Fácil y delicioso: buñuelos de calabaza

Valeria Sabater 10 noviembre, 2014
Gracias a su sabor neutro, la calabaza puede formar parte tanto de recetas dulces como saladas. Nos ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y es rica en fibra

¿Has probado alguna vez los delicados y sabrosos buñuelos de calabaza? Se deshacen en la boca y son un complemento excelente para tu desayuno o para combinar con el café. Es tan fácil prepararlos que ya no sabrás vivir sin ellos. ¡Te damos la receta!

Los sabrosos buñuelos de calabaza

Son un postre conocido en todo el mundo y que sin lugar a dudas habrás oído hablar alguna vez. Suelen prepararse para días festivos y son un complemento muy adecuado para tomar junto a una taza de chocolate caliente. Pero desde nuestro espacio te animamos a saborearlo como bien desees, en tu desayuno junto al café o como exquisita merienda para tus hijos o amistades.

Como ya sabemos la calabaza es una pieza excepcional a la hora de preparar postres, dispone de esa textura fina y consistente tan manejable para hacer pastas y cremas. La idea de los buñuelos es muy típica en el mediterráneo y tiene su origen en la tradición árabe. Pero dada su sencillez a la hora de prepararlo, no hay país que se resista a ellos.

La calabaza, como ya sabes, es uno de los vegetales más saludables que existen. ¿Quieres que te recordemos sus virtudes?

  • Dispone de muy pocas calorías, es básicamente agua y fibra. Nosotros, en nuestro postre, le vamos a añadir azúcar, de ahí que su nivel calórico aumente, pero te aseguramos que tampoco va a ser demasiado. Es un dulce que vale la pena probar aunque sea una vez a la semana.
  • La calabaza es muy adecuada para prevenir el estreñimiento, gracias a su alto nivel de fibra.
  • Otro beneficio de la calabaza es que es una gran antioxidante. Ese atractivo tono naranja se lo debe básicamente a los carotenos, cumarinas, licopeno… Todos ellos nos ayudan a prevenir el envejecimiento y a prevenir el ataque de los radicales libres.
  • Recordarte además que la calabaza es una excelente diurética, nos ayuda a evitar la retención de líquidos, a depurar toxinas y a filtrar todos esos elementos que debemos expulsar del cuerpo.
  • La calabaza dispone además de otra interesante virtud: nos ayuda a producir  glóbulos rojos y blancos, gracias a lo cual luchamos adecuadamente frente a infecciones y protegemos nuestro sistema inmunitario. Es sencillamente estupenda.

Receta de los buñuelos de calabaza

buñuelos de calabaza

¿Qué necesito?

  • 125 gramos de harina
  • 300 gramos de calabaza
  • 1/2 cucharadita de levadura química.
  • 2 huevos.
  •  25 gramos de azúcar.
  • la ralladura de la piel de una naranja.
  • una pizca de sal.
  • Un poco de azúcar para rebozar.

¿Cómo hago mis buñuelos de calabaza?

  • Lo primero que haremos es pelar la calabaza, quitar las semillas (Recuerda que son muy saludables, por tanto podemos reservarlas a parte), trocearla y ponerla a hervir. Cuando esté ya blandita y lista, retira y guárdala en un cuenco retirando toda el agua. Lo siguiente que haremos con ella es triturarla con la batidora para que quede una masa bien finita. Decirte también que no debes tirar el agua con la que has cocido la calabaza, luego nos va a venir muy bien para hacer la masa.
  • Ahora separamos las yemas de las claras del huevo, y las montamos a punto de nieve. Muy fácil. Una vez listas, déjalas a un lado y reserva.
  • ¿Y qué hacemos ahora? Cogemos un bol y tamizamos la harina. Con ella hacemos una especie de volcán para que en el centro, podamos colocar el azúcar, la pizquita de sal, la levadura, la ralladura de naranja y las dos yemas de huevo. Muy fácil. Es el momento ya de empezar a amasar y a trabajar la masa para conseguir una mezcla bien homogénea. Mientras lo hagas, puedes añadir un poquito de esa agua con la que hemos cocido la calabaza, basta con unas 10 cucharadas. Lo ideal es que lo vayas viendo tú misma, la pasta debe quedar ligera pero consistente.
  • Lo siguiente será ya poner el puré de calabaza. Y una vez más volveremos a mezclar bien para conseguir una masa uniforme, fina y sin tropezones o esos grumos que pueden enturbiar nuestros buñuelos de calabaza. Si lo prefieres, lo más práctico sin duda es utilizar la batidora.
  • Ahora con unas varillas o espátula, añade las claras a punto de nieve a la masa. Poco a poco para que coja consistencia y quede también bien mezclada.
  • Es el momento de irnos a la sartén. Pon una buena cantidad de aceite de oliva y sube el fuego. Debe estar caliente para que nuestros buñuelos puedan hacerse. Debes coger pequeñas cucharadas de la masa que hemos preparado. Si eres muy hábil, cogélos con la mano de modo que te queden con un agujero en el centro (tipo donuts), es decir, la forma típica del buñuelo.
  • Deben freírse bien y quedar doraditos y crujientes. Cuando los saques ponlos sobre un papel absorbente para que no queden restos de aceite. Lo último que haremos es ponerles un poco de azúcar por encima. Y listos…¡Disfrútalos!
Te puede gustar