El estrés y 7 claves para mitigarlo

Un exceso de estrés puede traducirse en numerosas enfermedades, desde problemas de sueño hasta depresión o enfermedades cardíacas, por lo que es muy importante saber gestionarlo

En principio, cuando nuestro cuerpo reacciona ante una situación con estrés, su fin es protegernos.  Pero cuando se encuentra constantemente en alerta debido al estrés, nuestra salud puede pagar un alto precio.

Si te encuentras ante una  amenaza, por ejemplo: – Un perro grande te ladra durante tu paseo por la mañana, – el hipotálamo, una pequeña región en la base del cerebro, pone en marcha un sistema de alarma en tu cuerpo. A través de una combinación de señales nerviosas y hormonales, este sistema le indica a las glándulas suprarrenales, situadas encima de los riñones, liberar una oleada de hormonas, incluyendo la adrenalina y el cortisol.

La adrenalina aumenta tu ritmo cardíaco, eleva la presión arterial y aumenta el suministro de energía. El cortisol, la hormona del estrés primario, aumenta los azúcares (glucosa) en la sangre, alertando mejor a tu cerebro y aumenta la disponibilidad de sustancias para la reparación de los tejidos; éste sistema complejo de alarma natural también se comunica con las regiones del cerebro que controlan el ánimo, la motivación y el miedo.

Una vez que haya pasado la amenaza el cuerpo humano se auto-regula, disminuyen los niveles de hormonas y se vuelve a la normalidad con objeto de reanudar las actividades ordinarias.

Ante las tareas de la vida diaria, tales como enfrentar una gran carga de trabajo, el pago de deudas a fin de mes, el procurar el cuidado constante de la familia, o simplemente el desgaste en las horas pico para trasladarse, son situaciones que se pueden considerar como amenazas y el cuerpo humano reacciona de manera natural ante ellas para protegerse.

La activación a largo plazo del sistema de respuesta al estrés – y la posterior exposición excesiva al cortisol y otras hormonas del estrés – pueden afectar casi todos los procesos de tu cuerpo. Esto lo pone en mayor riesgo reflejándose en numerosos problemas de salud, incluyendo:

  • Enfermedad del corazón
  • Problemas del sueño
  • Problemas digestivos
  • Depresión
  • Obesidad
  • Deterioro de la memoria
  • Enfermedades de la piel

Es por eso que es tan importante aprender maneras saludables de lidiar con los factores de estrés en tu vida, por lo que debemos de ser capaces de controlar el estrés y no de que éste controle nuestra vida.

Se recomiendan realizar las siguientes 7 actividades para el buen manejo del estrés:

  • Tener una dieta saludable.
  •  Hacer ejercicio regularmente.
  •  Dormir lo suficiente
  • Practicar técnicas de relajación, escuchar música, etc.
  • Fomentar amistades sanas
  • Tener sentido del humor
  • Buscar ayuda profesional cuando sea necesario

La recompensa de manejar el estrés es el lograr vivir en paz de manera saludable.