Cómo evitar el hígado graso consumiendo 5 saludables bebidas

Si estamos siguiendo algún tratamiento médico para el hígado graso deberemos consultar con el especialista antes de consumir estas bebidas por su pudiera haber alguna contraindicación

El hígado graso, conocido en términos médicos como esteatosis hepática, es una enfermedad que se caracteriza por la acumulación de grasa en las células hepáticas.

Normalmente, se relaciona con los efectos del síndrome metabólico. Ya que el sobrepeso y los niveles altos de triglicéridos son factores que influyen en su aparición.

De hecho, las personas que consumen bebidas alcohólicas tienen más riesgo de padecerlo. Aunque, algunas veces, se origina porque el metabolismo y la excreción de las grasas se hacen lentos por otras dificultades en el hígado.

Si bien puede trascurrir de manera silenciosa, algunos pacientes experimentan dolores abdominales. Además de sensación de fatiga y pesadez después de comer.

La atención médica ayuda a evaluar la severidad de la afección para encontrar un tratamiento adecuado. Sin embargo, se pueden tener en cuenta algunas bebidas saludables que ayudan a combatirlo.

En el siguiente espacio repasamos sus causas principales y varias alternativas de origen natural que apoyan su tratamiento.

Causas del hígado graso

Los daños que sufren los tejidos hepáticos debido al consumo excesivo de bebidas alcohólicas son, de hecho, una de las causas principales del hígado graso.

De hecho, las toxinas de estas bebidas dificultan el funcionamiento de este órgano e impiden que pueda descomponer las grasas de forma óptima.

Sin embargo, hay otras causas de esteatosis hepática no alcohólica que es importante conocer:

  • Sobrepeso y obesidad
  • Pérdida de peso repentina
  • Deficiencias nutricionales
  • Diabetes tipo 2
  • Colesterol y triglicéridos altos
  • Trastornos metabólicos hereditarios
  • Consumo prolongado de algunos medicamentos (estrógenos, corticoides, antirretrovirales, tamoxifeno o diltiazen)

Lee también: 6 señales que alertan del hígado graso

Síntomas de hígado graso

Dolor

En primer lugar, las etapas iniciales de la enfermedad del hígado graso pueden transcurrir de forma asintomática. No obstante, conforme avanza sin tratamiento, los pacientes pueden experimentar:

  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Malestar general o fatiga
  • Pérdida de peso notoria
  • Sensación de pesadez, sobre todo después de comer
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas y mareos
  • Dificultad para alcanzar la concentración
  • Piel y ojos amarillentos (ictericia)

Bebidas naturales para el tratamiento del hígado graso

La detección del hígado graso se puede realizar a través de pruebas sanguíneas, ecografías o biopsias hepáticas. Después de identificarlo, el médico sugerirá un tratamiento para revertir el impacto que produce en este órgano.

Además, como complemento se pueden utilizar algunas bebidas saludables con ingredientes naturales que, por su poder desintoxicante y digestivo, ayudan también a reducir su severidad.

Sin embargo, es primordial consultar con el especialista si no produce interferencias con los medicamentos o terapias recetadas.

1. Zumo de remolacha

Zumo-remolacha

Es ciertamente rico en fibra dietética, antioxidantes y minerales esenciales. El zumo de remolacha o betabel uno de los mejores remedios caseros para facilitar el alivio del hígado graso.

De hecho, sus nutrientes ayudan a desintoxicar el hígado. y de esta manera, contribuyen a mejorar los procesos que eliminan el exceso de grasa.

Ingredientes

  • 2 remolachas
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Primero pela las remolachas y trocéalas.
  • Después ponlas en la licuadora con el agua.
  • A continuación procesa todo por unos instantes hasta obtener una bebida homogénea.

Modo de consumo

  • Bebe una taza de zumo en ayunas. y repite su consumo a media tarde.
  • Realiza el tratamiento, por lo menos, durante 3 semanas.

2. Nísperos

Estos deliciosos frutos tienen un efecto depurador que ayuda a disminuir la acumulación de grasa en las células hepáticas.

Ingredientes

  • 3 nísperos
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • En primer lugar, procesa la pulpa de los nísperos con una taza de agua.

Modo de consumo

  • Después ingiere el zumo en ayunas, durante 3 semanas seguidas.

Ver también: Combate el hígado graso con estos 6 tratamientos alternativos

3. Té de hojas de boldo

El boldo contiene dos principios activos. Estos ayudan a combatir la acumulación de triglicéridos y ácidos grasos en las células del hígado. Son la boldina y boldoglucina.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de hojas de boldo (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Primero vierte las hojas de boldo en una taza de agua. Y ponlas a hervir, a fuego bajo, durante 5 minutos.
  • Después, apaga la bebida.
  • Finalmente, déjala reposar durante 10 minutos.

Modo de consumo

  • Primero, bebe la infusión a media mañana y repite su ingesta a media tarde.
  • Consúmela durante 2 semanas seguidas, descansa otras dos y retómalo.

4. Zumo de rábanos

zumo-rabano

Los rábanos contienen fibras naturales, antioxidantes y compuestos antiinflamatorios que ayudan a calmar las molestias ocasionadas por las dificultades del hígado para metabolizar las grasas.

Ingredientes

  • 2 rábanos
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

  • En primer lugar pela los rábanos.
  • Después córtalos en varios trozos.
  • Por último, añade el vegetal en la licuadora.
  • Procésalo con el agua hasta obtener una bebida homogénea.

Modo de consumo

  • Simplemente, ingiere este zumo de modo alterno. Un día sí y otro no.
  • Haz el tratamiento durante 3 o 4 semanas.

Como conclusión, el consumo de estas bebidas debería complementarse con una alimentación ligera, controlada en calorías y grasa. Repite los remedios durante el tiempo recomendado para conseguir buenos resultados.

  • Speisky, H., & Cassels, B. K. (1994). Boldo and boldine: an emerging case of natural drug development. Pharmacological Research29(1), 1–12. https://doi.org/10.1016/1043-6618(94)80093-6
  • Fahey, J. W. (2015). Brassica: Characteristics and Properties. In Encyclopedia of Food and Health(pp. 469–477). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-384947-2.00083-0
  • Melzer, O. A., Rothkopf, M. M., & Ganjhu, L. (2014). Nonalcoholic fatty liver disease. In Metabolic Medicine and Surgery (pp. 115–132). CRC Press. https://doi.org/10.1201/b17616