Estrógenos

Edith Sánchez · 17 noviembre, 2017
La principal función de los estrógenos es el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios en la mujer, pero también cumplen otras tareas

Los estrógenos son hormonas sexuales esteroideas, es decir que se derivan del colesterol. Se producen en los ovarios y en las glándulas suprarrenales y son principalmente femeninas. En los hombres también están presentes, pero en proporción mucho menor.

Los estrógenos se encargan básicamente del desarrollo de las características sexuales secundarias en las mujeres. Estas incluyen aspectos como: la aparición de la menstruación, el crecimiento de las mamas y el ensanchamiento de las caderas.

La producción de estrógenos se incrementa durante la pubertad en las mujeres. A menos que exista una anomalía, dicha producción se mantiene estable hasta la menopausia. En esa etapa se produce una drástica reducción en los niveles de esta hormona. Esto ocasiona, entre otras cosas, la desaparición de la menstruación.

Tipos de estrógenos: el estradiol

Tipos de estrógenos el estradiol

En el cuerpo de la mujer hay tres tipos de estrógenos. Estos son: el estradiol, la estrona y el estriol. Todos se parecen entre sí, pero cumplen funciones diferentes.

El estradiol es el estrógeno más potente de todos. Se produce principalmente en los ovarios. Se sintetiza a partir de la testosterona y es el que se encuentra en mayor cantidad dentro del organismo femenino. Entre otras tareas, se encarga de:

  • Ayuda a mantener la buena salud y a regenerar los huesos, la piel y otros tejidos.
  • El crecimiento de las mamas durante la pubertad y el embarazo.
  • Facilita la acumulación de colágeno y la lubricación de la vagina.
  • Contribuye a la buena salud cerebral y cardiovascular.
  • Es responsable en parte del apetito sexual.
  • Prepara al útero para el embarazo.

Durante la menopausia disminuye significativamente la presencia del estriol. Esto da origen a la desaparición de la menstruación. También a los sofocos, sequedad en la piel y las mucosas, pérdida de colágeno, debilidad en los huesos, etc.

Te recomendamos leer: Dolor de ovarios: un síntoma de un problema mayor

El estriol y la estrona

embarazo

El estriol es otro tipo de estrógeno. Se sintetiza a partir de la androsterona y aumenta visiblemente sus niveles durante el embarazo. Esto se debe a que es producido principalmente en la placenta. Entre mayor cantidad de estriol haya durante la gestación, más saludable es el embarazo.

La estrona, por su parte, se sinteriza a partir de la progesterona. De todos los estrógenos, este es el que se encuentra en menor cantidad dentro del organismo. Se produce en los ovarios, pero también en los tejidos grasos. Esto quiere decir que una mujer con más tejido graso, especialmente en el vientre, produce también más estrona. La ciencia ha encontrado una cierta relación entre los altos niveles de estrona y el cáncer de mama.

Lee también: El cáncer de mama

Funciones de los estrógenos

Tonifica tu piel

Aunque la principal función de los estrógenos es la de facilitar el desarrollo de las características sexuales secundarias, también cumplen otras tareas. Si tienen un nivel adecuado, contribuyen en los siguientes procesos:

  • Regeneración de la piel. Los estrógenos intervienen en la producción de colágeno y este, a su vez, contribuye en la regeneración de la piel. Cuanto mejor funcionen los estrógenos, mejor apariencia tendrá la piel.
  • Pigmentación de la piel. Después de la pubertad, hay zonas de la piel femenina que cambian de color. Particularmente, la región genital, las aureolas de las mamas y los pezones.
  • Redistribución de la grasa. La grasa corporal tiende a acumularse en algunas partes del cuerpo, como el abdomen, las piernas, etcétera. Cuando tiene lugar la pubertad, dicha grasa se redistribuye, gracias a la acción de los estrógenos. La grasa se desplaza hacia las zonas en desarrollo, especialmente mamas y caderas. De este modo el cuerpo adquiere la forma femenina típica.
  • Regulación del colesterol. Cuando el nivel de los estrógenos es adecuado, permite que se produzca mayor cantidad de colesterol bueno, que de colesterol malo. Esto permite tener una mejor salud cardiovascular.
  • Protección del sistema óseo. Los estrógenos detienen la acción de otras hormonas que debilitan los huesos. Básicamente evitan la disminución de los niveles de calcio.
  • Facilitan el funcionamiento del sistema urinario. Los estrógenos ayudan a regular la función urinaria.
  • Aumento del deseo sexual. Estas hormonas son uno de los factores que incrementa la libido. Por eso el deseo sexual suele disminuir durante la menopausia.
  • Mejoran el funcionamiento cerebral. Los estrógenos favorecen el correcto flujo sanguíneo hacia los diferentes órganos, incluido el cerebro. Cuando sus niveles son adecuados, el cerebro funciona mejor.