Estos 7 hábitos alimenticios están dañando tu rostro

Si quieres evitar todos aquellos factores que puedan estar dañando tu rostro es fundamental que aumentes el consumo de agua y que evites el exceso de sal y azúcar.

Existen varios hábitos alimenticios que pueden dañar el rostro. Y a pesar de que a simple vista puedan parecer una exageración, en realidad, sí que tienen un gran impacto en la salud de la piel.

Hay que recordar que tener una piel bonita y saludable no depende solamente de los cuidados externos que se le brinde, por más esmero que se ponga en ellos. Es necesario mantener buenos hábitos de vida y, sobre todo, prestar atención a cuestiones como la dieta.

Al brindarle al organismo los nutrientes que necesita para funcionar correctamente, la dieta viene a ser una gran influencia en el aspecto de la piel. 

A continuación te comentamos cuáles son los malos hábitos alimenticios que puedes estar manteniendo y que impiden que tengas una tez bonita y saludable todos los días.

Una dieta equilibrada, la mejor aliada para el cutis

Claro que está muy bien que cuides tu piel de la radiación solar y que la mantengas limpia e hidratada. El tema es que con estas medidas no es suficiente.

El secreto de la buena salud, dermis y epidermis incluida, es que nos alimentemos correctamente.

A continuación, te contamos algunos de los hábitos nutricionales que deberías dejar de lado si quieres tener un cutis firme, suave y libre de impurezas.

Así que toma nota. Estos son algunas de las cosas que pueden estar dañando tu rostro:

Descubre: Dieta para el acné: ¿qué alimentos debo evitar?

Malos hábitos alimenticios que restan belleza

1. Consumo excesivo de azúcar

Consumo excesivo de azúcar

El azúcar es una sustancia muy presente en refrescos, postres y dulces de todo tipo que, además de hacernos engordar, favorece la aparición de brotes de acné e inflamaciones. De hecho, se ha demostrado que su consumo afecta la producción de colágeno y elastina, con lo cual, acelera el envejecimiento de la piel.

Por ende, si deseas conservar la salud de tu piel, lo mejor será que reduzcas al mínimo tu consumo de azúcar. Y en caso de que desees eliminarlo por completo, puedes tomar una fruta u otras alternativas saludables.

2. Consumo excesivo de alcohol

Si bien es cierto que el consumo ocasional de una copa de vino junto con una comida puede aportarnos una buena cantidad de antioxidantes, cuando se recurre a esta bebida de forma regular y excesiva, no se obtiene ningún beneficio.

El consumo de alcohol promueve la deshidratación, lo cual no es nada bueno a la hora de que el rostro luzca suave y terso.

3. Añadirle demasiada sal a las comidas

Uno de los peores hábitos alimenticios que hay para la salud en general es el abuso de la sal como condimento. Este mineral produce retención de líquidos e inflamación, con lo cual, hace que el organismo tenga dificultad para liberar las toxinas.

Dicha retención de líquidos perjudica también a las células de la piel, ya que reduce en gran medida su elasticidad.

5. Abusar de los alimentos fritos y lácteos

Papas fritas

Además de provocar un aumento del colesterol, con las múltiples complicaciones que esto conlleva, un consumo excesivo de frituras y grasas malas hace que el oxígeno no llegue de manera adecuada a la piel. De esta forma se produce una pérdida de elasticidad y aparecen las líneas de expresión.

6. Abusar del café

Una buena taza de café puede ser una opción reconfortante y deliciosa. Los inconvenientes ocurren cuando se excede en su consumo. En estos casos se produce un aumento en los niveles de cortisol, la llamada hormona del estrés, que, entre otras consecuencias negativas:

  • Produce deshidratación.
  • Le quita el brillo a la piel.
  • Acelera el envejecimiento.

Te interesa conocer: Errores que cometes a diario y envejecen tu piel

¡Deja atrás los malos hábitos!

dañando tu rostro

Queda claro entonces que una alimentación equilibrada es la mejor aliada para lucir una piel sana y joven. Asimismo, es fundamental mantener un buena hidratación para poder eliminar correctamente las toxinas y mantener todo el organismo en buenas condiciones.

Despídete de los malos hábitos alimenticios y anímate a lucir un rostro bonito, día a día. El esfuerzo valdrá la pena y ganarás mucho en salud a largo plazo.