Qué exfoliante casero uso según el tipo de piel

Elena Martínez · 30 junio, 2016
Debemos utilizar el exfoliante con cautela, ya que según nuestro tipo de piel habrá algunos que sean demasiado agresivos. Nunca utilizaremos el del cuerpo para el rostro, ni viceversa

Cualquier especialista en cosmética recomienda realizarse peelings una vez a la semana o cada quince días, tanto en la piel del rostro como en el cuerpo.

No obstante, es importante destacar que no todas las dermis necesitan el mismo exfoliante, ya que algunos pueden ser demasiado agresivos para las pieles secas o sensibles.

En este artículo te explicamos qué exfoliante debes usar según la piel de tu cutis y cuáles son más recomendables para el resto del cuerpo.

Todos ellos son recetas sencillas y caseras.

Pieles secas

La personas con la piel del cutis seca son las que más deben evitar el uso habitual de exfoliantes, ya que suelen contener sulfatos, alcohol, sal u otros ingredientes que pueden resecar todavía más la piel.

No obstante, aunque sean secas, también necesitan algún tipo de exfoliación suave para eliminar las células muertas, regular el sebo y promover una piel más luminosa.

En este caso damos dos opciones, que podemos usar una vez a la semana o cada quince días:

Aceite de oliva y almendra molida

Esta combinación es excelente para las pieles más secas, ya que el aceite de oliva nutre en profundidad a la vez que la almendra molida exfolia de una manera muy suave. Al eliminarnos los restos de exfoliante nuestra piel quedará hidratada y luminosa.

Tomate

A pesar de no ser un exfoliante de textura arenosa, el tomate también limpia la piel en profundidad gracias a sus enzimas. Solamente tenemos que pasarnos una rodaja de tomate por la cara, esperar que se seque y lavarnos con agua.

Te recomendamos leer: Los 5 errores más comunes al utilizar aceite de oliva

Pieles sensibles

Pieles sensibles

Las pieles sensibles también lo tienen complicado para encontrar el exfoliante adecuado. En esto casos siempre deberíamos usar exfoliantes caseros y naturales para evitar reacciones y rojeces.

Un exfoliante muy suave lo podemos elaborar combinando aceite de coco virgen extra con bicarbonato de sodio.

  • El aceite de coco no solamente aporta una gran cantidad de nutrientes a la piel, sino que también la equilibra, la calma y combate posibles infecciones.
  • El bicarbonato de sodio tiene una textura muy fina, adecuada para este tipo de piel

Pieles normales y mixtas

Pieles normales y mixtas

Las pieles normales y mixtas suelen reaccionar de manera muy positiva a la mayor parte de los exfoliantes. Por este motivo proponemos una combinación de tres ingredientes naturales.

Aloe vera

La textura gelatinosa del aloe vera nos permite aplicar de manera muy cómoda este exfoliante, a la vez que humecta y calma la piel, y la ayuda a regenerarse.

Aceite vegetal

Añadiremos solamente unas gotas de un aceite vegetal que nos vaya bien (puede ser de oliva, de coco, de almendra, etc). Este evitará que la piel se reseque en la zona de las mejillas o la barbilla.

Azúcar

El azúcar es nuestro exfoliante elegido para estas pieles, de una textura media.

Pieles grasas y con acné

Pieles grasas y con acné

Las personas que tienen la piel grasa o con acné necesitan exfoliar la piel a menudo para eliminar el exceso de sebo y evitar la formación de nuevos granitos. Es imprescindible mantener los poros limpios.

  • En este caso usaremos también el aloe vera, ya que su textura es untuosa, pero no grasa, y lo combinaremos con sal marina fina.
  • La sal es muy limpiadora y además aporta minerales a la piel.

Otra alternativa, muy adecuada cuando el acné está muy inflamado y no permite las texturas arenosas del exfoliante, consiste en usar un trozo de piña fresca.

Del mismo modo que el tomate, la piña exfolia de manera química, gracias a sus enzimas, por lo que solamente tenemos que pasarla por toda la cara, esperar un par de minutos a que se seque y aclararnos con agua.

La piel quedará limpia y muy suave.

Ver también: Tratamiento de clara de huevo y cáscara de naranja para tonificar la piel

Exfoliante corporal

Por último, pasamos a los exfoliantes corporales, que deberían ser de una textura más gruesa que los de la cara, ya que la piel no es tan delicada y necesitamos más estimulación para mejorar la circulación.

Ofrecemos tres opciones de exfoliante corporal para usar en la ducha:

  • Sal marina gruesa y aceite de coco: Combinación sencilla, muy limpiadora e hidratante, que deja la piel muy suave.
  • Posos de café molido: Excelente exfoliante para las zonas con celulitis, gracias a la cafeína que contiene.
  • Arena de playa: Una opción ideal para las zonas más rebeldes, como rodillas o talones, o aquellas donde debemos mejorar la circulación.