La fibrinólisis, el proceso que evita la formación de trombos

27 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
El equilibrio entre coagulación y anticoagulación nos permite mantenernos vivos como seres humanos. En este equilibrio participa activamente la fibrinólisis, de la cual te hablaremos en el artículo.
 

La fibrinólisis es un proceso natural del cuerpo humano que se encarga de romper las redes que se forman por una molécula denominada fibrina. Estas redes son las que finalmente constituyen los trombos sanguíneos. Por lo tanto, la fibrinólisis evita la formación de trombos y, a consecuencia de ello, previene el desarrollo de ciertas patologías, como las isquemias.

Dependiendo de si el proceso es natural o es patológico, se pueden diferenciar dos tipo de fibrinólisis:

  • Primaria: es la descomposición natural de los coágulos sanguíneos debido a todos los mecanismos biológicos implicados.
  • Secundaria: es la descomposición de los trombos debido a un trastorno de salud, un medicamento u otra causa ajena. El resultado de este tipo de fibrinólisis suele ser un sangrado intenso.

¿Qué es un trombo y cómo se forma?

Un trombo es un coágulo de sangre que no se disuelve y permanece dentro del vaso sanguíneo en el que se ha formado. Este trombo, o parte del mismo, pude desprenderse del vaso y a viajar a través del torrente sanguíneo. Cuando esto ocurre, el trombo pasa a denominarse émbolo.

De este modo, se puede decir que los trombos son como una especie de tapón que se forma en un vaso sanguíneo. Al estar el vaso sanguíneo taponado, la sangre no puede circular correctamente y deja de abastecer a los órganos implicados y a los tejidos circundantes.

Por otro lado, es importante conocer el proceso de coagulación para poder entender la fibrinólisis, ya que se podría decir que es como el proceso inverso. En este sentido, en su estado natural, la sangre circula sin producirse coagulación y los procesos de coagulación y anticoagulación se encuentran en equilibrio.

 

En caso que se produzcan daños en un vaso, la lesión provoca una reacción en cadena que conduce a la formación de trombos con el fin de evitar un sangrado continuo. Aquí entran en juego diferentes moléculas como la trombina y la fibrina.

La misma coagulación hace que la molécula fibrina se transforme en fibrinógeno para formar una especie de malla estable. De esta forma, las células de la sangre quedan atrapadas en esta red sellando el daño vascular y evitando el sangrado continuo.

sangrado de nariz y coagulación
Cuando tenemos un sangrado, por ejemplo de nariz, el cuerpo pone en marcha mecanismos de coagulación para detenerlo

Lee también: Trombocitosis: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué es la fibrinólisis?

Como comentábamos, la fibrinólisis es el proceso contrario al explicado. Previene la formación de trombos, sobre todo en situaciones en la que no se deberían formar.

El sistema enzimático fibrinolítico es complementario del sistema de la coagulación, y funciona como un mecanismo que equilibra la formación, depósito y eliminación de fibrina. Esto es así para detener una coagulación descontrolada en los sistemas vascular y extravascular.

La plasmina es la enzima fundamental del sistema fibrinolítico, y la degradación de la fibrina por esta enzima constituye la base de la fibrinólisis y la trombólisis. La plasmina se encuentra normalmente en forma inactiva. Cuando se encuentra en este estado se le demonina plasminógeno. A su vez, este plasminógeno se puede encontrar en dos fases:

 
  • Libre en el plasma: cuando se encuentra en este estado, la activación y conversión a plasmina es muy lenta.
  • Asociado a fibrina: en esta situación, el plasminógeno resulta más selectivamente activado por la acción de otra molécula denominada activador tisular del plasminógeno.
coágulo antes de la fibrinólisis
Gracias a la fibrinólisis podemos controlar la formación de coágulos que impedirían nuestra vida

El activador tisular del plasminógeno es un proteína específica de las células de los tejidos de los vasos sanguíneos que tienen una gran afinidad por la fibrina. También existe otra vía de la activación de la fibrinólisis, aunque de menor intensidad, y es a través del activador del plasminógeno tipo urocinasa.

Existen una serie de medicamentos que son capaces de activar el sistema fibrinolítico y generar importantes cantidades de plasmina con el fin de disolver el trombo y restaurar la permeabilidad vascular.

Quizás también te interese leer: La coagulación, ¿en qué consiste este proceso?

El equilibrio de la coagulación

La hemostasia normal cosiste en un equilibrio entre acciones procoagulantes, que causan la producción de fibrina por efecto de las vías de la coagulación, y anticoagulantes. Las acciones anticoagulantes se ejercen a través de la fibrinólisis que destruye la fibrina. Es este equilibrio el que permite que nuestras vidas sigan adelante.

 
  • Ballantyne, C. M., Blumenthal, R. S., Foody, J. M., Wong, N. D., & Lilly, L. S. (2017). Hemostasia, trombosis, fibrinólisis y enfermedades cardiovasculares. In Braunwald. Tratado de cardiología. https://doi.org/10.1016/B978-84-9022-911-8/00099-8
  • Duboscq, C. (2017). El sistema plasminógeno plasmina. Hematología.
  • Nolasco, M., Salcedo, M., & Vázquez-Ortiz, G. (2007). Activación del Sistema Plasminógeno-Plasmina y el Papel de PAI-1 en Patologías Humanas. Revista de Cancerologia 2. https://doi.org/D02125\r10.1029/2010jd015128