Falafel (receta árabe)

Mariela Ibarra 3 marzo, 2015
Es importante que los garbanzos estén crudos e hidratados de la noche anterior ya que, de utilizar garbanzos precocinados, la receta perdería sabor e intensidad

El falafel es una de las preparaciones más consumidas en los países árabes y posiblemente, uno de sus elementos emblema en el resto del planeta cuando a gastronomía se refiere. El falafel es similar a una albóndiga, pero se encuentra elaborada por garbanzos o habas, aunque esto variará considerablemente, dependiendo del lugar de donde sea la receta. Suele venir en forma de croqueta, parecido a la carne de la hamburguesa o como una bolita frita en aceite de oliva y se acompaña con pan de pita y con semillas de sésamo.

Sin embargo, no tendrás que viajar hasta la india para probar este delicioso manjar, a continuación te dejamos una receta de falafel estándar (teniendo en cuenta que para la variedad existen los falafel), diviértete cocinándola y trae lo mejor del mundo árabe a tu mesa.

Ingredientes del falafel

  • Medio kilo de garbanzos
  • 3 cebollas finamente picadas
  • Una taza y media de perejil, de preferencia que esté bien fresco
  • 1 taza de cilantro 
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de comino molido
  • 1 taza de ralladura de pan, puede remplazarse con harina
  • 1 cucharada de bicarbonato o de levadura en polvo
  • Sal y pimienta
  • Aceite para freír

Preparación

garbanzos5

Si bien la preparación del falafel no es compleja, requiere que tengas en cuenta el tiempo de remojo que necesitan los garbanzos. Deberás haberlos puesto a remojar desde la noche anterior, sino estarán demasiado duros y no podrás realizar la receta, es precisamente por este motivo que muchos remplazan el garbanzo por lentejas.

Debes lavar muy bien los garbanzos, una vez los saques del agua en la que han estado en remojo y debes triturarlos por unos minutos en la licuadora, elimina el exceso de agua. Recuerda que debes triturar los garbanzos sin haberlos cocido previamente. Adiciónale la cebolla, las hierbas (cilantro y perejil), los dientes de ajo y tritúralos nuevamente junto con un vaso de agua fresca. Deja la licuadora encendida hasta que logres una masa con una textura espesa.

Deja reposar la mezcla por unos minutos para que los sabores se integren bien, añade un poco de sal, los demás condimentos (comino y pimienta) y el bicarbonato. Deja reposar nuevamente, pero esta vez durante veinte o treinta minutos.

Ahora empieza lo divertido,  pon a calentar una buena cantidad de aceite en una olla para freír y empieza a hacer bolitas del tamaño de una pelota de ping-pong y aplástalas de los costados para darle la forma del falafel. En caso de que la masa te haya quedado demasiado húmeda y no te permita manipularla, adiciónale la ralladura de pan o la harina, de esta forma podrás manejarlos sin ningún problema.

Introduce las bolitas en el aceite hirviendo, procura que el fuego esté a un nivel medio para que no salte al contacto con las bolas de masa, espera a que se doren y retíralas del fuego. Normalmente, si el aceite está bien caliente, tomarán entre siete u ocho minutos en estar listas.

Déjalas en una toalla de papel de cocina durante uno o dos minutos para que absorba el exceso de grasa. Sírvelo mientras esté caliente y acompáñalos con pan, frutos secos y salsa de yogur natural.

Consejos adicionales

yogurt

  • Los tiempos de reposo para esta receta son extremadamente importantes, pues estos le permitirán a los sabores integrarse bien y no competir los unos con los otros. 
  • El aceite debe estar muy caliente en el momento de adicionar las bolitas, pues de lo contrario acumularán demasiado aceite y se retrasará mucho el proceso de cocción. 
  • Los falafel tienen muchas variaciones, deberías arriesgarte y probar diferentes tipos. Sorprende a tus comensales sirviéndoles diferentes clases de falafel en una misma comida, quedarán encantados con esta maravillosa idea. 
  • Es recomendable que, al momento de freír, uses aceite de oliva, este es mucho más saludable. 
  • Otro ingrediente con el que puedes remplazar los garbanzos son las habas, le darán la misma consistencia, pero le aportarán un sabor muy diferente, aunque también delicioso. 
  • Para emplatar, toma un pan de pita y rellénalo con lechuga, tomate, setas e introduce dos o tres bolitas de falafel, adicionales alguna salsa oriental, las de mango son especialmente deliciosas, y prepárate para disfrutar de un delicioso plato hecho en casa.
Te puede gustar