar en el proceso de desarrollo de sus hijos desde que son bebés. Aunque una parte de la evolución se da de forma biológica, otra requiere estímulos externos para consolidarse. Por eso, para que el bebé desarrolle una “memoria de elefante” se deben aplicar algunas medidas.

Fortalecer el vínculo afectivo con el bebé

Para que aumente la disposición hacia la memorización y el aprendizaje es importante empezar a crear un “apego seguro” desde los primeros días de vida. Al aumentar la autoestima y confianza, el bebé encuentra la seguridad necesaria para aprender. ¿Cómo hacerlo?

Madre bañando a su bebé.

  • Pasar el mayor tiempo posible con el bebé.
  • Darle masajes suaves o establecer el vínculo piel con piel.
  • Hablarle constantemente o cantarle.
  • Llevarlo en brazos siempre que sea posible.

Establecer rutinas para sus necesidades básicas

Una forma muy simple de estimular la memoria de los bebés es establecer rutinas fijas para llevar a cabo sus necesidades básicas: alimentación, descanso, higiene, entre otros. Así, el bebé empieza a relacionar los horarios con los hábitos.

Hojear libros

Desde los seis meses de edad el bebé empieza a reconocer e identificar distintos objetos. Por esta razón, es un buen momento para empezar a mostrarle cuentos con dibujos animados y coloridos.

Ponerlo frente al espejo

Es muy probable que en los primeros meses de vida el bebé tenga contacto con el espejo. Sin embargo, solo a partir de los ocho meses empieza a reconocerse a sí mismo. Puedes aprovechar para fortalecer su memoria parándote junto a él y explicándole lo que ve en el reflejo.

Bebé delante de un espejo.

Mostrarle fotos familiares

El álbum de fotos familiares es un excelente recurso para estimular la memoria del bebé. Mostrarle las imágenes de las personas cercanas le ayuda a relacionar caras y nombres para después reconocerlos.  

Otras formas de estimular la memoria del bebé

  • Cantarles canciones y mostrarles vídeos musicales.
  • Jugar con distintos objetos y describir sus características.
  • Elegir juguetes de apilar y encajar para favorecer su memoria visual y espacial.
  • Describirles todo lo que ven en su entorno: pájaros, casas, aviones, etc.
  • Jugar a esconder objetos.

Leer también: Por qué las manualidades son excelentes para el cerebro

¿Qué más haces para estimular la memoria del bebé? Aunque creas que es demasiado pequeño para aprender, sus primeros meses de vida son claves para desarrollar una parte importante de sus cualidades mentales. ¡No lo pases por alto!

Te puede gustar