Las fases de la respiración

28 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Elisa Martin Cano
La respiración es el proceso más esencial para el organismo humano. Aunque no siempre somos conscientes de ello, se desarrolla a través de distintas fases. ¿Las conoces? En este espacio las detallamos.

La respiración es un proceso fisiológico esencial del que muchas veces ni siquiera somos conscientes. Aún así, sin él la vida no sería posible. Aquí te contamos en qué consiste la respiración y cuáles son sus fases.

¿Qué es la respiración?

La respiración es un proceso fisiológico propio de los seres vivos. Mediante ella, intercambiamos gases con el medio ambiente. Se introduce en el organismo oxígeno, una sustancia necesaria para que todas las células del cuerpo puedan funcionar correctamente.

El oxígeno se intercambia por dióxido de carbono. Este gas es el resultante de procesos metabólicos que se llevan a cabo en el organismo. Las células utilizan oxígeno y, como resultado, producen dióxido de carbono. Si se encuentra en concentraciones elevadas en el cuerpo, resulta tóxico, por lo que se expulsa al exterior.

El proceso completo de la respiración se lleva a cabo de forma constante, consciente o inconscientemente. En el momento en el que dejásemos respirar por un tiempo no muy largo, nuestras células dejan de recibir oxígeno y paran de realizar su función, lo que al final produce la muerte de las mismas.

¿Qué es la respiración?
La respiración es una función vital que todos llevamos a cabo de manera consciente o inconsciente.

Te puede interesar: 9 beneficios emocionales de los ejercicios de respiración

¿Cuáles son sus fases?

Vamos a hacer dos clasificaciones. Una de ellas será la tradicional, que se basa en los fenómenos que ocurren y que podemos apreciar a simple vista en una persona. La otra, será la clasificación orgánica. Esta clasificará los procesos que ocurren a nivel celular durante la respiración.

Fases tradicionales de la respiración

Como ya hemos dicho, esta clasificación se hará en base a procesos que podemos observar a simple vista. Nos fijaremos, en este caso, en los movimientos y la actitud que realizan los músculos de nuestra caja torácica.

Inspiración

En esta fase, el aire entra desde el exterior al organismo. Lo hace a través de la nariz y la boca de la persona, pasando por la laringe y hasta llegar a los bronquios. Estos son la parte más distal de la vía respiratoria y se encuentran dentro de los pulmones.

En esta fase, los músculos del tórax se encuentran realizando un esfuerzo de distensión. Es la fase activa. Al distenderse estos músculos, la caja torácica se hace más grande, expandiéndose los pulmones. El diafragma desciende. La presión en los pulmones se hace menor que en el exterior, y el aire de fuera entrará sin problema.

Espiración

En esta fase se expulsa el dióxido de carbono al exterior. Este gas realiza el recorrido inverso al aire que entra. Desde los bronquios, atraviesa todo el árbol respiratorio hasta salir por la nariz o la boca. En este caso, lo que ocurre es que los músculos de la caja torácica vuelven a su postura relajada.

Al relajarse los músculos costales, la caja torácica se hace más pequeña, los pulmones se contraen y el diafragma vuelve a ascender. Así, la presión es mayor dentro del tórax que en el exterior y el aire tiende a salir. Es la fase pasiva de la respiración.

Quizá te interese: Respiración controlada: características y cómo realizarla

Fases orgánicas

Fases orgánicas de la respiración
Las fases orgánicas de la respiración hacen referencia a los procesos que ocurren a nivel celular durante la respiración.

Estas están basadas en fenómenos que ocurren a menor escala, en las células de nuestro organismo. A continuación, las detallamos.

Respiración externa

En ella se realiza intercambio de gases entre el ambiente y la persona. Como hemos dicho, el aire viaja desde la nariz a través de todo el árbol respiratorio hasta llegar a los bronquios. Los bronquios pulmonares terminan en una estructura llamada alvéolos.

Es en los alvéolos donde realmente se produce el intercambio de gases. A esta estructura llegan, por un lado, vasos sanguíneos con sangre llena de dióxido de carbono y pobre en oxígeno proveniente del resto del cuerpo. Por otro lado, llega el aire ambiente lleno de oxígeno.

Se realiza aquí el intercambio. La sangre, concretamente los glóbulos rojos, ceden el dióxido de carbono residual a los alvéolos y absorben de estos el oxígeno del exterior. Esta sangre oxigenada viajará al resto del organismo nutriendo a las células de todos los tejidos de oxígeno. El dióxido de carbono, como ya hemos comentado, será expulsado al ambiente.

Respiración interna

Consiste en el intercambio de gases entre los glóbulos rojos de la sangre y las células. La sangre que llega de los pulmones rica en oxígeno, cede este a las células por diferencia de concentración de este gas. Así, ocurre lo mismo con el dióxido de carbono.

Las células, que han producido dióxido de carbono con su metabolismo, son muy ricas en este gas. Igualmente, por diferencia de concentraciones de dióxido entre las células de los tejidos y los glóbulos rojos, este pasa a la sangre.

Esta sangre pobre en oxígeno y rica en dióxido viajará hasta el corazón, desde donde se bombeará a los pulmones para volver a oxigenarse y repetir el proceso.

  • Calais B, Traducción Supervisada Por José G, Marín L. ANATOMÍA PARA EL MOVIMIENTO-TOMO IV La respiración ® [Internet]. 2005 [cited 2020 Mar 22]. Available from: www.liebremarzo.com
  • Padilla Pérez J, Kowalchuk JM, Taylor AW, Paterson DH. Determinación de la cinética de la fase dos transitoria de la VO2 durante ejercicio de carga constante de intensidades moderada e intensa en hombres jóvenes. Vol. 74, Revista del Hospital Juárez de México. Medigraphic; 2007.
  •  Dipòsit Digital de la Universitat de Barcelona: Fisiología del aparato respiratorio [Internet]. [cited 2020 Mar 22]. Available from: http://diposit.ub.edu/dspace/handle/2445/108829