Faringitis vírica, ¿cómo tratarla?

Edith Sánchez·
10 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Elisa Martin Cano al
10 Julio, 2020
La faringitis vírica es una inflamación causada por un virus. Se trata de una infección común, que en la mayoría de los casos no genera complicaciones y cuyos síntomas se resuelven en pocos días.
 

La faringitis vírica es la modalidad más común de esta enfermedad. Entre un 60 y un 80 % de las faringitis son causadas por un virus, pero aún así en muchos casos se tratan con antibióticos, lo cual es errado, ya que estos se deben emplear solo si el origen es bacteriano.

Lo habitual es que esta forma de la enfermedad se presente con mayor frecuencia durante las estaciones o los períodos fríos. Es una infección contagiosa, por lo que la mejor medida de prevención es evitar el contacto con alguien que ya esté enfermo.

¿Qué es la faringitis vírica?

La inflamación de la mucosa de la faringe que está causada por una infección viral es lo que se conoce como faringitis vírica. La faringe es una estructura anatómica en forma de tubo, que conecta la cavidad bucal con la laringe y el esófago. Se ubica en el cuello y en un adulto mide alrededor de 13 centímetros.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que la faringe se puede inflamar por diversas razones. A veces esto sucede porque hay una infección bacteriana o la presencia de un hongo. Además, hasta en el 30 % de los casos no hay ningún agente patógeno.

 

Por lo tanto, se denomina faringitis vírica solo a aquella que es ocasionada por un virus. El curso de esta enfermedad depende del tipo de virus que está implicado y del manejo de la patología. Solo en raros casos se presentan complicaciones.

¿Qué es la faringitis vírica?
La faringitis viral es la irritación de la mucosa de la faringe. Está causada por un virus y es altamente contagiosa.

No dejes de leer: Faringitis en bebés: ¿qué hacer?

Causas de la faringitis vírica 

Por lo general, la faringitis vírica aparece asociada a una infección viral. En otras palabras, es uno de los síntomas de otra enfermedad infecciosa. Cuando esta inflamación se manifiesta sin presencia de otra patología, se le denomina faringitis vírica inespecífica.

En este último caso, la enfermedad suele tener un inicio gradual y causa pocas afectaciones. Lo normal es que el cuadro se resuelva en dos o tres días. En los demás casos, los virus y las patologías asociados suelen ser los siguientes:

 
  • Adenovirus, enterovirus y rinovirus. Causan resfriado y faringitis.
  • Virus de la influenza. Provoca la influenza y, a veces, también genera faringitis.
  • Virus de herpes simple (HSV). En este caso la patología principal es el herpes simple.
  • Virus de Epstein-Barr. El virus de la mononucleosis infecciosa.
  • Virus de la inmunodeficiencia humana. Provoca síndrome retroviral agudo, el cual va acompañado de faringitis.

Identificar la enfermedad

El síntoma distintivo de esta enfermedad es el dolor de garganta. Además de este, hay otras manifestaciones que pueden presentarse con mayor o menor intensidad, dependiendo de cada persona. Por lo general, son las siguientes:

  • Sequedad en la garganta.
  • Dolor al tragar los alimentos, o incluso la saliva.
  • Inflamación de las amígdalas, también conocida como amigdalitis.
  • Fiebre no superior a los 38 ºC.
  • Dolor de cabeza.
  • Ganglios del cuello inflamados.
  • Sensación de cansancio o fatiga.

Los síntomas pueden variar, de acuerdo al tipo de virus que provoque la enfermedad. En la faringitis vírica aguda, la faringe se ve enrojecida y cubierta de moco; en la crónica, la mucosa está pálida, delgada y cubierta por un moco espeso.

 

El diagnóstico, por lo general, es clínico y se emite a partir del interrogatorio y la exploración física del paciente. En algunos pocos casos se ordenan exámenes tales como el cultivo faringoamigdalar, para descartar una faringitis bacteriana.

Identificar la faringitis
El dolor de garganta es la principal manifestación clínica de esta infección. Asimismo, pueden presentarse problemas para deglutir y fiebre.

También te puede interesar: Remedios naturales para la faringitis

¿Cómo tratarla?

No existe un tratamiento específico para la faringitis viral. A menudo, en estos casos se emplean remedios caseros, tales como gárgaras de agua tibia con sal. Consiste en diluir 3 gramos de sal en un vaso de agua tibia y hacer gargarismos tres veces al día.

También es conveniente beber mucha agua; esto ayuda a refrescar la garganta y también contribuye a que el organismo se depure de los virus. Lo mejor es tomar una dieta blanda, reposar y evitar los irritantes tales como el tabaco y los alimentos picantes.

 

Es muy importante abstenerse de tomar antibióticos si la faringitis es viral. Estos no van a ayudar en nada y, en cambio, la persona que los ingiere hace que las bacterias se vuelvan resistentes a esos fármacos.

Rara vez la faringitis presenta complicaciones. Sin embargo, hay evidencia de que los casos de faringoamigdalitis aguda se han vuelto más agresivos en los últimos años. Esta es una modalidad de faringitis que compromete a las amígdalas y también es ocasionada por virus en el 80 % de los casos.

 
  • Wilson A. Pharyngitis. Essential Infectious Disease Topics for Primary Care. 2008;15-24. doi:10.1007/978-1-60327-034-2_2
  • Wolford RW, Goyal A, Belgam Syed SY, et al. Pharyngitis. [Updated 2020 May 22]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK519550/
  • Boktor SW, Hafner JW. Influenza. [Updated 2020 May 26]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK459363/
  • Coco A, Kleinhans E. Prevalence of primary HIV infection in symptomatic ambulatory patients. Ann Fam Med. 2005;3(5):400-404. doi:10.1370/afm.376
  • van der Veen EL, Sanders EA, Videler WJ, van Staaij BK, van Benthem PP, Schilder AG. Optimal site for throat culture: tonsillar surface versus posterior pharyngeal wall. Eur Arch Otorhinolaryngol. 2006;263(8):750-753. doi:10.1007/s00405-006-0046-6
  • Satomura K, Kitamura T, Kawamura T, et al. Prevention of upper respiratory tract infections by gargling: a randomized trial. Am J Prev Med. 2005;29(4):302-307. doi:10.1016/j.amepre.2005.06.013