¿Cómo evitar las obsesiones mentales?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 28 enero, 2019
Francisco María García · 28 enero, 2019
Algunas terapias psicológicas pueden ayudarnos a mejorar nuestra forma de enfrentarnos a las obsesiones mentales. En caso de optar por la medicación deberemos siempre hacerlo bajo supervisión de un especialista

Algunas veces, los pensamientos, ideas, sentimientos y comportamientos se tornan repetitivos e incontrolables. ¿Cómo evitar las obsesiones mentales? Es necesario saber frenar las actuaciones indeseadas que impulsan al afectado a hacer algo una y otra vez.

¿Qué son las obsesiones mentales?

Las obsesiones mentales son trastornos que motivan acciones indeseables. Obligan al paciente a repetir una acción constantemente, aun en contra de su voluntad. Estos rituales obsesivos le proporcionan alivio a corto plazo y su falta de ejecución le causa ansiedad y sufrimiento.

Principales causas

Mujer con dolor de cabeza.

Entre las causas de las obsesiones mentales o trastornos obsesivos compulsivos podemos encontrar:

  • Infecciones
  • Lesiones en la cabeza
  • Funcionamiento irregular de algunas zonas del cerebro

Asimismo, los antecedentes de abuso sexual o físico aumentan el riesgo de padecer esta especie de trastorno de ansiedad.

  • Aunque no se sabe con precisión qué los origina, las obsesiones mentales pueden ser hereditarias.
  • También se atribuyen a una educación demasiado rígida. Unos padres sobreprotectores y controladores pueden incrementar la ansiedad en el niño. Lo cierto es que, si las sustancias químicas del cerebro superan ciertos niveles, pueden inducir los trastornos.

Lee también: 5 claves para superar el sufrimiento emocional

Un diagnóstico que puede ser tardío

Algunos padres y profesores logran reconocer a tiempo los síntomas de estas obsesiones mentales. La mayoría de las personas, sin embargo, recibe el diagnóstico a los 19 o 20 años. Otros muestran síntomas después de los 30 años. Incluso los niños pueden sufrir este tipo de patologías.

Los trastornos de ansiedad ocasionan temor e inseguridad durante largos períodos. A causa del miedo, los afectados no desarrollan actividades cotidianas con normalidad.

Trastorno obsesivo compulsivo

Trastorno antisocial.

En condiciones normales, el hecho de que una persona realice dos veces alguna acción no representa mayor problema. Si antes de salir se quiere cerciorar de que la cocina está apagada y lo comprueba dos veces, esto no es indicativo de la presencia del trastorno.

En los afectados, este chequeo puede repetirse a diario y de manera indefinida. Suele acompañarse con pensamientos o rutinas repetitivas, que causan angustia, ansiedad y afectan la cotidianidad.

Se conocen como obsesiones y quienes la padecen no pueden controlarse.

  • Entre las obsesiones podemos encontrar el miedo a los gérmenes, a herir a alguien, pensamientos religiosos o sexuales perturbadores.
  • Las compulsiones, o conductas repetitivas, tienen que ver con asearse, contar, limpiar u ordenar objetos de un modo particular. Pueden llegar a ocasionar absentismo laboral y escolar.

Síntomas de los trastornos

En personas con obsesiones mentales, algunos rituales como lavarse las manos o repetir los mismos pasos una y otra vez son incontrolables.

  • Tampoco pueden controlar sus pensamientos y aunque no sienten placer con los rituales, consiguen un alivio de la ansiedad.
  • Al menos una hora al día mantienen esa rutina, que los angustia e interfiere con sus tareas habituales.
  • Los síntomas pueden mejorar o empeorar. Incluso en algunos momentos desaparecen para volver a aparecer.

Visita este artículo: Ataque de ansiedad: claves para calmarlos

Enfermedades neurológicas incapacitantes

Trastorno límite de la personalidad.

Estas obsesiones mentales se definen como enfermedades neurológicas con un alto índice de discapacidad. Son las más comunes y disminuyen la calidad de vida del paciente, pues son física y emocionalmente agotadoras.

  • Estos pacientes se aíslan y su relación con los familiares puede ser conflictiva.
  • En algunos casos se generan molestias por el ritual y la incapacidad de controlarlo; en otros, los familiares tienden a ignorarlos o a colaborar en los rituales, lo cual es también contraproducente.

¿Cómo evitar las obsesiones mentales?

Ante la sospecha, lo primero es acudir a un médico para una evaluación. De ser necesario, será remitido a un especialista para que profundice en el tratamiento.

Lo siguiente puede ser la psicoterapia con un psicólogo, psiquiatra o trabajador social. La terapia del comportamiento enseña a pensar, actuar y reaccionar a situaciones de estrés como los rituales. Estos tratamientos logran disminuir la ansiedad y el temor, así como los pensamientos obsesivos y, con ello, las actuaciones compulsivas.

  • Los antidepresivos y ansiolíticos (siempre recetados por un especialista) son los medicamentos recomendados para evitar las obsesiones mentales.
  • Estos mantienen las sustancias químicas que los originan en los niveles adecuados. Se inician con dosis bajas, que van aumentando progresivamente a medida que avanza el tiempo.

Como vemos, todo pasa por una adecuada supervisión médica para detectar y atacar la raíz el trastorno. Se busca disminuir el estrés que ocasionan las actuaciones compulsivas y ayudar al paciente a socializar. De este modo, se asegura su reinserción en la sociedad.

  • Ade KK, Wan Y, Hamann HC, O’Hare JK, Guo W, Quian A, et al. Increased Metabotropic Glutamate Receptor 5 Signaling Underlies Obsessive-Compulsive Disorder-like Behavioral and Striatal Circuit Abnormalities in Mice. Biol Psychiatry. 2016;
  • Wolff N, Giller F, Buse J, Roessner V, Beste C. When repetitive mental sets increase cognitive flexibility in adolescent obsessive-compulsive disorder. J Child Psychol Psychiatry Allied Discip. 2018;
  • Richter PMA, Ramos RT. Obsessive-Compulsive Disorder. CONTINUUM Lifelong Learning in Neurology. 2018.
  • Bartz JA, Hollander E. Is obsessive-compulsive disorder an anxiety disorder? Progress in Neuro-Psychopharmacology and Biological Psychiatry. 2006.