Exploración física de los riñones

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 28 diciembre, 2018 · Última actualización: 30 diciembre, 2018 30 diciembre, 2018
Una exploración física de los riñones permite detectar fallos de funcionamiento que pueden tener consecuencias muy graves para el organismo. Existen diversas técnicas

Una buena exploración física de los riñones es de suma importancia para detectar fallos en los mismos. Así se evitarán las posibles complicaciones para el organismo que supone tener alterada la función de estos órganos.

Los riñones son vitales, ya que realizan varias funciones para mantener la sangre limpia y químicamente equilibrada. Los daños en los riñones pueden afectar a todo nuestro organismo.

Por ejemplo, entre esas consecuencias está el aumento de la presión arterial. También pueden aparecer fallos en el corazón, así como desequilibrarse los niveles de proteínas en el cuerpo, e incluso pueden provocar la muerte del paciente.

De esta manera, es muy importante que la exploración física de los riñones sea de calidad. Sin embargo, antes de entrar en detalle en las técnicas de exploración, debemos conocer cómo funcionan estos órganos.

¿Para qué sirven los riñones y cómo hacen su función?

Imagen de los riñones
Una exploración física del riñón permite detectar anormalidades rápidamente.

Como hemos dicho, los riñones son un par de órganos en forma de alubia imprescindibles para poder vivir. Su función principal es la de depurar la sangre y mantener en equilibrio sus componentes químicos.

Cada día procesan en una persona aproximadamente 190 litros de sangre para eliminar cerca de 2 litros de productos de deshecho y agua en exceso. Estos se convierten en orina que fluye hacia la vejiga por unos conductos llamados uréteres.

Además de eliminar desechos, estos órganos también son los responsables de liberar tres hormonas importantes para el organismo:

  • Eritropoyetina o EPO: encargada de estimular la médula ósea para producir glóbulos rojos.
  • Renina: hormona encargada de controlar la presión arterial.
  • Calcitriol: es la forma activa de la vitamina D. Ayuda a mantener el calcio para mantener los huesos en buen estado. Además, ayuda a mantener el equilibro químico en el cuerpo.

Exploración física de los riñones: inspección

Esta primera técnica para la exploración física de los riñones es un método que aporta pocos datos. Sin embargo, gracias a él se puede descubrir la presencia de tumores en uno o ambos lados del abdomen.

Con esta técnica, además, se puede evaluar el grado de nutrición del paciente y apreciar la coloración de la piel (cianosis, palidez, etc.). También permite observar la expresión de agrandamiento renal unilateral o bilateral y la presencia de fístulas cutáneas y edemas, entre otras alteraciones.

Para realizarla, el paciente puede estar de pie o sentado. Simplemente el médico ha de observar los defectos de la columna vertebral que puedan producir los procesos inflamatorios renales o perirrenales.

Te recomendamos leer: Señales de que mis riñones no funcionan bien

Exploración física de los riñones: palpación

Mujer en consulta para una exploración física de los riñones
Existen numerosos procedimientos de palpación en una exploración física de riñones.

Los riñones normalmente no son palpables a simple vista. Pero existen maniobras clásicas que permiten evaluar su crecimiento o decrecimiento. Entre estas técnicas encontramos:

  • Procedimiento bimanual de Guyon: el paciente se acuesta boca arriba y relajado. El médico se sienta del mismo lado del que va a explorar el riñón. Con los dedos a 5 o 6 cm de la línea media, ejerce una presión moderada y constante.
  • Peloteo renal: con el paciente tumbado y la mano izquierda sobre su espalda. Consiste en producir con los dedos de la mano derecha impulsos secos y repetidos en la pared posterior, manteniendo la mano izquierda plana. La mano derecha percibe en el abdomen un suave choque intermitente que corresponde al riñón que pelotea ante el impulso provocado por la mano izquierda.
  • Maniobra de Glenard: fue descrita para descubrir la ptosis y clasificarlas en grados. Este método consta de tres tiempos: acecho, captura y escape.
  • Método de Goelet: el paciente dobla una rodilla sobre una silla y la otra la mantiene recta sobre el suelo. El procedimiento es bimanual, con una mano en la zona lumbar y la otra en el abdomen.
  • Puntos doloros renouretrales: tienen por objeto despertar por medio de la palpación el dolor a distintos niveles del trayecto de los nervios al que suele referirse el dolor renal.

Exploración física de los riñones: percusión

Esta técnica también se denomina percusión digital o puñopercusión. Se realiza a nivel de la fosa lumbar y despierta o intensifica el dolor lumbar que puede ser causado por alguna afectación en los riñones.

Para llevarla a cabo, el médico pone la palma de la mano sobre la zona lumbar del paciente, que está sentado. Con la otra mano da pequeños golpes con el puño sobre la mano estirada.

Quizá te interese leer: 7 cosas que puedes hacer para evitar el dolor lumbar

Exploración física de los riñones: auscultación

Esta última técnica de exploración física de los riñones consiste en la búsqueda de soplos. Debe hacerse con el sujeto en el posición fetal y los muslos flexionados sobre el abdomen (para relajar así la pared abdominal). El médico debe hundir bien el fonendo en la región que se ausculta y realizar la técnica en un ambiente silencioso.

  • National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse (2009). Los riñones y cómo funcionan. National Institute of Health. https://doi.org/10.1371/journal.pcbi.1004171
  • Kidneyurology (2001). Los Riñones y su Funcionamiento. Fundación Norteamericana de Riñón y Urología. https://doi.org/10.1073/pnas.1610617114
  • Hemstreet, G. P. (2012). Sistemas renal y urinario. Enciclopedia De Salud Y Seguridad En El Trabajo. https://doi.org/S0014-5793(00)01618-5 [pii]