¿Qué hacer si tu ex quiere amistad?

Para poder entablar una amistad con un ex es importante haber pasado el período de duelo tras la ruptura y que ambos tengan claros sus sentimientos con respecto al otro

Cuando terminados una relación de pareja, eso de “podemos seguir siendo amigos” nos genera muchas dudas. Aunque tratamos de llevar las cosas con madurez, sabemos que esta idea de amistad no es la mejor.

¿Qué hacer si tu ex quiere amistad? ¿Lo sigues queriendo? ¿Ya no sientes lo mismo? Considerando que es una situación muy frecuente, hoy queremos abordar el tema a fondo desde varios puntos de vista.

Por muy deteriorada que esté la relación, siempre habrá uno que esté más dolido que el otro. Y, aunque haya sentimientos encontrados, no falta quien desee excusarse en la amistad para tratar de recuperar el amor perdido.

Si bien hay casos en los que ambos consiguen terminar en “buenas condiciones”, la mayoría de las veces es mejor tomar distancia y tiempo. Así ninguno alimentará ilusiones o prolongará el sufrimiento.

Mi ex quiere que seamos amigos, ¿por qué?

¿Puedes tener una amistad con tu ex?

Siempre que hay una ruptura amorosa pueden pasar dos cosas: entras en un conflicto con tu ex y no conseguís entenderos, o tienes la suerte de construir una relación saludable sin que alguno de los dos pretenda “recuperarse”.

Lo último sería lo ideal cuando ha habido muchos momentos importantes de por medio. Sin embargo, por lo general, es difícil que ambos estén de acuerdo en acabar bien las cosas.

Querer una amistad cuando ha habido otro tipo de vínculo emocional y sexual no suele funcionar en la mayoría de los casos. Casi siempre hay uno de los dos que desea, de algún modo, seguir cerca para tratar de reconquistar al otro.

De hecho, la situación puede tonarse muy tensa, puesto que reina la inseguridad, los celos y otros sentimientos. Estos surgen del hecho de no querer seguir más con esa persona.

Ver también: ¿Existe una pareja ideal?

¿Por qué te pide ser amigos?

En ocasiones no hay una mala intención. Puede ser el deseo de llevar bien las cosas, porque  los dos no supisteis entenderos como pareja.

No obstante, casi siempre es una excusa para seguir teniendo cerca al otro. A veces por egoísmo y otras veces porque tiene la esperanza de poder reconstruir lo que ya se ha perdido.

¿Es una buena idea? Todo depende de las circunstancias. Si ya no sientes lo mismo por esa persona, es mejor alejarla para no crearle falsas ilusiones a partir de una supuesta amistad.

Si tienes un fuerte sentimiento y eres quien desea arreglar las cosas, habla claro sobre sus intenciones. Podrías acabar sufriendo más que si te alejaras tras la ruptura.

¿Puedes tener una amistad con tu ex?

¿Puedes tener una amistad con tu ex?

Considerando lo anterior podemos concluir que lo más sano es dejar que las cosas se terminen. Aunque ambos estéis de acuerdo en construir una amistad, es importante dejar que el tiempo cure esas secuelas que quedan tras la ruptura.

Cuando permanece la ilusión de volver a estar con esa persona es posible aprovechar el acercamiento de la amistad para reconquistarla. Sin embargo, es mejor saber cuáles son las intenciones reales del otro para no caer en más errores.

Hay que tener en cuenta que algunas exparejas se excusan en la amistad para seguir manipulando al otro. O, inclusive, para continuar teniendo contacto sexual aunque ya no sienta amor.

Por este motivo, es mejor dedicar un tiempo para reflexionar esta situación antes de tomar una decisión. Aprovechando que conoces su forma de ser, puedes hacerte una idea de lo que de verdad quiere.

Lee también: 5 razones por las que parejas infelices siguen juntas

¿No sabes cómo salir de esta situación?

¿Qué hacer si tu ex quiere amistad?

No estás en la obligación de tener una amistad con tu ex pareja, aunque esta te lo pida. Si tras reflexionar concluiste que es mejor alejarse, habla con esa persona y dile tus razones.

A veces, aunque duela, es mejor aceptar que las cosas se acabaron y que estar cerca puede ser más perjudicial que tomar distancia. Dedícate tiempo, piensa en tus prioridades y date la oportunidad de conocer nuevas personas.

Toda ruptura amorosa debe atravesar un proceso de duelo para que los sentimientos se enfríen y lleguen nuevas oportunidades de amar. Si permites que esa persona siga aferrada por medio de la amistad, podrás causarle y causarte daño.

El tiempo es el que tiene la última palabra. El reto es superar lo vivido, curar vuestras heridas y liberaros de la rabia. En un futuro quizá podáis tener una buena relación, aunque no lleguéis al punto de ser amigos.