Estreñimiento: ¿cuándo puede empezar a ser peligroso?

Valeria Sabater·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
13 Marzo, 2019
El estreñimiento es un problema común que en ningún caso debe ser ignorado. Para aliviarlo, es necesario mejorar los hábitos de vida.

El estreñimiento es una dolencia muy habitual que debemos tratar y, además, prevenir. No es saludable y puede volverse perjudicial a largo plazo si se cronifica. Ahora bien, ¿cuándo puede empezar a ser peligroso? A continuación te lo comentaremos.

Básicamente, el peligro del estreñimiento radica en que puede ocasionar otras dolencias que, sin lugar a dudas, agravarán aún más el problema.

Un problema frecuente que requiere atención

Aunque el proceso de evacuación es diferente de persona a persona y que no todos digerimos la comida de igual modo. Los parámetros regulares indican que lo normal es ir al baño una vez al día y hacerlo con normalidad, sin dolor ni esfuerzo. Sin embargo, esto no siempre es así para todas las personas.

Hay quienes, por diversos motivos, requieren ayuda farmacológica con regularidad para poder ir al baño. Además, parece que las mujeres son más propensas a padecer estreñimiento, aunque las causas de esto todavía no estén del todo claras.

De acuerdo con un artículo publicado en la revista Clinics in Geriatric Medicine en líneas generales, los principales factores que conducen al estreñimiento son:

  • El sedentarismo.
  • La ingesta insuficiente de líquido.
  • La falta de fibra en la dieta y, en general, una alimentación inadecuada.

¿Cómo detectar el estreñimiento?

Estreñimiento

La primera señal que puede indicar un cuadro de estreñimiento es realizar tres —o incluso menos— deposiciones semanales. Hay momentos en que estas deposiciones son líquidas o muy muy sólidas. Estas últimas suelen exigir grandes esfuerzos, al menos durante 10 o 15 minutos.

Por otro lado, quienes lo sufren se sienten hinchados, pesados, con gases y con el abdomen muy abultado. En ocasiones, también hay dolor de cabeza. Si este estado se alarga durante 3 meses, hablaríamos de estreñimiento crónico.

El hecho de no poder expulsar al exterior toda aquella materia que el cuerpo no necesita puede traducirse en la aparición de alguna enfermedad. Además, los esfuerzos continuos al momento de evacuar pueden dañar el intestino y elevar el riesgo de hemorroides.

No hay que considerar el estreñimiento como un padecimiento sin importancia. Al contrario, hay que procurar prevenirlo mediante buenos hábitos de vida.

¿Cuándo puede ser peligroso el estreñimiento?

Sufrir estreñimiento una vez al mes o cada dos meses puede ser algo normal. No obstante, si se vuelve crónico debes estar atenta a los síntomas, que pueden empezar a ser preocupantes.

En estos casos, es vital poner la situación en conocimiento del médico:

  • Cuando se sienten cólicos intestinales muy fuertes y se sufre mucho para ir al baño; incluso puede haber vómitos en algunas oportunidades.
  • Cuando pasen casi 7 días sin ir al baño, sin que los fármacos den resultado.
  • En caso de que haya sangre en las heces.
  • Si se pasan épocas en las se sufre el estreñimiento alternado con diarrea.
  • Cuando las heces son muy delgadas, díselo al médico; esto tampoco es saludable. Lo mismo si notas alguna anormalidad en el ano o algún rastro de sangre.
  • Si se pierde peso de forma inexplicable. Esto es síntoma directo de que algo ocurre en el cuerpo y de que se están perdiendo nutrientes y salud.

En definitiva, el estreñimiento no es saludable y, sin lugar a dudas, debemos prevenirlo mediante la práctica de buenos hábitos de vida. 

Lee: 8 hábitos saludables que te ayudarán a aliviar las digestiones pesadas

Pautas sencillas para prevenir el estreñimiento

Aloe Vera

1. Muévete un poco más. ¿Qué tal si sales a caminar cada día durante media hora? El movimiento estimula el tránsito intestinal y activa el cuerpo. No cuesta nada y puede hacer mucho por tu bienestar. Te proponemos el siguiente ejercicio:

2. Jugo matinal de aloe vera con limón o kiwi. Para prepararlo, mezcla agua tibia con una cucharada de aloe vera, deja que se disuelva bien y añade el jugo de medio limón. Puedes alternarlo mezclándolo con el licuado de dos kiwis. Esta fruta es una de las mejores a la hora de prevenir y tratar el estreñimiento por su contenido de fibra según la literatura científica.

3. Un tazón de papaya, nueces y yogur griego. Esta receta puede servirte de desayuno o merienda. Con ella obtendrás fibra, vitaminas y bacterias beneficiosas para la salud de tu intestino. La ingesta regular de fibra es uno de los mejores métodos para combatir el estreñimiento según un artículo publicado en la revista BMJ Clinical Evidence.

4. Avena con ciruelas. Se trata de otra opción estupenda para tus desayunos.

5. Arroz integral. Es perfecto para las comidas. El arroz de grano entero e integral, así como el arroz negro o rojo, es un excelente depurante, rico en fibra y antioxidantes.

6. Abundantes líquidos. Consume agua y jugos naturales; son perfectos para hidratarse a lo largo del día, ya que favorecen el movimiento intestinal y la depuración. Se aconseja beber al menos dos litros al día.

7. Sí a las frutas y a las verduras. Puedes prepararte opciones muy atractivas de ensaladas e incluso jugos naturales que combinan vegetal y fruta.

La prevención es indispensable

Como ves, el estreñimiento puede corregirse y evitarse con una buena alimentación diaria, una hidratación adecuada y una rutina de ejercicios.

Recordemos que si el médico no ha indicado un tratamiento para el estreñimiento, no es recomendable recurrir a los medicamentos. Tanto para aliviarlo como para prevenirlo, lo ideal es mejorar los hábitos alimenticios y el estilo de vida en general para que así, poco a poco, el cuerpo se regule.

  • Chang CC., Lin YT., Liu YS., Liu JF., KIwifruit improves bowel function in patients with irritable bowel syndrome with constipation. Asia Pac J Clin Nutr, 2010. 19 (4): 451-7.
  • Tabbers MM., Benninga MA., Constipation in children: fibre and probiotics. BMJ Clin Evid, 2015.
  • Costilla VC., Foxx Orenstein AE., Constipation: understanding mechanisms and management. Clin Geriatr Med, 2014. 30 (1): 107-15.