¿Cómo podemos evitar la aparición de hemorroides?

Grecia Morillo 13 noviembre, 2017
Las hemorroides constituyen una afección que puede prevenirse con una alimentación adecuada, buenos hábitos y un estilo de vida saludable

Las hemorroides aparecen como una inflamación de las venas hemorroidales en la parte interna del ano que, durante su curso, van dejando molestias incrementadas al momento de evacuar o de hacer cualquier tipo de pujo.

Lo cierto es que las hemorroides constituyen una afección cuyas causas están relacionadas con los hábitos y estilo de vida de quien la padece. Suelen presentarse con regularidad en muchas personas.

La mejor forma de evitar la aparición de hemorroides es actuando directamente sobre las causas predisponentes que llevan a padecer de esta lesión anal y, con ello, reducir toda posibilidad de manifestación.

¿Qué genera la aparición de hemorroides?

  • Dieta muy baja en fibra.
  • Estreñimiento.
  • Esfuerzo ante las evacuaciones.
  • Embarazo.

¿Qué hacer para evitar la aparición de hemorroides?

  1. Bebe 2 litros de agua al día
Rehidratación como medida más importante en la gastroenteritis

Los buenos hábitos alimenticios deben complementarse con la ingesta diaria de agua. Se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día, dado que es la cantidad aprovechable para la estimulación del tracto intestinal. Así, las evacuaciones se dan sin ningún esfuerzo ni condiciones patológicas.

El consumo de abundante de agua mejora el estreñimiento. Y es que la ingesta diaria de, como mínimo, 1,5 litros de agua hace que la consistencia fecal sea más blanda y que todas las causas predisponentes a la aparición de hemorroides desaparezcan.

Ver también: 4 razones para beber agua tibia en lugar de fría

  1. Mantén una dieta rica en fibra

Una dieta equilibrada y rica en fibra reduce, en buena medida, el esfuerzo al momento de realizar las evacuaciones.

Con esta, no existirán probabilidades de que las venas hemorroidales lleguen a exponerse de tal forma que la inflamación progrese al sangrado y el dolor de mayor intensidad.

La lesión dada por esta inflamación, en ocasiones, puede llegar a dificultar el proceso deposicional trayendo, a su vez, más consecuencias.

Consigue buenas proporciones de fibra para tu dieta a través de alimentos como:

  • Legumbres.
  • Frutas.
  • Cereales.
  • Verduras.
  • Productos integrales.
  1. Haz ejercicio
Ejercicios

Más allá de bajar de peso o aumentar la resistencia física, una constante actividad física ayuda a mejorar la calidad del tránsito intestinal.

Cuando se logra y se mantiene un buen tránsito intestinal, el contenido fecal se hace más viable y blando a lo largo de todo el trayecto. De esta forma, se favorece su expulsión sin esfuerzo, lo cual disminuye los riesgos que predisponen la aparición de hemorroides.

Se aconseja realizar ejercicio un mínimo de 3 veces por semana, pudiendo ser actividades que conlleven a la movilidad del tracto intestinal, ya sea caminando, corriendo o nadando.

  1. Evita los alimentos no recomendados

Cuando se tiene algún riesgo de aparición de hemorroides, ya sea por episodios pasados o por cuadros de estreñimiento crónico, se deben evitar, en la medida de lo posible, aquellos alimentos que no se recomiendan cuando se padece de esta afección.

Algunos de los alimentos que se deben evitar en estos casos son:

  • Alimentos picantes.
  • Mostaza.
  • Especias.
  • Ajo.
  • Vinagre.
  • Café.
  • Alimentos con sal.

Cada uno de estos alimentos hace más forzoso el trayecto fecal, generando múltiples lesiones durante su salida.

Los alimentos con sal pueden generar una mayor congestión venosa, lo que empeora la inflamación hemorroidal. Por ello, se recomienda moderar la cantidad en que se consumen.

Visita este artículo: Cura las hemorroides con una dieta adecuada

  1. Evita la continencia fecal
ganas de ir al baño

Esperar para ir al baño cuando el deseo está presente es una mala decisión, sobre todo si se ha vivido con anterioridad episodios de hemorroides.

Lo ideal es acudir al baño en el mismo instante en que se presenta el deseo imperioso de evacuar. Sin embargo, existe la alternativa de acostumbrar al organismo a evacuar a determinadas horas, de manera de no esperar largas horas para la deposición.

Una larga espera sintiendo el deseo de evacuar puede traer consecuencias como una mayor presión en la región anal. Esta favorece la inflamación venosa y, con ello, la aparición de hemorroides.

Lo recomendable es tener horarios fijos para evacuar, de modo tal que la acción se vaya convirtiendo en un hábito fisiológico a unas horas específicas.

Lo más importante es que no pospongas la urgencia de evacuar bajo ninguna circunstancia. Y, por favor, que el hecho de que no te encuentres en casa no se convierta en una excusa para no evacuar.

Recuerda que tu zona anal también es parte de tu cuerpo y requiere de todos tus cuidados para tu máximo bienestar.

Te puede gustar