Estrabismo: síntomas y tratamientos

Edith Sánchez·
03 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte al
03 Julio, 2020
Si piensas que tú o los más pequeños de la casa podéis tener estrabismo, estaros atentos a los síntomas. Un diagnóstico temprano mejora el pronóstico.
 

El estrabismo es un problema ocular que aparece sobre todo en la infancia. Asimismo, tiene un excelente pronóstico si se diagnostica y se trata antes de los 4 años de edad.

La plasticidad cerebral (capacidad del sistema nervioso para cambiar a lo largo de la vida) influye de manera determinante en el desarrollo de la visión. Antes de los 4 años hay mayor plasticidad en el cerebro que a cualquier otra edad. De ahí, la importancia de detectarlo con tiempo para lograr corregirlo.

Este problema a veces se detecta rápido, pero otras requiere de un diagnóstico especializado. En los casos más severos, genera un impacto estético importante (además de problemas de visión). ¿Quieres saber cuáles son sus síntomas y tratamientos? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el estrabismo?

El estrabismo es una alteración en la alineación de los ojos al momento de enfocar. Esto lleva a que se pierda el paralelismo, es decir, la posibilidad de que ambos ojos apunten en la misma dirección a la hora de enfocar un objeto.

Lo habitual es que el estrabismo aparezca al nacer o poco después. Según indica la American Academy of Ophthalmologyque, esto se debe a una deficiencia en el funcionamiento de los músculos oculares. En este sentido, estos no logran mantener un equilibrio y, por eso, generan una falta de coordinación en los ojos.

Paciente en revisión ocular
El estrabismo consiste en una desalineación en el enfoque de los ojos que se suele manifestar desde la infancia.
 

A veces, el estrabismo es constante y no tiene mayores variaciones. Otras veces, aparece de forma intermitente cuando el paciente está fatigado, nervioso o enfermo. También cuando se ubica a determinadas distancias del objeto que quiere enfocar.

En casi todos los casos, uno de los ojos tiene mayor agudeza visual y puede apuntar al frente. El otro tiene menos agudeza y se sitúa en una posición no paralela. De acuerdo a la desviación que tenga, se han definido varios tipos de estrabismo.

Quizá te interese: Causas de la visión cromática deficiente

Tipos de estrabismo

En general, si el ojo se desplaza hacia dentro o fuera se llama estrabismo horizontal. Si lo hace hacia arriba o abajo se llama estrabismo vertical. Así, el Dr. Cristián Salgado destaca cuatro tipos de estrabismo de acuerdo con el ángulo de desviación que tengan los ojos (en especial, el ojo no dominante).

Estos tipos son:

  • Endotropías. Tiene lugar cuando ambos ojos están desviados hacia dentro. Es «acomodativa» si se presenta cuando el paciente hace el esfuerzo de enfoque; y «no acomodativa», si es constante.
  • Exotropías. Los ojos están desviados hacia afuera. Por lo general, este tipo de estrabismo aparece de forma tardía.
  • Hipotropías. Suele afectar a un solo ojo que se dirige hacia abajo.
  • Hipertropías. Cuando uno o ambos ojos se dirigen hacia arriba.

Síntomas de la enfermedad

En principio, no se considera anormal que un recién nacido tuerza los ojos de forma casual. Pese a esto, a los 3 o 4 meses el pequeño ya debe ser capaz de enfocar los objetos a los que mira con los ojos alineados.

 
Ojo y letras de examen visual
Como consecuencia de la falta de alineación, los ojos presentan importantes problemas visuales.

Si no es así, hay que identificar los principales síntomas del estrabismo:

  • Los ojos no siguen la misma dirección después de los 4 meses.
  • Ambos ojos enfocan hacia un mismo punto, pero no se ven alineados.
  • Tener visión doble en los adultos.

En los estrabismos leves es posible que el niño cierre un solo ojo cuando hay luz solar. También es posible que incline la cabeza para poder sostener la mirada. Por esta razón, un artículo publicado en 2010 por la Revista Cubana de Higiene y Epidemiología explicó que esto algunas veces conduce a problemas de rendimiento escolar.

Se estima que el 25 % de los problemas de aprendizaje se deben a una inmadurez del sistema visual.

Por otra parte, entre un 30 % y un 35 % de las personas con estrabismo pierden la visión en el ojo no dominante. A esto se le llama ambliopía u «ojo vago». En esta línea, cuando el estrabismo se presenta en la edad adulta, lo habitual es que el paciente vea doble.

Descubre: La vista y la importancia de su revisión en edad escolar

Tratamientos disponibles

El objetivo de los tratamientos para el estrabismo es el de evitar que el ojo no dominante pierda agudeza visual y, a su vez, que ambos ojos consigan la mejor alineación posible. Por ende, se orientan a reforzar los músculos oculares para que la desviación se modere o desaparezca.

 

Además, se ordena el uso de gafas y de ejercicios oculares para reforzar el músculo. Por otro lado, en el caso de que haya ambliopía, el tratamiento indicado es la oclusión total. Es decir, colocar un parche en el ojo dominante para forzar al otro a que incremente su agudeza.

En los casos más severos, el tratamiento de elección es la cirugía. Esta permite debilitar unos músculos y fortalecer otros, modificar su inserción o acortar uno de ellos para conseguir un enfoque alineado. Lo habitual es que se necesiten varias cirugías.

A veces, también se corrige el estrabismo mediante la inyección de una sustancia llamada `toxina botulínica´. Según explica un estudio avalado por la Sociedad Española de Oftalmología, esta produce un relajamiento muscular y permite que los ojos se alineen en algunos casos.

En caso de sospecha, acude a un profesional

Como has podido comprobar, hay métodos para tratar el estrabismo.

Por ende, si sospechas que tienes este problema; acude a un profesional. En este sentido, el oftalmólogo realizará las pruebas oportunas para buscar una solución precisa. Mañana, los ojos te agradecerán este pequeño gesto.

 
  • Salgado, C. (2005). Ambliopía y estrabismo. Boletín de la Escuela de Medicina, 30(2), 31-36.
  • Mezquía Valera, Alina, Aguilar Valdés, Juan, Cumbá Abreu, Caridad, & Acosta Quintana, Leanne. (2010). Agudeza visual y aprendizaje escolar en estudiantes de secundaria básica del municipio Habana Vieja. Revista Cubana de Higiene y Epidemiología48(3), 264-270. Recuperado en 03 de julio de 2020, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-30032010000300005&lng=es&tlng=es.
  • Moguel Ancheita, S, Dixon Olvera, S, Martínez Oropeza, S, & Orozco Gómez, LP. (2003). Utilidad de la toxina botulínica en el tratamiento del estrabismo en enfermedades sistémicas. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología78(1), 9-14. Recuperado en 03 de julio de 2020, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0365-66912003000100004&lng=es&tlng=es.
  • Dras. Andrea Jara, María Augusta Naranjo, Pamela Salas, Marcela Arrufat, Romina Nuñez, Mariana Pozzi Azzaro, Susana Gamio (2018). Utilidad de la Toxina Botulínica tipo A para el tratamiento de estrabismos horizontales. Servicio de Oftalmología, Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez, Buenos Aires, Argentina. https://archivosoftalmologia.com.ar/index.php/revista/article/view/57.