Un fármaco que puede curar los daños de la radiación y parar el envejecimiento celular

Aunque aún se encuentra en una fase experimental, los resultados alcanzados hasta ahora en las pruebas realizadas demuestran que este fármaco podría combatir el envejecimiento celular, con todos los beneficios que ello conlleva

El envejecimiento celular y como superarlo ha sido una búsqueda centenaria de la ciencia. La respuesta podría estar muy cerca de hacerse realidad.

Los expertos aseguran que la capacidad de las células de reparar los daños en su ADN disminuye con la edad.

Cuando este ADN supera un nivel determinado de lesiones, la célula es incapaz de llevar a cabo su función correctamente.

Así se activa el proceso de muerte celular, o la división incontrolada de las células, que deriva en cáncer.

El control de las células y el envejecimiento celular

¿Cuál es la forma de conseguir que las células puedan volver reparar su ADN?

En este sentido se han llevado a cabo varios estudios científicos, entre otras cosas porque la respuesta podría tener la clave para el desarrollo de las ansiadas terapias antienvejecimiento.

Un estudio, llevado a cabo en 2014 muestra cómo un metabolito denominado ‘nicotinamida adenina dinucleótido’, localizado en todas las células del organismo, tiene un papel decisivo en la regulación de las interacciones proteínicas que controlan la reparación del ADN.

No obstante, hay más novedades en el estudio.

Se ha demostrado que al administrar un potenciador de este metabolito se puede mejorar la capacidad de las células para reparar los daños en su ADN por la exposición a la radiación o por el envejecimiento.

En pruebas hechas con ratones las células con más edad no se distinguían de las de los más jóvenes, tras una semana de tratamiento.

Estos datos ofrecen una información de mucho valor científico y están creando altas expectativas.

Para los investigadores este estudio es el que más lejos ha llegado en lo referente a combatir el envejecimiento celular.

Así, un fármaco antienvejecimiento que pueda comercializarse podría estar listo en un plazo de tres a cinco años.

¿Quieres conocer más? Lee: 3 jugos antioxidantes para combatir el envejecimiento prematuro

Diferentes utilidades

Diferentes utilidades

Los autores del estudio afirman que esta nueva terapia podría tener una utilidad definitiva en:

  • El tratamiento de distintas enfermedades asociadas al envejecimiento.
  • La infertilidad femenina.
  • Los efectos secundarios que se producen con la quimioterapia.

Otro posible beneficio ayudaría a los niños que sobreviven a un cáncer.

Una gran mayoría de ellos habrá desarrollado una enfermedad crónica al cumplir los 45 años.

Estas enfermedades podrían ir desde una patología cardiovascular a diabetes, alzhéimer o tipos de cáncer no relacionados con el tumor original.

Esto ocurre porque las células afectadas de estas personas que tuvieron cáncer padecen un envejecimiento acelerado que puede resultar devastador.

La NASA, interesada en el envejecimiento celular

Si las lesiones celulares pueden ser reparadas cuando la exposición a la radiación ha sido pequeña, otra cosa diferente es en el caso de una alta radiación.

Al abandonar la órbita terrestre y su campo electromagnético protector, los astronautas entran en un alto riesgo de radiación.

Aunque la misión sea corta, los astronautas experimentan un envejecimiento acelerado por su exposición a la radiación cósmica.

Esto da lugar, entre otros síntomas, a un debilitamiento muscular y una pérdida de memoria.

Si pensamos en misiones más ambiciosas, como viajar a Marte, los astronautas estarán más tiempo en el espacio y el riesgo de envejecimiento celular de la piel será mayor.

Estos viajeros cósmicos podrían sufrir muerte de hasta un 5% de todas sus células y tendrían una probabilidad mayor de acabar desarrollando cáncer.

Visita este artículo: Cómo usar el geranio para cuidar tu piel

También en vuelos cortos es peligrosa la radiación

Envejecimiento-prematuro

La radiación cósmica no es una amenaza que tengan que afrontar solo los astronautas.

Además, es un problema para aquellas personas que vuelan frecuentemente. En los viajes largos de avión nos exponemos a niveles de radiación similares a los de una radiografía de nuestro tórax.

El tratamiento con el fármaco capaz de revertir el envejecimiento celular también serviría para paliar los efectos que la radiación de los vuelos produce sobre el ADN de los pasajeros que viajan con más frecuencia.