Errores que causan dolor al practicar sexo anal

Laura Matos · 2 junio, 2018
Lejos de los tabúes, el sexo anal es una práctica sexual placentera. Descubre qué hacer y qué no para evitar que se convierta en un acto de dolor.

La penetración por el ano es una de las prácticas sexuales más comunes. Sin embargo, la posibilidad de sufrir dolor al practicar sexo anal frena a quienes desean explorar nuevos mundos. Veremos cuatro errores que hacen que el sexo anal resulte doloroso.

Vivimos en una sociedad más abierta y tolerante a las técnicas de placer sexual. Eso nos da la oportunidad de atrevernos a explorar acciones que antes estaban prohibidas. Una de ellas es el sexo anal.

Se trata de un acto deleitoso que cada día acapara más participantes y que permite salir de la rutina en la cama. Sin embargo, no todos se atreven a hablar de eso con claridad.

practicar-sexo-anal

Errores durante el sexo anal

Si tienes miedo a experimentar el sexo anal por sentir dolor, te aconsejamos evitar los siguientes errores comunes que pueden echar a perder el momento de placer.

1. Falta de estimulación previa

Como normalmente el esfínter se encuentra cerrado, el sexo anal resulta doloroso si no se ha distendido este músculo con antelación.

Para conseguir que la práctica sea placentera, la penetración debe ir precedida de la estimulación, que ayuda a que la musculatura anal se relaje.

2. Penetración rápida

El sexo anal requiere paciencia aunque se esté muy excitado, por cuanto los movimientos bruscos son seguidos de dolor e incluso daños en la zona.

La mucosa rectal es sensible y cumple una labor absorbente, función que puede aumentar ante una penetración fuerte. Además, puede provocar heridas pequeñas y hemorragias. Es importante que el pene entre lentamente hasta que el ano se acostumbre.

3. No usar lubricante

A diferencia de la vagina, el ano y el recto no generan lubricación de forma natural, por lo que realizarlo sin un producto lubricante provoca que el roce sea agresivo y genere dolor.

Asimismo, los músculos de esta zona no son tan elásticos ni impiden la dilatación. Esto puede ocasionar que, en muchos casos, se produzcan lesiones y desgarros.

Para impedir esto, las parejas deben usar algún de lubricante que favorezca la inserción del pene. Los geles naturales, como la saliva, se evaporan rápidamente. Son más recomendables los sintéticos.

4. Hacerlo sin ganas

Practicar sexo anal solo por complacer a la otra persona es un grave error. Se requiere un interés completo para alcanzar la relajación, de lo contrario las zonas estarán tensas y serán más susceptibles al sufrimiento.

Si la pareja no quiere hacerlo, debe ser honesta. Hazlo sin presiones y sin agobios. En el sexo solo se garantiza el disfrute con el acuerdo de todos los involucrados.

Mitos y verdades de practicar sexo anal.

¿Qué es el sexo anal?

El sexo anal es una práctica sexual mediante la cual se introduce el pene o un juguete sexual en el ano y en el recto de la pareja con la que se está practicando el coito.

Una de las causas por las que se ha considerado un tema tabú es el hecho de que, a lo largo de los siglos, casi todas las religiones lo han condenado considerándola una acción antinatural.

Las razones de este rechazo son variadas. Al sexo anal se le señala como una de las medidas naturales más utilizadas para controlar la natalidad, lo que no es bien visto en la mayoría de las creencias espirituales que durante mucho tiempo tuvieron gran dominio.

También conoce 9 posturas sexuales con nombres de países 

Datos de interés

Existen algunos datos de interés que debes tomar en cuenta si deseas probar el sexo anal o, si ya lo practicas desde hace tiempo, pero, quieres incrementar tus conocimientos.

  • El ano es una zona en la que abundan microorganismos. La primera precaución que debe tomarse es el uso de preservativos.
  • Es imprescindible mantener el máximo nivel de higiene en el recto y en el ano antes de efectuar la penetración.
  • Conviene que la limpieza también se realice en el pene o en los juguetes sexuales involucrados.
  • El sexo anal no es una práctica exclusiva de homosexuales, los heterosexuales lo disfrutan por igual.

Puedes ir borrando de tu comunicación sexual la frase “Me va a doler”. Falta de estimulación previa, penetración rápida, no usar lubricante y hacerlo sin ganas; por estos 4 errores el sexo anal puede resultar siendo doloroso. Evítalos y descubre nuevas formas de deleite.