¿Existen alimentos adictivos?

17 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Marta Guzmán
Existen alimentos adictivos debido a su alto contenido en grasas y azúcares; además, hay otros que tienen sustancias adictivas propias del alimento.

¿Te ha pasado alguna vez que has intentado dejar de comer una bolsa de patatas fritas pero no podías? ¿Sabes por qué ocurre esto? Es verdad que existen alimentos adictivos y, precisamente, no son los alimentos más sanos.

En este artículo te contamos cuáles son estos alimentos y qué nos pasa cuando los comemos. ¡Descúbrelo!

¿Qué son los alimentos adictivos?

Diferentes estudios han demostrado que la comida rica en grasa y en azúcares refinados puede tener un efecto parecido a las drogas en nuestro organismo. Estos alimentos tienen más probabilidad de desencadenar respuestas biológicas y conductuales adictivas debido a sus niveles de recompensa anormalmente altos.

¿Cómo actúan los alimentos adictivos?

Los alimentos adictivos rara vez se encuentran en su estado natural. Por ejemplo, hay alimentos naturales que contienen azúcar, como las frutas, o alimentos que naturalmente contienen grasas, como los frutos secos, pero rara vez se encuentran el azúcar y la grasa en el mismo alimento de forma natural.

Por eso, a los alimentos ultraprocesados se les añade azúcar, grasas trans, harinas refinadas y aceites refinados para aumentar la palatabilidad y el poder de adicción.

Normalmente, una sustancia es más adictiva cuanto mayor concentración del agente adictivo tiene. Por ejemplo:

  • El agua tiene poco o ningún potencial de adicción.
  • La cerveza, que contiene en promedio un 5 % de etanol, tiene más probabilidades de ser adictiva.
  • Un licor contiene una dosis de etanol más elevada, entre el 20 y el 75 %, por lo que es más probable que sea más adictivo que la cerveza.
Vaso de cerveza

Otro factor a tener en cuenta es que los alimentos ultraprocesados tienen más probabilidades de inducir un pico de azúcar en la sangre que los alimentos naturales. Esto es importante porque existe un vínculo conocido entre los niveles de glucosa y la activación de áreas del cerebro relacionadas con la adicción.

Por ejemplo, el azúcar en un alimento altamente procesado y con un alto contenido glucémico, como una tableta de chocolate con leche, se absorberá más rápidamente en el organismo que los azúcares naturales de un plátano. Esto se debe a que el plátano no está procesado y, aunque contiene azúcar, también tiene fibra, proteínas y agua, lo que ralentiza la velocidad en que el azúcar ingresa al torrente sanguíneo.

Tienes que leer: Cómo superar la adicción a la comida para empezar a hacer dieta

¿Qué alimentos producen adicción?

Como hemos dicho anteriormente, los alimentos ultraprocesados son los más adictivos por sus ingredientes, pero hay algunas excepciones de alimentos poco procesados que también pueden causar adicción debido a algún ingrediente específico del alimento.

Alimentos ultraprocesados

En un estudio publicado en Plos One, se vio que los alimentos más adictivos eran los siguientes:

  • Chocolate.
  • Helado.
  • Patatas fritas.
  • Pizza.
  • Galletas.
  • Tarta.
  • Palomitas con mantequilla.
  • Hamburguesa con queso.

Seguro que nada más leerlo se te hace la boca agua, ya que son alimentos que contienen alta cantidad de calorías, grasas y azúcares y son palatables. Además, a muchos de estos alimentos se les añade glutamato monósodico.

El glutamato monosódico es un condimento alimenticio ampliamente utilizado en la industria alimentaria. Parece que el glutamato puede influir en la regulación hipotalámica del apetito, lo que hace que comamos más cantidad del alimento de la que necesitamos.

Cacao

El chocolate con leche puede provocar adicción por su contenido en grasas y azúcares pero, ¿qué ocurre con el cacao puro? El cacao contiene andanamida, una sustancia que se une a los receptores cannabinoides.

Además, algunas observaciones señalan que la inclinación de las mujeres por el chocolate es cíclica y hormono-dependiente. Muchas mujeres experimentan foodcraving por dulces y chocolate, siendo el mayor consumo en la proximidad de la menstruación.

Cacao

También es interesante: ¿Por qué no es saludable la bollería industrial?

Queso

¿No puedes dejar de comer queso? Pues es cierto que existen sustancias presentes en el queso que son adictivas y calmantes, como se muestra en este artículo.

El queso, a través de su fermentación, tratamiento térmico o hidrólisis enzimática, contiene una alta concentración de proteínas derivadas de la leche, como son las caseínas, que tienen un gran potencial para producir péptidos con efectos opioides. Estos péptidos son capaces de cruzar la barrera hematoencefálica, unirse a receptores opioides y originar efectos analgésicos y calmantes en el sistema nervioso.

Existen numerosos péptidos opioides que se originan a partir de las proteinas lácteas, pero los que más se han relacionado con la adicción al queso son los del grupo de las β-casomorfinas.

Café

Más que una adicción al café, se puede experimentar una dependencia, ya que la cafeína se parece mucho químicamente a otra molécula que está presente en el cerebro, la adenosina, aunque tienen funciones distintas.

La adenosina encaja en su receptor apropiado y crea una sensación de cansancio en el cuerpo. La cafeína es tan estructuralmente similar a la adenosina que puede deslizarse en los receptores cerebrales, bloqueando la adenosina de la fijación.

Una persona que consuma mucho café y lo deje de tomar de repente, se sentirá mentalmente confundido y podría experimentar dolor de cabeza. Esta reacción se produce porque la química del cerebro cambia después de la exposición prolongada a la cafeína.

  • Arısoy, S., Çoban, I., & Üstün-Aytekin, Ö. (2019). Food-Derived Opioids: Production and the Effects of Opioids on Human Health. In From Conventional to Innovative Approaches for Pain Treatment. IntechOpen.
  • Medrano, J. (2010). Reflexiones nerviosas: Chocolate. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría30(3), 498-507.
  • Schulte, E. M., Avena, N. M., & Gearhardt, A. N. (2015). Which foods may be addictive? The roles of processing, fat content, and glycemic load. PloS one10(2), e0117959. doi:10.1371/journal.pone.0117959