¿Sabías que el estrés puede ser causa del retraso del ciclo menstrual?

24 abril, 2018
El estrés es un factor especialmente negativo para el organismo. En la mujer, puede provocar alteraciones de procesos como el ciclo menstrual. En este post, te compartiremos cómo el estrés puede provocar retraso del ciclo mentrual.

El estrés es una respuesta natural del cuerpo ante factores que le hacen perder el equilibrio. En el caso de la mujer, este agente puede desencadenar reacciones en el organismo como el retraso del ciclo menstrual. A continuación, te explicamos la razón.

¿Qué es el estrés?

El término “estrés” viene de una palabra en latín que significa “tensión”. El estudio de este fenómeno motivó a un fisiólogo francés, de nombre Claude Bernard, a realizar estudios relacionados con los cambios en la persona ante factores externos.

Tanto Bernard como otros científicos entendieron que cuando una persona se enfrenta a estímulos agresivos, se activa un mecanismo de adaptación. En la actualidad, se sabe que estos cambios implican la activación de un conjunto de reacciones conductuales y fisiológicas. En otras palabras, activan la respuesta del sistema nervioso simpático y el eje hipotalámico-pituitario-adrenal.

Justamente, estos mismos mecanismos se relacionan de manera directa con el ciclo femenino. Pero, ¿Qué hace cada uno de estos sistemas y cómo intervienen en el retraso del ciclo menstrual?

Te recomendamos leer: 6 soluciones para controlar el estrés y la ansiedad sin fármacos

Sistema Simpático

Mujer con estrés.

El sistema nervioso simpático funciona como mediador en la respuesta de estrés hormonal. Este proceso se realiza a través de neuronas interconectadas, tanto del sistema nervioso periférico como del sistema nervioso central.

Los efectos del estrés en este sistema son la sudoración excesiva en distintas partes del cuerpo, el incremento en la frecuencia de los latidos del corazón, dilatación de las pupilas y los bronquios. Pero más importante aún: estimula las glándulas suprarrenales.

Por otra parte, las glándulas suprarrenales, además de producir cortisol y aldosterona, pueden producir cantidades excesivas o insuficientes de hormonas en caso de sufrir algún trastorno. Es necesario que las mujeres estén atentas al hecho de padecer un nivel de estrés peligroso, es decir, que interfiera con la posibilidad de vivir de manera normal por tiempo prolongado.

Esto es es muy importante, pues las probabilidades de padecer trastornos en la producción de hormonas son altas. De hecho, llevar una vida tranquila es un factor clave para que el ciclo menstrual sea regular.

Eje corticotrópico, las hormonas y el estrés

También conocido como eje hipotalámico-pituitario-adrenal o eje HPA, es el conjunto de complejas interacciones entre el hipotálamo, la glándula pituitaria y la glándula adrenal o suprarrenal.

Este eje forma parte del sistema neuroendocrino que regula el estrés y distintos procesos, entre ellos, el control de la función reproductora. Dentro de esta compleja red de comunicaciones se producen hormonas relevantes en el ciclo femenino, tales como los estrógenos, la progesterona y prolactina.

Hormonas que causan el retraso del ciclo menstrual

Hormonas en el ciclo menstrual.

Prolactina

Los niveles altos de prolactina son una causa frecuente de irregularidad menstrual e infertilidad. La prolactina es una hormona que se produce en la hipófisis. Generalmente, se relaciona con la producción de leche durante el embarazo.

No obstante, la producción de esta sustancia puede elevarse y originar la hiperprolactinemia. A su vez, esta condición inhibe la liberación de hormonas producidas en el hipotálamo encargadas de sintetizar estrógenos.

Como resultado, la ausencia de hormonas sexuales femeninas reduce la cantidad de estrógenos, produce alteraciones menstruales y falta de ovulación. Las causas de los niveles altos de prolactina son variadas, entre las cuales se puede mencionar: tumor benigno en la hipofisis, hipofisis autoinmune, enfermedades del hipotálamo, lesiones hepáticas o renales, entre otras.

Sin embargo, también se debe tener presente que una de las causas por las que se elevan los niveles de prolactina es el estrés físico o psicológico. Por esta razón, es importante aprender a manejar el estrés para evitar el retraso del ciclo menstrual.

Aprende: ¿Cómo mitigar la ovulación dolorosa?

Progesterona

La progesterona es una hormona sexual femenina que se produce en los ovarios. Una de sus funciones es ajustar el ciclo menstrual, así como regular la función reproductora de la mujer junto con los estrógenos. Si existe algún desequilibrio en la producción de dichas hormonas, el ciclo menstrual también se verá afectado.

En situaciones de estrés prolongado es muy probable que la producción de progesterona disminuya. Como resultado, se presentarán períodos de oligomenorrea, es decir, ciclos menstruales poco frecuentes o escasos.

Estrógenos

Los estrógenos son hormonas sexuales femeninas que se producen en los ovarios y en las glándulas suprarrenales. Una de sus acciones específicas es interactuar con las secreciones hipotalámicas e hipofisiarias para regular el ciclo menstrual.

Todas sus funciones son coordinadas y ejercidas por el sistema nervioso central (SNC). No obstante, cuando una persona está sujeta a altos niveles de estrés, el sistema nervioso tiene la prioridad de neutralizar dichos efectos a través de la producción de hormonas como el cortisol.

Como resultado, los altos niveles de estrés reducen la liberación de estrógenos, originando el retraso del ciclo menstrual de la mujer para protegerla de los efectos de las tensiones.

¿Qué puedes hacer para combatir el estrés?

La Asociación Americana de Psicología hace algunas recomendaciones al respecto, entre las cuales se pueden mencionar:

1. Identificar la causa

Causas de la ausencia del ciclo menstrual.

Existen distintas fuentes de estrés. Generalmente, tienen que ver con la vida familiar, las relaciones de pareja, el trabajo o el ajetreo de la vida diaria. En ocasiones, es difícil liberarse de tales situaciones; no obstante, actividades como el ejercicio, el yoga y algunas técnicas de relajación pueden ser de mucha ayuda.

Si los problemas son muy complejos, no dudes en solicitar ayuda psicológica, pues el especialista te ayudará a desarrollar estrategias que te permitan vivir más tranquila.

2. Analizar la agenda

En ocasiones, creemos que podemos cumplir con una gran cantidad de compromisos de distinta clase. No obstante, un ritmo de vida acelerado favorece el desarrollo del estrés. Por lo tanto, es mejor meditar las prioridades y descartar aquellas actividades que no sean esenciales.

3. Tomar un respiro

Respiración.

Diez minutos de tranquilidad pueden ser útiles para desconectarse de los problemas y las exigencias de la vida diaria. Caminar, bailar, escuchar música, meditar y apagar el teléfono son acciones sencillas que te ayudarán a regresar a un estado de relajación, el cual te alejará del estrés.

Reflexiones

Como se ha mencionado antes, el estrés es una respuesta natural del cuerpo ante ciertas situaciones en la vida. No obstante, es importante aprender a manejarlo de manera efectiva. Hacerlo, nos permitirá mejorar nuestra salud en todo sentido.

Si tienes problemas con respecto a la regularidad de tu ciclo menstrual, es aconsejable que visites a un especialista o endocrinólogo. De esta manera, se puede identificar la verdadera causa del retraso del ciclo menstrual y descartar otros riesgos relacionados con la oligomenorrea y la amenorrea.

Te puede gustar