Fibroma ovárico: causas, síntomas y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 18 diciembre, 2018
Aunque la mayoría de los fibromas son asintomáticos, los más frecuentes son el dolor pélvico o abdominal bajo. Es recomendable realizarse exámenes periódicos, ya que existe el riesgo de torsión y rotura

Un fibroma ovárico es un tumor benigno del estroma del cordón sexual. Representan el 4% de las neoplasias ováricas y, normalmente, aparecen durante la perimenopausia y la posmenopausia. Pueden producir ascitis y derrame pleural (síndrome de Meigs).

También se les conoce con el nombre de fibrotecoma o quistes ováricos y son benignos, lo cual implica que generalmente no es un tumor canceroso, aunque su crecimiento no es normal y en ocasiones puede provocar la torsión de los ovarios o rotura.

Causas del desarrollo del fibroma ovárico

Hay varios factores que se asocian con el crecimiento de fibromas ováricos, ciclo menstrual anterior a los 10 años o la nuliparidad. Además, también es fundamental prestar atención a los antecedentes familiares.

Algunos estudios han demostrado que los tumores fibroides son más recurrentes en mujeres de raza negra que de raza blanca. Además, se desarrollan menos en mujeres que hacen mucho ejercicio aeróbico y tienen dietas bajas en grasas.

El fibroma ovárico tiene muy baja frecuencia, apenas entre 1 y 4 % de todas las neoplasias benignas y la gran mayoría de las pacientes no muestra ningún tipo de síntomas o molestias, o pueden presentarse molestias abdominales y dolor. Los fibromas aparecen con mayor frecuencia en mujeres perimenopáusicas o posmenopáusicas.

El diagnóstico generalmente se realiza mediante ecografía que muestra una lesión ovárica sólida o, en algunas ocasiones, tumores mixtos con componentes sólidos y quísticos. También se puede emplear la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética.

Lee también: Fibromas uterinos: tipos, causas, riesgos y síntomas

Síntomas del fibroma ovárico

Dolor de espalda

Aunque la mayoría de los quistes de ovario benignos son asintomáticos, los síntomas más frecuentes son la presión o el dolor pélvico o abdominal bajo. También pueden aparecer:

  • Hinchazón abdominal
  • Presión pélvica
  • Sangrado fuerte durante y después de los períodos
  • Dolor de espalda
  • Micción frecuente
  • Estreñimiento

Complicaciones

Por lo general, la lesión se extirpa quirúrgicamente. Principalmente, existe la preocupación de que la lesión identificada en un paciente pueda ser cancerosa, pero también existe el riesgo de torsión y rotura.

  • Torsión ovárica: Puede aumentar su tamaño y hacer que el ovario se mueva, lo que aumenta la posibilidad de que se produzca una torsión dolorosa del ovario. Las pacientes pueden presentar dolor intenso en la pelvis, náuseas y vómitos.
  • Rotura: El riesgo de rotura es mayor cuanto más grande es el quiste. La rotura puede provocar dolor intenso y sangrado interno.

No te pierdas: 5 síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos

Tratamiento para eliminar los fibromas

Normalmente, la mayoría de los fibromas no requiere tratamiento por la ausencia de síntomas. Sin embargo, se recomienda realizarse exámenes periódicos, sobre todo para comprobar el tamaño o si empeoran los síntomas.

En los casos en los que estos síntomas se conviertan en un problema, se aplica un procedimiento quirúrgico ambulatorio, rápido y seguro llamado laparoscopia.

En la cirugía laparoscópica, el cirujano hace unas pequeñas incisiones por las que introduce un tubo llamado trocar y a través de los trocares pasan instrumentos especializados y una cámara llamada laparoscopio.

Lo normal es que el ovario permanezca intacto, pero a veces es necesario extraerlo. Aunque muchos son inofensivos, puede llegar a ser peligroso debido al crecimiento incontrolado y, entonces, sí puede volverse canceroso.

Por tanto, una vez que a la mujer le ha sido diagnosticado un fibroma, debe acudir regularmente a revisión.

  • Oh, S. N., Rha, S. E., Byun, J. Y., Lee, Y. J., Jung, S. E., Jung, C. K., & Kim, M. R. (2008). MRI features of ovarian fibromas: emphasis on their relationship to the ovary. Clinical Radiology. https://doi.org/10.1016/j.crad.2007.10.006

  • Bomze, E. J., & Kirshbaum, J. D. (1940). Fibroma of the ovary with ascites and hydrothorax. A clinical and pathologic study with report of two cases. American Journal of Obstetrics and Gynecology. https://doi.org/10.1016/S0002-9378(40)91313-8

  • Takeshita, T., Shima, H., Oishi, S., Machida, N., Yamazaki, K., Imamura, T., & Uchiyama, K. (2005). Ovarian fibroma (fibrothecoma) with extensive cystic degeneration: unusual MR imaging findings in two cases. Radiation Medicine. https://doi.org/10.1093/aje/kwt157