¿Existe una manera correcta de evacuar?

Lucía Ramírez·
22 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
21 Junio, 2020
Aunque en algunas culturas el tema sobre evacuar aún es tabú, es importante para la salud conocer cuál es la manera correcta de hacerlo.
 

El hombre (al igual que ciertos mamíferos) adoptó de manera natural ponerse de cuclillas para descansar, trabajar y realizar funciones corporales como evacuar. Pero ¿cómo suple el inodoro las necesidades fisiológicas?

En este artículo, te explicamos de qué forma el inodoro ha facilitado la acción de evacuar y te damos algunos consejos de cómo hacerlo de forma adecuada.

El inodoro: un objeto de «lujo»

Desde que Sir John Harington inventó el inodoro en el año 1591, cambiaron los patrones para evacuar. En sus inicios era considerado un objeto de «lujo», ya que no todos tenían acceso a uno (solo la realeza). Sin embargo, como caso excepcional, también era accesible para discapacitados.

gabinetes-inodoro

Con el desarrollo de la plomería, este mueble fue producido de forma masiva para así darle a la gente el mismo «privilegio» reservado. Fue así como el uso del wáter modificó el hábito de defecar en cuclillas y, en consecuencia, se modificó la forma de evacuar.

Argumentos científicos: es mejor en cuclillas

El Dr. Henry L. Bockus, en su libro Gastroenterology del año 1964 (que evolucionó a la revista), concluyó que para una defecación ideal es necesario hacerlo de cuclillas con los muslos pegados al abdomen.

 

De igual manera, en 1966, el Dr. Alexander Kira argumentó en su libro The Bathroom que la naturaleza humana requería realizar sus necesidades en cuclillas, pues esta postura disminuye el esfuerzo al defecar.

Por otra parte, en el 2003, el Dr. Dov Sikirov publicó un estudio en el que se comparaba las fuerzas aplicadas a la hora de sentarse y las empleadas en la posición de cuclillas durante la defecación. Los resultados confirmaron la sensación de un vaciado intestinal satisfactorio para la posición en cuclillas. Mientras que en una postura sentada, se requiere de un esfuerzo expulsivo excesivo y de un mayor tiempo.

Conoce: ¿Por qué es malo aguantar las ganas de ir al baño?

¿Qué sucede al evacuar?

El término `defecación´ puede definirse como el proceso por el que se elimina el producto final proveniente de la digestión. Durante este recorrido, el sistema nervioso entérico y el sistema parasimpático permiten diversas acciones; como el control de la acumulación de materia fecal en el colon.

Intestino

Al mismo tiempo, se genera la relajación del esfínter externo y del músculo puborrectal. Esta acción permite el alineamiento con el recto para hacer presión en el abdomen y expulsar los residuos.

 

En el siguiente enlace podrás leer: 4 consejos para aliviar el colon irritable

En cuclillas

Es importante señalar que al defecar en cuclillas se colocan las piernas a 22,5 º con respecto al cuerpo. De esta manera, los muslos presionan contra el abdomen.

Según explica el siguiente estudio publicado por expertos del departamento de Urología de Japón, esta acción causa presión al interior de las cavidades del colon, liberando y alineando el canal del ano; lo cual facilita la eliminación. De esta forma, se producen evacuaciones más rápidas, fáciles y completas.

Al estar sentado

Al estar sentado ocurre lo opuesto que en cuclillas. En esta posición, las piernas se encuentran en un ángulo de 90 º con respecto al abdomen presionando en contra de los músculos, por lo que no se produce la alineación entre el recto y el ano.

evacuar

Asimismo, se pierde la presión que ejercen las piernas hacia el colon y abdomen. Como resultado de ello, se requiere empujar hacia abajo para lograr la evacuación.

La Sociedad Americana de Cirujanos de Colon y Recto indica que esta posición origina diversos problemas y enfermedades; tales como estreñimiento, síndrome de intestino irritable, hernias o hemorroides.

 

Beneficios de adoptar la posición de cuclillas al evacuar

  • Permite que la eliminación de heces sea más rápida y fácil.
  • Se previene la filtración de materia entre el colon y el intestino delgado. A su vez, esto reduce las posibilidades de contaminar el intestino delgado.
  • Evita la tensión en el área previniendo hernias, diverticulosis (bolsas en el intestino), entre otros.
  • Forma parte del tratamiento no invasivo en caso de hemorroides.
  • En el caso de las mujeres embarazadas, esta posición evita la presión sobre el útero.
  • Al evacuar los residuos, previene el estancamiento fecal. Dicho padecimiento es uno de los factores de mayor peso en los casos de apendicitis y enfermedad inflamatoria intestinal.

Es importante mencionar que la posición de 90 ° durante la evacuación se ha asociado con la posibilidad de padecer cáncer colorectal (CRC). Sin embargo, un estudio realizado por Sahand Sohrabi demuestra que tal hipótesis aún no es concluyente.

¿Cómo puedo aplicarlo?

En el ámbito del diseño de muebles, hay pocas iniciativas que consideren la posición de cuclillas para evacuar. Sin embargo, es posible adaptar el inodoro empleando un taburete. No es necesario que sea de una altura específica, pero sí que permita colocarte en una posición de 22,5 º.

evacuar
 

Por otra parte, algunas personas deciden subirse al inodoro para adoptar dicha posición. No obstante, tal acción puede resultar peligrosa puesto que el wáter puede romperse o la persona puede sufrir una caída. Definitivamente, la última opción no es aconsejable.

Consejos para evacuar mejor

Como has comprobado, los estudios avalan la importancia de adoptar una buena posición para evacuar.

Adquirir este hábito proporcionará una serie de beneficios para la salud; tales como la eliminación de las heces de forma rápida y fácil, o la prevención de la filtración de materia entre el colon y el intestino delgado. ¿Y tú? ¿Te animas a probarlo?

  • Fraca Padilla, M., Muñoz-Navas, M., & Rey Díaz-Rubio, E. (2013). DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL ESTREÑIMIENTO DURANTE EL EMBARAZO. Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia.
  • Cerdán Miguel, J., Cerdán, C., & Jiménez, F. (2005). Anatomofisiología de la continencia y la defecación. Cirugia Espanola. https://doi.org/10.1016/S0009-739X(05)74637-6
  • García-Armengol, J., Moro, D., Ruiz, M. D., Alós, R., Solana, A., & Roig-Vila, J. V. (2005). Defecación obstructiva. Métodos diagnósticos y tratamiento. Cirugia Espanola. https://doi.org/10.1016/s0009-739x(05)74645-5
  • Sir John Harington. Encyclopædia Britannica.  https://www.britannica.com/biography/John-Harington.
  • Sikirov D. Comparison of straining during defecation in three positions: results and implications for human health. Dig Dis Sci. 2003;48(7):1201-1205. doi:10.1023/a:1024180319005.
  • Sakakibara R, Tsunoyama K, Hosoi H, et al. Influence of Body Position on Defecation in Humans. Low Urin Tract Symptoms. 2010;2(1):16-21. doi:10.1111/j.1757-5672.2009.00057.x.
  • Sugerman DT. Hemorroides. JAMA 2014; 312 (24): 2698. doi: 10.1001 / jama.2014.281.