Fármaco para el alzhéimer podría utilizarse para regenerar los dientes naturalmente

Ángela Aragón · 11 febrero, 2017
Regenerar los dientes naturalmente nos permitirá mejorar nuestra digestión, gracias a que podremos masticar con fuerza y firmeza. Así, los alimentos llegarán en mejor estado para facilitar la síntesis de los mismos

Somos muchos los que estamos preocupados por el futuro de nuestra dentadura. Sabemos que, a pesar de nuestros esfuerzos, el paso del tiempo los deteriorará.

Por ello, los odontólogos se esfuerzan día a día para evitar que esto suceda. En este sentido, destaca un estudio que ha irrumpido para revolucionar el sector.

En el mismo, un grupo de investigadores ha encontrado la forma para recuperar la salud dental a través de un fármaco usado en el tratamiento del alzhéimer.

Hasta la fecha, los dentistas pueden reparar las piezas dentales. Encuentran la caries, limpian y rellenan la cavidad para que esta pueda volver a usarse sin dolor.

Sin embargo, los empastes y las endodoncias no siempre son eficaces.

En el primer caso, con los meses o años, se caen o vuelven a estropearse. Además, tanto aquí como en las endodoncias, siempre existe el riesgo de que se produzcan infecciones que nos obliguen a deshacernos del diente.

En este sentido, Paul T. Sharpe, el investigador principal del ensayo clínico, aporta una solución impensable hasta la fecha.

Se trata de la posibilidad de que la dentadura comience un ciclo por el que recupere su salud, sin la necesidad de las citadas manipulaciones.

Y, por supuesto, con un efecto mucho más duradero.

Células madre para regenerar los dientes naturalmente

El flujo contiene células madre

Nuestra dentadura consta de diferentes capas. La superior está formada de esmalte, mientras que en la inferior encontramos dentina. Sin embargo, en el centro se han detectado células madre.

En este caso, el dentista tiene un poder limitado para repararla, debido a que la dentina impide su tratamiento.

La razón está en que dicha sustancia imposibilita que los materiales usados en los empastes funcionen como es debido. Por tanto, cuando la caries llega aquí, estamos condenados a perder la pieza.

Sin embargo, este equipo experimentó con esponjas que contienen la molécula Tideglusib, presente en un fármaco para el alzhéimer.

Dichas esponjas son biodegradables y permiten que la dentina se regenere por sí misma.

Todo ello sin necesidad de recurrir a intervenciones tan agresivas como las que el común de los mortales tememos, cuando pensamos en asistir a la consulta de un odontólogo.

Esto lo convierte en el primer tratamiento para regenerar los dientes naturalmente.

Según el informe, el proceso se realiza en dos pasos.

En primer lugar, se arregla la capa del esmalte para facilitar la siguiente fase.

En la segunda fase se recurre a una mínima descarga eléctrica que impulsa los minerales del diente. Así, se consigue reparar la oquedad.

De este modo, en solo unas seis semanas el diente se recupera de forma natural. La esponja se derrite y el paciente apenas percibe la manipulación.

Lee también: síntomas de alzhéimer inicial

Adiós al miedo al dentista: en tres años la técnica estará en todos los centros

Sonrisa

El ensayo clínico ya ha sido testado en ratones. El éxito ha sido tal que se prevé que los humanos podamos disfrutar de este increíble avance en tres años.

El director se muestra optimista cuando afirma que “la sencillez de su enfoque lo hace ideal como un producto dental clínico para el tratamiento natural de grandes cavidades y restaurar la dentina“.

El motivo principal de tal optimismo reside en su origen. Al tratarse de un producto que ya se consume, es muy probable que la técnica supere todos los controles.

El medicamento ha probado ya que sus efectos secundarios están controlados, así como sus beneficios.

Visita este artículo: 9 remedios caseros para aliviar la sensibilidad dental

Se intuye que la introducción del procedimiento supondrá una mejora de la salud dental general.

Mucha gente retrasa sus revisiones porque temen la incomodidad de los tratamientos convencionales. Sin embargo, esto dejará de suceder cuando se imponga el uso del fármaco para el alzhéimer.

Las consecuencias de esta cuestión son múltiples y muy positivas.

Tener los dientes sanos influye en nuestra capacidad para masticar, lo cual no es baladí. Recordemos que la digestión comienza en este momento.

Así, la creatividad de estos científicos contribuirá no solo a que podamos presumir de sonrisa durante mucho tiempo.

Además, gozaremos de una metabolización más rápida y ágil.