Factores sorprendentes que pueden estar influyendo en tu insomnio

Hay circunstancias que pueden influir de manera muy negativa en nuestro descanso nocturno. Son hábitos o elementos que nos rodean y a los que a veces no prestamos demasiada atención

El exceso de preocupaciones, el estrés, las bebidas estimulantes o los horarios variables son algunas de las cuestiones más frecuentes que influyen en el hecho de que, por la noche, nos cueste conciliar el sueño.

No obstante, en este artículo repasamos algunos motivos menos conocidos que también condicionan el descanso nocturno y que te van a sorprender.

Contaminación electromagnética

Hay un tipo de contaminación, invisible y silenciosa, que ya ha invadido por completo nuestros hogares y cada célula de nuestro cuerpo. Es la contaminación que generan todos los aparatos electromagnéticos que nos rodean. Incluso si nosotros decidiéramos eliminarlos por completo de nuestra rutina, del mismo modo nos afectarían los de nuestros vecinos.

Todos los aparatos que usamos cada día (ordenadores, televisiones, portátiles, teléfonos móviles, redes wifi, radios, tomas de corriente, etc.) emiten ondas electromagnéticas que afectan a nuestro sistema nervioso en mayor o menor medida, pero de una manera constante.

Nuestro consejo es, al menos, evitarlos en el dormitorio y desconectar durante la noche todos aquellos que no sean imprescindibles.

Por otro lado, evitaremos tener enchufes cerca de la cabeza.

Ver también: Cómo proteger la piel de la contaminación

Contaminación electromagnética

La habitación

Te acuestas, apagas la luz, cierras los ojos y parece que es indiferente el lugar donde estás, pero no es así. La habitación en la que duermes condiciona, y mucho, tu descanso nocturno.

El orden, la limpieza, el olor, la ventilación, los colores o el diseño son cuestiones fundamentales que afectan a nuestra cotidianeidad y que pueden influir en el insomnio. De hecho, el Feng Shui es una antigua filosofía china que se basa en el diseño consciente y armónico de los espacios (vivienda, trabajo, etc.) para que influya de manera positiva en las personas que los ocupan.

Partiendo de esta base te facilitamos algunos sencillos consejos:

  • Evita los colores agresivos en la habitación, como el rojo o el negro, y opta por los relajantes, como el blanco, el verde, el azul, el amarillo claro o el violeta.
  • Ventila la habitación a diario y mantenla ordenada y sin demasiados objetos a la vista.
  • Aromatiza el dormitorio con productos naturales relajantes, a base de lavanda o cítricos.
  • Evita que el dormitorio contenga elementos que te recuerden al trabajo o a otros temas que te ocasionen preocupaciones.
  • Incorpora alguna planta que purifique y renueve el aire como, por ejemplo, el potus.

Te recomendamos leer: 5 plantas de interior que podrían ser peligrosas

La habitación

La cena

Muchas personas han superado el insomnio cambiando solamente la cena. La clave está en cenar más ligero y más temprano, no más tarde de las 8, para que el organismo finalice la digestión antes de las 11 de la noche, hora en la que el cuerpo ya empieza su proceso de descanso y regeneración.

Es importante cambiar este hábito de manera gradual y consciente para evitar acostarnos con hambre o pensando en comida.

Para ello, deberemos redistribuir las cantidades de comida de manera diferente. Podemos desayunar más cantidad, ya que es posible que también tengamos más hambre al levantarnos, y tomar una merienda a media tarde a base de fruta o frutos secos para no tener tanta hambre en la cena.

Si nos es imposible cenar antes, o bien es el único momento de reunión familiar, al menos optaremos por platos de fácil digestión. Te hacemos algunas propuestas sencillas:

  • Gazpacho casero
  • Cremas de verduras
  • Sopa de cebolla y trigo sarraceno
  • Tortillas de verduras
  • Pescado a la plancha
  • Salteado de setas y espárragos
  • Ensalada de aguacate, tomate y berros
  • Berenjenas al horno rebozadas en avena
  • Crêpes de harina de garbanzo con rúcula, nueces y parmesano
La cena

Los biorritmos de tu cuerpo

Si consigues conciliar el sueño con facilidad, pero tu problema es que te despiertas siempre de madrugada, y a menudo a la misma hora, te recomendamos que tengas en cuenta los biorritmos que define la medicina tradicional china.

Según estos horarios, en cada franja trabaja un órgano diferente, por lo que deberemos observar a qué hora nos levantamos siempre para tener en cuenta sobre qué órgano deberemos trabajar para equilibrarlo:

  • De 11 de la noche a 1 de la madrugada: vesícula biliar
  • De 1 a 3 de la madrugada: hígado
  • De 3 a 5: pulmón
  • De 5 a 7: intestino

Estos cuatro órganos se regeneran durante la noche. Si nos despertamos sin motivo aparente deberemos plantearnos tomar algún suplemento natural para regular y mejorar su función.