Familias modernas: 5 características

Daniela Colmenares·
30 Junio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
11 Marzo, 2019
En este artículo descubrirás las características de las familias modernas y cómo convertir la tuya en una de ellas. Solo necesitas paciencia, amor y seguir las claves que te presentamos a continuación.

Las familias modernas de esta década han cambiado considerablemente. Lo que hace unos años se consideraba toda una revolución (mujeres trabajando, hombres dedicándose a las tareas del hogar, etc) hoy en día es algo bastante normal.

De la misma forma, cada generación va incorporando nuevos cambios y modificaciones. Las familias monoparentales, las formadas por personas del mismo sexo y las que eligen tener solo un hijo (o ninguno) son cada vez más comunes.

Profundicemos en ello.

Cambios históricos del concepto de familia

Probablemente, lo primero que pase por tu mente será la clásica estructura de padre y madre como autoridades principales. Sin embargo, a partir del siglo XX, el esquema de familia se ha ido modificando hasta dar como resultado las llamadas “familias modernas”, cuya características principales son la flexibilidad y la independencia.

Las familias tradicionales estaban basadas en un principio más sexista, en el que el hombre representaba al jefe de familia. Era quien aportaba el ingreso económico y tenía un rol definido, mientras el de la mujer era más pasivo y orientado principalmente a los cuidados. El género era lo que definía las actitudes y los comportamientos que debía tener cada miembro de la familia.

Los diversos cambios sociales han contribuido a que esas ideas y conceptos se flexibilizaran en cada tipo de familia.

Características de las familias modernas

Familia-divirtiendose-juntos
Una familia feliz es una familia equilibrada y unida en la que cada miembro sabe qué lugar ocupa y que rol desempeña.

Estas familias rompen esquemas y reglas a fin de defender la identidad de cada miembro ante las normas morales establecidas por la sociedad. Cada familia del siglo XXI es distinta, pero la mayoría comparten las siguientes características:

1. Fomentan la tolerancia

La tolerancia es el lema oficial de una familia moderna. Para mejorar la relación familiar, respetan y promueven las peculiaridades de cada uno de sus miembros. No obligan a sus hijos a encajar en un molde preestablecido por la sociedad.

Las familias modernas consideran que cada integrante posee talentos y aptitudes que contribuyen al crecimiento de todos y buscan actividades complementarias para desarrollarlas. En este tipo de familia es normal dividir las tareas y que los miembros se ayuden entre sí.

Sin embargo, el apoyo no se limita únicamente a los quehaceres del hogar. Si alguno de los miembros de la familia necesita ayuda en cualquier otro tema, la recibirá.

2. Predominan los vínculos afectivos

Familia-unida-positivo-para-lazos-afectivos
El esfuerzo por procurar situaciones y experiencias positivas en familia sirve para reafirmar los lazos afectivos.

La unión consanguínea pasa a un plano secundario, dándole prioridad a los lazos afectivos. En la actualidad, es normal ver familias constituidas por parejas con hijos fruto de relaciones anteriores. Estas personas mantienen una relación saludable y cordial con sus ex.

Los hijos suelen aceptar perfectamente a las nuevas parejas de sus padres. Así, se entiende que estas no reemplazan a ninguno de sus progenitores y que forman parte del núcleo familiar. También, encontramos padres del mismo sexo que han decidido adoptar y que construyen un hogar en el que se promueven valores como el respeto y la tolerancia.

Existen familias monoparentales, es decir, compuestas por un  solo progenitor y sus hijos. También, puede haber familias compuestas por hijos sin sus progenitores, rol que han asumido tíos, abuelos o primos.

Te puede interesar: Qué hacer para mantener a la familia unida

3. Los roles varían

Ya hablamos sobre la tolerancia y la diversidad en las familias modernas. Dichos valores permiten que se establezca una comunicación abierta a través de la cual se llega a consensos y negociaciones con respecto a las responsabilidades de la familia.

Las decisiones importantes se discuten en reuniones familiares debido a que el trabajo en equipo trae mejores resultados que la imposición de un modelo jerárquico. Ninguna decisión es tomada sin antes consultarla con cada miembro.

4. Conocen las nuevas tecnologías

Las-familias-modernas-son-tecnologicas
En cuanto a las nuevas tecnologías, conviene seguir el refrán “haz un buen uso, no un abuso”, educando en una utilización responsable de estos dispositivos.

Nos encontramos en una era digital. Las familias no pueden permanecer ajenas a la tecnología y sus avances. Por ello, las familias modernas utilizan con frecuencia los dispositivos electrónicos para mantener una comunicación inmediata entre sus miembros.

Sin embargo, es importante recalcar que el uso excesivo de las mismas puede disminuir el tiempo de calidad de la familia. Es necesario que los integrantes procuren tener una participación activa en el hogar, además de realizar actividades de inclusión y esparcimiento.

5. Son urbanas

Podemos encontrar familias modernas en cualquier lugar, pero es más común que habiten en ciudades. Esto se debe a la gentrificación y a la necesidad de vivir cerca de una ciudad (o dentro de ella) por motivos laborales.

Este fenómeno se debe a que sus miembros suelen enfocarse en alcanzar el éxito profesional, lo cual les impide dedicarse por completo a la vida familiar. Para evitar que el trabajo se convierta en su único norte, establecen horarios semanales para disfrutar del entorno familiar.

Lee también: 15 actividades para realizar en familia

La familia perfecta es la familia que se ama

No existe un manual para ser la familia perfecta. Las familias modernas pueden ser diversas: numerosas, pequeñas, monoparentales, etcétera; pero en cada una de ellas se fomenta el respeto y la tolerancia.

Son familias muy afectivas y persiguen el bienestar y la alegría de sus miembros. Por lo tanto, es el momento de adecuarse a la época actual y plantearse los nuevos valores con los que enseñar a nuestros hijos a ver el mundo.

  • Pietromonaco, P. R., Uchino, B., & Dunkel Schetter, C. (2013). Close relationship processes and health: implications of attachment theory for health and disease. Health psychology : official journal of the Division of Health Psychology, American Psychological Association, 32(5), 499-513. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3648864/
  • Reczek, C., & Zhang, Z. (2015). Parent-Child Relationships and Parent Psychological Distress: How Do Social Support, Strain, Dissatisfaction, and Equity Matter?. Research on aging, 38(7), 742-66. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5004250/
  • The Effect of Widowhood on Parent-Child Relationships in Korea: Do Parents’ Filial Expectations and Geographic Proximity to Children Matter? (2016). Ha JH, Yoon H, Lim YO, Heo SY. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26820717