7 exfoliantes caseros y naturales para eliminar los puntos negros

Elena Martínez · 21 marzo, 2018
Antes de aplicar estos exfoliantes naturales para acabar con los puntos negros deberemos es conveniente comprobar que nuestra piel los tolera y que no presenta ninguna reacción adversa

Los puntos negros son un problema estético de la piel muy difícil de eliminar de manera definitiva. No obstante, podemos usar un exfoliante de manera habitual para limpiar las impurezas y prevenirlos.

Descubre en este artículo 7 exfoliantes caseros y naturales para eliminar los puntos negros y conseguir un cutis limpio y suave.

¿Qué son los puntos negros?

Los puntos negros son la consecuencia de la obstrucción de los poros de la piel a causa de la oxidación de las células.

La producción del sebo y la melanina, en especial en la zona de la nariz y la barbilla, bloquean los poros abiertos. Esto impide el drenaje de la glándula sebácea, la cual se ensucia y adquiere el característico color negro.

Hay muchos factores que promueven la aparición de los puntos negros. Entre estos encontramos:

  • La contaminación ambiental
  • El polvo
  • El uso de maquillaje y otros cosméticos faciales
  • Cuestiones hormonales
  • Exceso de sebo
  • Mala limpieza del cutis
  • Alimentación rica en grasas perjudiciales

Ver también: Algunos cosméticos pueden poner en riesgo tu salud

7 exfoliantes caseros y naturales

A continuación proponemos 7 exfoliantes naturales que podemos encontrar en nuestra propia casa. Con ellos podremos mantener nuestra piel limpia y facilitar la respiración celular.

1. Sal marina

Sal marina sin refinar

La sal marina es un exfoliante fácil de conseguir, económico y muy efectivo. Además de la rugosidad de la sal, sus componentes facilitan una limpieza profunda de la piel. También aporta una gran cantidad de minerales y tiene virtudes antisépticas. 

  • El exfoliante de sal marina es el más adecuado para pieles grasas, mixtas o con acné. No obstante, no lo recomendamos para los cutis más sensibles o la piel demasiado seca o madura.

2. Azúcar

El azúcar es una opción un poco más suave que la sal marina. Se puede usar en todo tipo de pieles. Si tenemos el cutis muy delicado recomendamos combinar el azúcar con un aceite (coco, almendra, oliva, etc.).

  • Al usar el exfoliante con el aceite conseguimos limpiar los puntos negros a la vez que nutrimos la piel en profundidad.
  • El aceite penetrará mucho mejor al abrir los poros y evitaremos que la piel luzca oleosa.

3. Posos de café

Los posos de café un sorprendente aliado contra enfermedades

¿Sueles tomar café cada mañana? Si es así, es posible que acostumbres a deshacerte de los posos. Estos pueden usarse de muchas maneras, como para desatascar el fregadero o para abonar las plantas. Aquí te proponemos un nuevo uso: exfoliante cutáneo para eliminar los puntos negros.

  • La rugosidad de los posos del café es perfecta para nuestra piel, ya que limpia la piel en profundidad pero no la irrita.
  • Este peeling es también muy adecuado para personas que tienen el rostro cansado o hinchado, gracias a su contenido en cafeína.

4. Bicarbonato de sodio

Otro producto que todos tenemos en casa y que tiene múltiples usos de belleza y salud es el bicarbonato de sodio. Su textura rugosa y su gran poder alcalino lo convierten en un exfoliante perfecto para combatir los desagradables puntos negros.

  • Recomendamos no usar el bicarbonato más de una vez por semana.
  • Si queremos potenciar sus efectos, podemos añadirle unas gotas de vinagre de manzana. De este modo equilibraremos el pH y aumentaremos las virtudes para la piel.

5. Avena

4 recetas de avena imprescindibles

La avena es el exfoliante más adecuado para eliminar los puntos negros cuando la piel se muy sensible o delicada.

  • Gracias a su contenido en mucílagos, este cereal crea una capa protectora e hidratante sobre la piel que la protege de cualquier agente externo.
  • Además, la rugosidad de la avena es bastante suave, por lo que no corremos el riesgo de irritar o enrojecer la piel.
  • Para usar la avena como exfoliante tendremos que molerla y mezclarla con agua. Obtendremos una pasta que, además de limpiar la piel, también podremos dejarla 15 minutos a modo de mascarilla.

Te recomendamos leer: Cómo hacer una mascarilla negra para eliminar los puntos negros e impurezas

6. Tomate

Estos dos últimos exfoliantes naturales que presentamos no funcionan por su textura arenosa, sino más bien por su contenido en enzimas. Estas provocan una limpieza de la piel rápida y efectiva.

El tomate es la opción más suave del exfoliante enzimático. Solamente deberemos restregarnos una rodaja por la cara y esperar unos minutos a que se seque. Después, nos lavaremos con abundante agua.

7. Piña

piña

La piña es la alternativa fuerte del exfoliante por medio de enzimas. La aplicaremos del mismo modo que el tomate. No debemos exceder el tiempo de 5 minutos con el exfoliante en el rostro.

El resultado es una piel muy limpia, suave y luminosa. No debemos preocuparnos si notamos un poco de picor. En pocos minutos podremos lavarnos el rostro y el resultado será espectacular.