¿Existe una influencia de los eclipses en el embarazo?

Mitos y creencias han alejado a las mujeres embarazadas de la oportunidad de apreciar ese espectáculo fabuloso que son los eclipses. No hay ninguna evidencia científica que avale que tengan algún impacto en el embarazo

No son pocas las veces que escucharás a una abuela de origen latino, o incluso de otras latitudes, decir que los eclipses en el embarazo son fatales. Si no crees en la astrología y en la influencia de los astros en la personalidad, seguramente tendrás una visión menos apocalíptica de este fenómeno espacial en la vida tu futuro bebé.

Un revuelo de hormonas y emociones afecta a la mujer durante la gestación, a lo que se suma el entorno cultural, con creencias y supersticiones, del que proviene la mujer. Hormonas, emociones, creencias y mitos pueden ser un cóctel explosivo para una mujer que quiera disfrutar de los eclipses en el embarazo.

Pero ¿pueden los eclipses afectar el desarrollo normal de un bebé en el seno de su madre? Aquí te dejamos algunas consideraciones y recomendaciones que nos parecen importantes e interesantes.

¿Qué dice la ciencia sobre los eclipses?

Fases de la luna en un atardecer

Los eclipses son fenómenos celestes cíclicos y predecibles. Se producen porque la luz que proviene de un cuerpo celeste es bloqueada por otro. En la tierra, cuando nuestro planeta se alinea con el sol y la luna, podemos ver estas maravillas en el firmamento.

El eclipse de sol se produce cuando la luna oculta el sol, desde la perspectiva de la tierra. Se produce un “anochecer” momentáneo y, como depende de la perspectiva, solo se ve desde un área reducida del planeta por un corto período de tiempo.

El eclipse de luna es al contrario. La tierra se interpone entre el sol y la luna y se genera una sombra que oscurece a esta última. El eclipse de luna se ve en todos los puntos del planeta donde es de noche.

Los eclipses en el embarazo no tienen nada de contraproducente. Lo que sí es verídico son los efectos reales que tienen sobre el planeta, pero ninguno está vinculado al desarrollo normal del bebé:

  • Baja la temperatura.
  • Cambia la dirección de los vientos.
  • Los animales cambian su comportamiento.
  • Afectan el campo gravitacional de la tierra.

Lee también: 8 consejos para un embarazo sano

¿Qué mitos rodean a los eclipses?

Eclipse solar.

A lo largo de la historia humana, todas las culturas han dado sus interpretaciones a estas manifestaciones del cosmos.

Los vikingos aseguraban que los lobos querían comerse el sol. Los incas pensaban que era un puma el que quería devorar a la luna, mientras que los aztecas aseguraban que el eclipse se daba cuando el sol mordía a la luna o viceversa.

Pero hay más. Los hindúes dicen que la cabeza de un demonio vaga en el cielo tratando de atrapar a la luna y al sol. Los antiguos egipcios también tenía su versión: decían que la luna y el sol eran los ojos del dios Horus, que era acechado por un dios malvado. Este le arrancaba un ojo y por eso se producía el eclipse.

El hombre se maravilló con el firmamento y dio las explicaciones que tenía a la mano. Lo peculiar es cómo toda esta mitología también fue usada para “explicar” ciertas características o enfermedades en el bebé o en la mujer, dando una vinculación de los eclipses con el embarazo que no existe.

¿Cómo influyen los eclipses en el embarazo?

Ya sea porque la luna es eclipsada por el sol o a la inversa, no hay ninguna evidencia científica que avale las creencias de que los eclipses pueden afectar el desarrollo normal del embarazo humano.

Sin embargo, los mitos siguen afectando la razón de las embarazadas. Por décadas, siglos, se ha afirmado que si una mujer embarazada se expone a la influencia de un eclipse de luna, su bebé podía tener alguna deformación a causa de esta “mordida celestial”.

Por ejemplo, la ciencia ha demostrado que el labio o paladar hendido es producto de una combinación de factores genéticos y medio ambientales. Sin embargo, se insiste en “culpar” a los eclipses.  De igual forma, se les culpó por ser los causantes de abortos o de acelerar el inicio del trabajo de parto.

Nada de ello ha sido demostrado.

¿Y los eclipses de sol?

Cómo influyen los eclipses durante el embarazo.

El eclipse de luna parece acaparar el mayor número de mitos sobre el impacto que pueden tener los estos fenómenos en el embarazo.

Si no se protegen los ojos al mirar un eclipse de sol se puede causar daños permanentes en la retina, pero este es el único daño real al que se expone una mujer embarazada que decide presenciar un eclipse solar. No habrá manchas o pecas en la piel de tu bebé por disfrutar de este espectáculo celeste.

Visita este artículo: Factores de riesgo durante el embarazo

Estás embarazada y quieres disfrutar de un eclipse…

¡Disfrútalo! Es un espectáculo natural fascinante. Si ya tienes hijos, puede ser un gran momento para compartir en familia, para admirar y apreciar la majestuosidad del universo.

Ya sabes que, si vais a ver un eclipse de sol, es muy importante proteger los ojos de esta radiación. Si te da más tranquilidad usar algún amuleto para “proteger” a tu bebé, hazlo.

No obstante, si la idea de presenciar un eclipse te genera mucha zozobra, ni te asomes a la ventana. No tiene sentido que te expongas a esa alteración durante el embarazo.

Quédate tranquila y disfruta de tu proceso de gestación de una nueva vida. Sin duda, este sí es uno de los fenómenos naturales más impresionantes que existen en el planeta.