Exfoliante natural de azúcar para consentir tu piel en casa

Además de retirar las impurezas superficiales de la piel, el azúcar también nos ayuda a hacer una limpieza profunda y a eliminar los restos químicos que puedan quedarnos de otros productos

La exfoliación se ha convertido en uno de los tratamientos estéticos infaltables en la rutina de belleza, ya que su práctica regular contribuye a mejorar el aspecto de la piel.

Como la mayoría de nosotros ya sabe, tanto el rostro como el cuerpo tienden a sufrir un continuo deterioro por la exposición al sol, la mala alimentación y las toxinas del ambiente.

Por fortuna, los métodos y productos exfoliantes mitigan todos esos efectos negativos para darles un aspecto luminoso, joven y libre de pequeñas imperfecciones.

Sumado a esto, su aplicación sobre la piel facilita la absorción de los nutrientes que provienen de cremas, lociones y otros productos de cuidado facial.

Por tal razón, en esta oportunidad queremos compartir una alternativa 100% natural con la cual se puede conseguir una exfoliación completa sin tener que gastar en productos o centros de estética.

Se trata nada más y nada menos que del clásico exfoliante de azúcar, esta vez combinado con aceite de oliva y un aceite esencial.

¡No dejes de probarlo!

¿Cuáles son los beneficios de exfoliar la piel con azúcar?

exfoliar la piel con azúcar

Aunque los usos del azúcar como endulzante para platos y bebidas están desaconsejados por cuestiones de salud, esta se puede aprovechar en la elaboración de productos de belleza naturales para revitalizar y proteger la piel.

De hecho, está comprobado que es útil para eliminar las impurezas del rostro, conseguir una apariencia fresca y quitar esos puntos negros que tanto nos atormentan.

Ya sea blanco o moreno, este ingrediente es un formidable exfoliante casero que, al aplicarse, remueve la piel muerta y otras partículas que se van quedando en el interior de los poros.

Te recomendamos leer: Cómo preparar una mascarilla de chocolate y miel para hidratar el rostro

piel

Contiene una sustancia conocida como ácido glicólico, el cual actúa no solo por abrasión, sino también a nivel químico.

Esto quiere decir que, además de quitar las impurezas de la superficie, tiene el poder de hacer una limpieza profunda para quitar esos restos químicos que van quedando de otros productos.

Como resultado la piel queda suave, limpia y libre de alteraciones como las espinillas, la manchas y las arrugas prematuras.

Además de todo, es muy económica, fácil de preparar e, incluso, está a la mano de la mayoría de las personas.

¿Cómo preparar en casa un exfoliante natural de azúcar?

Cómo preparar en casa

La crema exfoliante que obtenemos al combinar azúcar con aceite nos sirve para tratar el rostro, los codos y las rodillas, las manos y otras partes del cuerpo visibles.

Lo ideal es usarla dos veces a la semana para mantener la piel renovada, libre de impurezas y lista para absorber las propiedades de los demás cosméticos.

Eso sí, no se debe aplicar de forma excesiva porque puede alterar el pH natural y provocar exceso de sequedad.

Ver también: Sobras culinarias que puedes usar como exfoliantes caseros

Ingredientes

  • 1 taza de azúcar granulado (200 g)
  • ⅓ de taza de aceite de oliva virgen extra (66 g)
  • 10 gotas de aceite esencial a tu elección (lavanda, limón, rosas, etc.)

Utensilios

  • 1 recipiente de vidrio hermético

Preparación

  • Agrega la taza de azúcar granulada en un tazón y mézclala con el aceite de oliva y el aceite esencial de tu elección.
  • Remueve todo con una cuchara hasta formar una pasta espesa.
  • Si consideras que está demasiado seca, agrégale otro chorrito de aceite de oliva.
  • Una vez esté lista, vierte el producto en un frasco hermético y consérvalo en el refrigerador.

Modo de uso

  • Toma la cantidad necesaria de exfoliante de azúcar y frótala sobre las áreas del cuerpo que deseas tratar.
  • Aplícales una fina capa y realiza suaves masajes circulares para facilitar la eliminación de la piel muerta.
  • Espera a que actúe cinco minutos y retira los excesos con una toalla húmeda.
  • Enjuaga con agua templada y finaliza aplicándote una crema hidratante o tónico.

¡Para tener en cuenta!

Si no tienes un aceite esencial a mano, puedes reemplazarlo por jugo de limón fresco y un poco de ralladura de su cáscara. Este ingrediente es excelente para la piel porque le aporta vitamina C y antioxidantes.

No obstante, su uso debe ser exclusivamente nocturno porque su exposición posterior al sol puede ocasionar manchas.

El aceite de oliva también se puede sustituir por aceite de coco o de almendras.

En un frasco hermético y almacenado en la nevera este exfoliante casero puede durar hasta cuatro meses en buen estado.

Anímate a incluirlo dentro de tus hábitos de belleza y comprueba que puedes hacer mucho por tu piel sin gastar demasiado dinero.

 

 

Categorías: Belleza Etiquetas:
Te puede gustar