Factores que intervienen en la migraña

Valeria Sabater · 2 marzo, 2014
Al igual que hay alimentos que pueden disparar las migrañas hay determinados ingredientes que nos pueden ayudar a controlarlas y reducir sus síntomas

Migrañas, quienes las sufren a menudo conocen su compleja realidad y su padecimiento. Ese dolor sordo e intenso en un lado de la cabeza, que puede alcanzar un ojo llegando incluso hasta el cuello… ¿qué podemos hacer? ¿hay algún modo de poder controlarlas, de aliviarlas al menos? Te explicamos lo que nos dicen los expertos.

La migraña afecta principalmente a las mujeres, y suele aparecer entre los 15 y los 45 años. Según el dr. K. Michael Welch del Centro Médico de la Universidad de Kansas, esta realidad puede llegar a mermar la calidad de vida de las personas, de ahí que su carrera se centrara en exclusiva al centro de investigaciones sobre los dolores de cabeza en el National Institutes of Health.

Sus investigaciones nos aportan unos resultados donde se determina, que las migrañas tienen su origen en ciertas células nerviosas del cerebro, que se excitan ante determinados elementos, produciendo entonces descargas semejantes «a las ondas de un lago» . Existen pues una serie de tips que podemos tener en cuenta para afrontarlas.

1. Primer disparador: tu alimentación

La migraña está relacionada con una intolerancia a la Histamina, presente en lácteos y cítricos.
La migraña está relacionada con una intolerancia a la Histamina, presente en lácteos y cítricos.

Ver también: Beneficios de las moras para la salud

La enzima DAO y la Histamina

Las personas que padecen migrañas tienen una alteración en una enzima digestiva llamada DAO. Así, esta enzima es la encargada de degradar todos aquellos alimentos que contienen histamina. ¿Qué ocurre entonces? Al no disponer de esta enzima, la histamina se acumula en nuestro organismo afectando entonces directamente a estos terminales nerviosos de nuestro cerebro produciendo las migrañas.

¿Qué alimentos debo evitar?

  • Bebidas alcohólicas
  • Quesos y cualquier lácteo.
  • Cualquier alimento procesado, fermentado, adobado o marinado
  • Productos horneados
  • Chocolate
  • Pescado ahumado
  • Aguacate, bananas, cítricos
  • Lentejas, garbanzos y judías.
  • Derivados de la soja
  • Embutidos
  • Nueces

2 Segundo disparador: estímulos externos

Obviamente estos estímulos no los podemos controlar, pero al menos te mantienen alerta de que es muy posible de que en breve, puedas sufrir una nueva migraña, Según los expertos, estos estímulos afectan a los circuitos nerviosos del cerebro que nos producen el conocido dolor, que suele empezar con un «aura».

  • Los cambios bruscos de temperatura
  • Las altas temperaturas junto con la alta humedad
  • Las luces brillantes
  • Los sonidos fuertes
  • El incremento o reducción brusca de la presión ambiental (por ejemplo en un avión)
  • Determinados olores y perfumes, en ocasiones demasiado intensos

3. Tercer disparador: el fisiológico

Además de lo ya referenciado anteriormente respecto a la alimentación, también debes tener en cuenta los siguientes aspectos que pueden provocar la aparición de las migrañas.

  • En primer lugar, dormir mal
  • Acostarse tarde
  • Esfuerzos físicos, como caminar mucho durante un día, llevar mucho peso..
  • Las duchas o los baños muy calientes
  • También determinados medicamentos, donde se incluyen los anticonceptivos orales.
  • Cambios hormonales, como la menstruación.

4 Cuarto disparador: estados emocionales

las migrañas

Quizá te interese: Secador de pelo: tu nuevo mejor aliado en el hogar

Es evidente. Nuestro mundo exterior siempre tiene así correlación con nuestra salud psíquica. Así pues, los problemas son esas armas de doble filo que siempre acaban reflejándose en una migraña. Y las personas que las sufren, según el Dr, Welch, tienen así una sensibilidad especial en determinadas estructuras cerebrales donde los vasos sanguíneos se dilatan y aparece el dolor.

  • La preocupación
  • El estrés
  • La ansiedad
  • Estados depresivos

5. Protegerse frente a las migrañas: remedios

Magnesio

Hay algo que hemos de tener claro: la migraña, de momento, no se cura. Sin embargo, puede tratarse. En ocasiones es hereditaria, y así hemos de aprender a vivir con ella conociendo sus indicadores para aliviar su aparición, sabiendo así qué va a hacer que la desencadene (tal y como te hemos indicado). Lo mejor es acudir al médico y seguir sus indicaciones. Mientras, por nuestra parte podemos seguir los siguientes consejos:

  • El magnesio: Es un mineral muy apto para prevenir las migrañas gracias a su poder relajante, y su capacidad para aliviar la sobreexcitación de los nervios. Consulta con tu médico cuál es la dosis indicada en tu caso.
  • Vitamina B12. Los expertos también han concluido que tomar Vitamina B12 podría ayudar a aliviar las migrañas. Lo mejor es consultar con tu medico o neurólogo la dosis indicada.
  • Omega 3: Se ha investigado el papel de este ácido graso y, aunque no queda claro, parece que podría ser beneficioso en el tratamiento de la migraña. Lo mejor es consultar con un especialista y seguir sus indicaciones.
  • Carod-Artal, F. J., Irimia, P., & Ezpeleta, D. (2012). Migraña crónica: definición, epidemiología, factores de riesgo y tratamiento. Rev Neurol, 54(1), 629-37.
  • Pascual, J. (2012). Migraña crónica: tratamiento. Rev Neurol, 54(Suppl 2), S31-8.
  • Zaninovic, V. (2001). Migrañas: fisiopatología y tratamiento. Colombia Médica, 32(2), 86-88.