¿Qué es la fibrilación auricular?

Andrea Flores · 1 octubre, 2018
La fibrilación auricular es uno de los tipos de arritmia más frecuentes. Esta patología consiste en un ritmo desordenado del corazón.

La fibrilación auricular es un término médico que se refiere a un trastorno que altera las funciones del corazón. En él, el impulso eléctrico que coordina los movimientos de contracción y relajación de este órgano aparece alterado. Por tanto, las aurículas o cavidades superiores del corazón se contraen de forma irregular y anómala.

Asimismo, en función de las características de la enfermedad podemos distinguir entre dos tipos de fibrilación auricular:

  • Crónica. En este caso, la enfermedad aparece de forma continua y no desaparece por sí sola.
  • Paroxística. Se presenta en forma de episodios que se resuelven de forma espontánea.

Por norma general, se desarrolla en paciente mayores de 65 años. Sin embargo, también puede desarrollarse en sujetos en otro periodo de vida. Asimismo, afecta más al sexo masculino que al femenino. De cualquier forma, padecer esta enfermedad puede tener graves consecuencias en la salud del paciente.

Debido a la descoordinación entre las cavidades cardíacas, la sangre se almacena y puede llegar a coagularse. En tal caso el coágulo o trombo puede viajar por los vasos sanguíneos a otros órganos y alterar sus funciones.

También pueden acumularse en los vasos y obstruirlos por completo. Más tarde, se bloquea el riego sanguíneo a las áreas cercanas y se produce una isquemia. Sobre todo, se convierte en una alteración muy grave si llega hasta el cerebro.

En especial, los conductos que proporcionan riego sanguíneo al cerebro se encuentran muy cercanos al corazón. Por tanto, el émbolo puede alcanzar este órgano fácilmente. Así, puede producir un infarto cerebral o un ictus porque las neuronas no reciben los nutrientes necesarios para sobrevivir.

Por otra parte, el coágulo puede viajar hasta cualquier arteria del organismo. De esta manera, puede provocar daños en una gran variedad de órganos o estructuras del paciente.

Además, el bombeo anormal produce una arritmia (cambio en el ritmo cardíaco usual) en el individuo. Normalmente se producen taquicardias o aumento de la velocidad de los latidos.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la fibrilación auricular?

Por norma general, las personas que tienen esta patología padecen una serie de señales características. De esta manera, entre los síntomas más frecuentes de la fibrilación auricular podemos citar:

  • Cansancio, debilidad o fatiga general.
  • Sensación de mareo e incluso episodios con síncopes o desmayos. También es posible que el individuo se sienta confuso o desorientado tras esta alteración.
  • Molestias o dolor en el pecho. Normalmente se relaciona con la angina de pecho. Se trata de un trastorno en el cual el miocardio no posee la cantidad de oxígeno necesaria.
  • Dificultades para respirar con normalidad. Esta condición médica que el paciente presenta una menor tolerancia al ejercicio físico.
  • Palpitaciones en el pecho. Se trata de una sensación de latidos irregulares, fuertes e incómodos.

Descubre: Arritmias

¿Cuáles son las posibles causas de la fibrilación auricular?

Toma de ECG.

Actualmente, el equipo médico ha sido capaz de identificar ciertas condiciones médicas que pueden provocar este trastorno. Entre ellas podemos destacar, por ejemplo:

  • Enfermedades del corazón. Un ejemplo es la inflamación del pericardio o del músculo cardíaco. También incluimos el infarto de miocardio, las valvulopatías o haber recibido una intervención quirúrgica del corazón.
  • Tabaquismo y el consumo de alcohol o de otras sustancias tóxicas como las drogas.
  • Enfermedades que alteren el funcionamiento del sistema pulmonar. Por ejemplo, la EPOC.
  • Otras patologías como la apnea del sueño o el hipertiroidismo.

Quizá te interese: Síndrome del corazón roto: síntomas, causas y tratamiento

¿Cuál es el tratamiento contra la fibrilación auricular?

Una vez se ha realizado el diagnóstico de esta alteración, el equipo médico buscará las opciones de tratamiento más adecuadas. Por ejemplo, entre los métodos de terapia más utilizados actualmente encontramos:

  • Tratamiento de la enfermedad subyacente o que deriva en el trastorno.
  • Regular el ritmo cardíaco del paciente. Para ello, se lleva a cabo una técnica denominada cardioversión. Se practica en sujetos donde la arritmia sí puede ser revertida. Asimismo, podemos distinguir entre dos tipos de cardioversión:
    • Eléctrica. Utiliza descargas eléctricas para coordinar el corazón.
    • Farmacológica. Emplea medicamentos para mantener la velocidad de latido dentro de los parámetros normales. Reciben el nombre de medicamentos antiarrítmicos.
  • Administración de otro grupo de fármacos para controlar el ritmo cardíaco.
  • Uso de compuestos anticoagulantes para evitar la formación de trombos. De esta manera, se reduce el riesgo de infarto cerebral y daños en otros órganos.