Fibroma ovárico: causas, síntomas y tratamiento

Un fibroma ovárico está formado por un grupo de células de tejido sólido de color blanco o canelo que se unen y crecen cerca de los ovarios. Se les conoce también con el nombre de mioma y son benignos, lo cual implica que generalmente no es un tumor canceroso, aunque su crecimiento no es normal y en ocasiones puede provocar la torsión de los ovarios y sensaciones muy incómodas.

Causas del desarrollo del fibroma ovárico

Hay varios factores que se asocian con el crecimiento de fibromas ováricos, tales como sobrepeso, ciclo menstrual anterior a los 10 años o la nuliparidad (no experimentar el parto). Algunos estudios han demostrado que los tumores fibroides son más recurrentes en mujeres de raza negra que de raza blanca y que se desarrollan menos en mujeres que hacen mucho ejercicio aeróbico y tienen dietas bajas en grasas. La mayoría de los fibromas se desarrollan gradualmente, sin síntomas y sin causar problemas por lo que no suelen requerir tratamientos especiales. Se estima que cerca del 30% de las mujeres en edad reproductiva tiene miomas y la gran mayoría no muestra ningún tipo de síntomas o molestias. Los miomas aparecen con mayor frecuencia en la edad adulta de la mujer, entre los 30 y los 40 años. Otro factor asociado es la elevada producción natural de estrógenos, los cuales actúan como estimulante para su crecimiento. Actualmente los fibromas pueden ser detectados en edad temprana, en mujeres de unos 20 años. Estos tumores suelen ser pequeños, pero a veces alcanzan el tamaño de un melón. Se han dado casos en los que el tumor reduce su tamaño una vez la mujer alcanza la menopausia, y esto se debe a la baja producción de estrógenos.

Síntomas del fibroma ovárico

Dolor de espalda

Aunque la mayoría de las mujeres pueden desarrollar fibroma ovárico sin experimentar molestias, algunas viven con síntomas que van de moderados a fuertes: hinchazón abdominal, presión pélvica, sangrado fuerte durante y después de los períodos, dolor de espalda, micción frecuente y estreñimiento. Quienes desarrollan estos síntomas pueden apreciar un aumento y evolución de los mismos conforme el mioma se sigue desarrollando. Conforme la edad de la mujer avanza, los síntomas del fibroma ovárico disminuyen poco a poco.

Tratamiento para combatir los miomas

En los casos en los que estos síntomas se conviertan en un problema, se aplica un procedimiento quirúrgico ambulatorio, rápido y seguro llamado laparoscopia. En la cirugía laparoscópica, el cirujano hace unas pequeñas incisiones por las que introduce un tubo llamado trocar y a través de los trocares pasan instrumentos especializados y una cámara llamada laparoscopio. Lo normal es que el ovario permanezca intacto, pero a veces es necesario extraerlo. Aunque muchos de los tumores son inofensivos, puede llegar a ser peligroso debido al crecimiento continuo e incontrolado, y en este punto si se puede volver canceroso. Por tanto, una vez que a una mujer le ha sido diagnosticado un fibroma, debe acudir regularmente a un control médico.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar