Con estos cuatro pasos por la mañana tendrás rápidamente tu cuerpo lleno de energía e hidratado

Carolina Betancourth 9 julio, 2016
Aunque pueda resultar desagradable nada más levantarnos, una ducha de agua fría nos ayuda a activar el cuerpo y favorece el rendimiento físico y mental

Uno de los secretos para tener buenas energías a lo largo de la jornada es hidratar el cuerpo tan pronto como suena el despertador.

Las rutinas que establecemos en los primeros minutos del día son las que nos preparan para asumir cada una de las labores y retos.

El problema es que la mayoría siempre tiene afán e ignora que en poco tiempo puede hacer acciones significativas para recargar el cuerpo y tener más productividad.

De hecho, aprovechando esos primeros momentos del día podemos darle al organismo un “apoyo” para mejorar la actividad metabólica y digestiva.

Como sabemos que algunos aún no saben cómo hacerlo, a continuación queremos revelar cuatro pasos efectivos para obtener estos beneficios.

¡Descúbrelos!

1. Toma agua tibia con limón

Toma agua tibia con limón

La combinación de agua tibia con limón nos da como resultado un poderoso remedio para impulsar la eliminación de las toxinas y rehidratar el cuerpo.

El limón contiene poderosos antioxidantes que protegen frente al daño oxidativo y varios tipos de enfermedades virales.

También se destaca por su acción diurética que promueve la eliminación de los líquidos para una correcta desinflamación de los tejidos.

Además, gracias a su aporte de vitamina C es buena para fortalecer el sistema inmunitario y mejorar la salud de la piel.

Ingredientes

  • El jugo de 1 limón orgánico
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharada de miel (opcional) (25 g)

¿Cómo prepararla?

  • Pon a calentar el agua hasta que llegue a una temperatura soportable para el consumo.
  • Agrégale el jugo de un limón y, si gustas, una cucharada de miel.
  • Consúmela en ayunas.

Ver también: Bebida de cúrcuma y limón para perder peso y mejorar la digestión

2. Dúchate con agua fría

Una ducha con agua fría por las mañanas nos quita esa sensación de sueño que nos hace querer seguir en la cama.

Esta temperatura activa la circulación de la sangre y mejora la oxigenación celular para favorecer el rendimiento físico y mental.

Por otro lado, disminuye el tamaño de los poros y deja la piel suave sin alterar su producción natural de aceites como sí lo hace el agua caliente.

3. Prepara un batido o zumo de vegetales

Prepara un batido o zumo de vegetales

El consumo de batidos o jugos vegetales es una de las mejores maneras de complementar o remplazar el desayuno.

Estas bebidas combinan varios ingredientes que contribuyen a alcanzar la cantidad diaria recomendada de nutrientes esenciales.

Algunas recetas deben acompañarse con otras fuentes alimenticias que contengan proteínas, carbohidratos y ácidos grasos esenciales.

No obstante, existen muchos que son completos a nivel nutricional y pueden remplazar la totalidad de alimentos de esta comida.

La ventaja de prepararlos es que no quitan mucho tiempo y representan una gran opción para prolongar la sensación de saciedad y bajar de peso.

Además, es conveniente recordar que los vegetales y frutas contienen sustancias depurativas que facilitan la eliminación de las toxinas para evitar enfermedades.

A continuación te dejamos una deliciosa receta que puedes disfrutar como desayuno rápido y saludable.

Ingredientes

  • El jugo de 1 naranja
  • 2 higos
  • 1 plátano
  • ½ zanahoria
  • 4 almendras trituradas
  • 2 cucharadas de linaza (20 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Extrae el jugo de naranja y llévalo a la licuadora con los higos, el plátano y la zanahoria troceada.
  • Tritura las almendras en un mortero y agrégalas junto con las semillas de linaza.
  • Añade media taza de agua para facilitar el licuado y procesa todo por unos instantes.
  • Consúmelo recién hecho.

Te recomendamos leer: Incluye linaza en tu dieta diaria y disfruta esos 10 beneficios

4. Consume frutas ricas en agua

Consume frutas ricas en agua

A media mañana, justo en ese lapso que hay después de desayunar y antes de almorzar, es común que se sientan deseos de comer o beber algo.

Muchos podrían elegir galletas o cualquier alimento industrial; sin embargo, como la idea es mantener las energías e hidratación, proponemos el consumo de frutas ricas en agua.

Estas no representan una gran fuente de calorías y contienen muchos antioxidantes, vitaminas y minerales.

Su significativo aporte de fibra y agua frena el deseo de comer y ayuda a mantener la saciedad hasta que sea la hora de otra comida principal.

Se puede ingerir una taza de frutas combinadas, o bien, una porción de alguna fruta en especial. En caso de elegir la combinación es importante tener en cuenta que no se deben mezclar frutas ácidas con dulces.

Entre las más recomendadas se destacan:

  • La piña
  • La sandía
  • El melón
  • El pomelo
  • La naranja
  • La manzana
  • La pera
  • El kiwi
  • Las uvas

Adoptando estos simples hábitos matutinos comenzarás a sentir que tu cuerpo está más activo y saludable.

Ten en cuenta que debes incorporarlos de forma progresiva hasta que se conviertan en parte de tu estilo de vida.

 

Te puede gustar