Estrabismo: síntomas y tratamientos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 19 abril, 2019
Edith Sánchez · 27 abril, 2019
Es normal que los niños recién nacidos desalineen sus ojos ocasionalmente. Si esto persiste después de los 4 meses de edad es posible que se trate de estrabismo. Un diagnóstico temprano mejora significativamente el pronóstico.

El estrabismo es un problema ocular que aparece generalmente en la infancia y que tiene un excelente pronóstico si se diagnostica y se trata antes de los 4 años de edad. Consiste en una desalineación en el enfoque de los ojos.

A veces, este problema es fácilmente detectable, pero otras veces requiere de un diagnóstico especializado. En los casos más severos, genera un impacto estético importante, además de problemas de la visión.

La plasticidad cerebral influye de manera determinante en el desarrollo de la visión. Antes de los 4 años hay mayor plasticidad en el cerebro que a cualquier otra edad. De ahí la importancia de detectar el estrabismo tempranamente para lograr corregirlo por completo.

¿Qué es el estrabismo?

Paciente en revisión ocular
El estrabismo consiste en una desalineación en el enfoque de los ojos que usualmente se manifiesta desde la infancia.

El estrabismo es una alteración en la alineación de los ojos al momento de enfocar. Esto lleva a que se pierda el paralelismo, es decir, la posibilidad de que ambos ojos apunten en la misma dirección a la hora de enfocar un objeto.

Lo más habitual es que el estrabismo aparezca al mismo momento de nacer o poco después. Se debe a una deficiencia en el funcionamiento de los músculos oculares. Estos no logran mantener un equilibrio y, por eso, generan una descoordinación en los ojos.

A veces, el estrabismo es constante y no tiene mayores variaciones. Otras veces aparece de forma intermitente, cuando el paciente está fatigado, nervioso o enfermo. También cuando se ubica a determinadas distancias del objeto que quiere enfocar.

En casi todos los casos, uno de los ojos tiene mayor agudeza visual y puede apuntar al frente. El otro tiene menos agudeza y se sitúa en una posición no paralela. De acuerdo a la desviación que tenga, se han definido varios tipos de estrabismo.

Quizá te interese: Causas de la visión cromática deficiente

Tipos de estrabismo

En general, si el ojo se desplaza hacia dentro o fuera se llama estrabismo horizontal. Si lo hace hacia arriba o abajo se llama estrabismo vertical. Existen básicamente cuatro tipos de estrabismo, de acuerdo con el ángulo de desviación que tengan los ojos, en especial el ojo no dominante.

Estos tipos son:

  • Endotropías. Tiene lugar cuando ambos ojos están desviados hacia dentro. Es acomodativa, si se presenta cuando el paciente hace el esfuerzo de enfoque y no acomodativa, si es constante.
  • Exotropías. Los ojos están desviados hacia afuera. Por lo general, este tipo de estrabismo aparece tardíamente.
  • Hipotropías. Usualmente afectan a un solo ojo que se dirige hacia abajo.
  • Hipertropías. Cuando uno o ambos ojos se dirigen hacia arriba.

Síntomas de la enfermedad

Ojo y letras de examen visual
Como consecuencia de la falta de alineación, los ojos presentan importantes problemas visuales.

En principio, no se considera anormal que un recién nacido tuerza los ojos ocasionalmente. Pese a esto, a los 3 o 4 meses de nacido, el pequeño ya debe ser capaz de enfocar los objetos a los que mira con los ojos perfectamente alineados. Los síntomas habituales del estrabismo son los siguientes:

  • Los ojos no siguen la misma dirección después de que el niño tiene 4 meses.
  • Ambos ojos enfocan hacia un mismo punto pero no se ven correctamente alineados.
  • Tener visión doble en los adultos.

En los estrabismos más leves, es posible que el niño cierre un solo ojo cuando hay luz solar. También es posible que incline la cabeza para poder sostener la mirada. También es habitual que tengan problemas de rendimiento escolar a causa de su visión.

Entre un 30 % y un 35 % de las personas con estrabismo pierden la visión en el ojo no dominante. A esto se le llama ambliopía u ojo vago. Cuando el estrabismo se presenta en la edad adulta, lo habitual es que el paciente vea doble.

Descubre: La vista y la importancia de su revisión en edad escolar

Tratamientos disponibles

El objetivo de los tratamientos para el estrabismo es el de evitar que el ojo no dominante pierda agudeza visual y que ambos ojos consigan la mejor alineación posible. Se orienta a reforzar los músculos oculares para que la desviación se modere o desaparezca.

Lo habitual es que se ordene el uso de gafas y de ejercicios oculares para reforzar el músculo. En el caso de que haya ambliopía, el tratamiento indicado es la oclusión total. Esto quiere decir, colocar un parche en el ojo dominante para forzar al otro a que incremente su agudeza.

En los casos más severos, el tratamiento de elección es la cirugía. Esta permite debilitar unos músculos y fortalecer otros, modificar su inserción o acortar uno de ellos para conseguir un enfoque alineado. Lo habitual es que se necesiten varias cirugías.

A veces, también se corrige el estrabismo mediante la inyección de una sustancia llamada toxina botulínica. Esta da origen a un relajamiento muscular y permite que los ojos se alineen correctamente en algunos casos.

  • Salgado, C. (2005). Ambliopía y estrabismo. Boletín de la Escuela de Medicina, 30(2), 31-36.