Factores de riesgo en la trombosis

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 31 diciembre, 2018
Francisco María García · 31 diciembre, 2018
El desarrollo de trombos puede suponer un riesgo para la vidad, puesto que pueden llegar a bloquear vasos de órganos cruciales para la vida.

La trombosis puede dar lugar a patologías serias. Hay diferentes factores de riesgo que favorecen su aparición. Además, la influencia de los buenos hábitos de vida es decisiva para prevenir esta condición.

En este artículo te contamos los riesgos y las causas de una trombosis, así como su forma de prevenirlas y tratarlas.

Causas de la trombosis

  1. Reducción en la velocidad de flujo de la sangre. Esta reducción del flujo puede deberse a un excesivo reposo, un vendaje apretado, una férula, una afección venosa o a la deshidratación.
  1. Si se ha sufrido una lesión en alguna pared vascular. En este caso puede ser producto de una operación, una herida, inflamación, alteraciones venosas por la edad, etc. También en estos casos hay mayor riesgo de trombosis.
  1. Igualmente existe un mayor riesgo de trombosis asociado a la edad, el sobrepeso, con el consumo de tabaco y el embarazo.

Lee también: Cómo prevenir las estrías durante el embarazo

La necesidad de tratamiento de la trombosis

Imagen de vaso sanguíneo con globulos rojos
La trombosis se produce por coágulos que se concentran y detienen el riego sanguíneo.

El sistema venoso de las piernas está formado por venas superficiales, ubicadas en el tejido conjuntivo que tenemos bajo la piel. También hay otras venas más profundas, integradas en la musculatura.

  • Al formarse un coágulo en las venas profundas de la pierna, el retorno de la sangre hacia el corazón se producirá muy lentamente.

Síntomas de trombosis en la pierna

En una trombosis, la sangre se estanca y las venas se inflaman; lo siguiente es un dolor agudo, similar al de las agujetas. Cuando se ponen las piernas en alto, este dolor se atenúa. También puede ocurrir que la piel se vuelva muy sensible, caliente y, en ocasiones, de color azulado.

A causa de la inflamación, la trombosis profunda de las piernas puede causar graves complicaciones. Si se desprende algún trozo de coágulo, la consecuencia puede ser una embolia.

No hay que olvidar que, entre tres y cinco días después de una trombosis, el riesgo de embolia es máximo. Tras producirse la obstrucción venosa también es frecuente que surja una complicación que se llama síndrome postrombótico; se trata de una lesión de las válvulas venosas.

Cuando hay cualquier mínima sospecha de que se haya producido una trombosis es necesario acudir rápidamente a un hospital.

Factores de riesgo en la trombosis

Pierna con mancha rojiza.
Determinados hábitos pueden favorecer que aparezca una trombosis.

Algunos factores que incrementan el riesgo de desarrollar trombosis son:

  • El tabaco y el alcohol son dos grandes factores de riesgo para sufrir una trombosis.
  • La obesidad y el sobrepeso también incrementan las posibilidades sufrir esta patología.
  • La utilización de pastillas anticonceptivas es otra de las grandes causas.
  • Daños causados en la pared de las venas.
  • Cirugías, sobre todo en los casos de cirugías ortopédicas en la rodilla.
  • La edad. A mayor edad, mayor riesgo.
  • Incremento de los niveles de estrógenos.
  • Un exceso de sedentarismo.
  • Si hay coagulación anormal, lo que se conoce como hipercoagulabilidad.
  • Embarazo.
  • Enfermedad de Crohn.

Descubre: 9 alimentos que debes incluir en tu dieta para prevenir trombosis y embolias

Formas de prevenir la trombosis

La mejor forma de prevenir una trombosis es evitar los factores de riesgo. Por ejemplo: dejar de fumar, evitar el uso de anticonceptivos orales e intentar controlar nuestro peso.

Es necesario que sepamos si somos propensos a desarrollar trombos y necesitamos algún tipo de terapia preventiva. Hay que recopilar datos sobre si existen antecedentes familiares, descartar la hipercoagulabilidad y hacer los análisis prequirúrgicos pertinentes antes de someterse a cualquier cirugía.

La forma de prevención más importante es la práctica de deporte. Si no se realizan deportes, hay que realizar algún ejercicio como salir a caminar; es muy importante no mantenerse inmóvil muchas horas. Si estamos sentados trabajando es necesario tomarse unos minutos para levantarse, estirar las piernas y andar un poco de vez en cuando.