Fibromas uterinos: tipos, causas, riesgos y síntomas

15 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médico Maricela Jiménez López
Los fibromas uterinos son tumores benignos que, en muchos casos, pueden ser completamente asintomáticos. No obstante, si crecen de tamaño progresivamente puede que causen varios síntomas y molestias.
 

Los fibromas uterinos son tumores benignos que se desarrollan en el útero. Aunque muchos son pequeños y no causan síntomas, en algunas ocasiones, pueden adquirir mayores tamaños y causar dolor abdominal intenso, entre otros síntomas.

No se ha podido determinar la causa del crecimiento de estos tumores en el útero, sin embargo, se cree que los cambios hormonales pueden incidir en ello.

A continuación te comentaremos más acerca de los fibromas uterinos, desde sus tipos hasta su tratamiento.

Tipos de fibromas uterinos

  • Fibromas subserosos: se forman en el exterior del útero, en la membrana serosa, y pueden crecer lo suficiente como para que el vientre parezca más grande de un solo lado.
  • Miomas pediculados: se producen cuando los fibromas subserosos desarrollan un tallo, es decir, una base delgada que hace de sostén.
  • Miomas submucosos: se desarrollan en el mioetrio, el revestimiento interno del útero. No son muy comunes y suelen causar sangrados menstruales abundantes y problemas de fertilidad.
Fibromas

¿Qué causa los fibromas uterinos?

Realmente, no se tiene claro por qué se desarrollan los fibromas, pero pueden influir varios factores en su formación:

 
  • Hormonas: los ovarios producen hormonas, como el estrógeno y la progesterona. Ellas se encargan de que el revestimiento del útero se regenere durante cada ciclo menstrual y pueden llegar a estimular el crecimiento de los fibromas.
  • Historial familiar: los fibromas uterinos pueden darse hereditariamente. Si tu madre, abuela o incluso hermana tiene registros de haber sufrido esta condición, es posible que tú los desarrolles.
  • Embarazocuando estás embarazada, la producción de estrógeno y progesterona aumenta. Por eso es posible que durante el embarazo se desarrollen y crezcan rápidamente los fibromas uterinos.

Además del embarazo y los antecedentes familiares, las mujeres que sean mayores de 30 años, tengan ascendencia afroamericana o sufran sobrepeso tienen más probabilidades de sufrir fibromas uterinos.

Descubre: Lo que hay que saber sobre los miomas en el útero y embarazo

Posibles síntomas de fibromas uterinos

El dolor abdominal es uno de los síntomas de fibromas.

Los síntomas que podría presentar una paciente van a depender de la ubicación, del tamaño y el número de fibroma que tenga. Estos son algunos de los síntomas más comunes que podrían causar los fibromas uterinos:

  • Menstruación más duraderas.
  • Dolor en la pelvis o en la espalda.
  • Aumento de los cólicos menstruales.
  • Tener ganas de orinar con frecuencia.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Sangrado abundante entre o durante los períodos.
 
  • Presión, hinchazón o inflamación en la parte inferior del abdomen.

Nota: si el fibroma es muy pequeño, o si la mujer está pasando por la etapa de la menopausia, puede que produzca ningún síntoma. Por otra parte, los fibromas de este tipo pueden encogerse durante y después de la menopausia.

¿Cómo se diagnostican los fibromas uterinos?

Para confirmar el diagnóstico, el médico realiza una exploración ginecológica y también una ecografía pélvica. En relación a esto, los doctores Mutch y Biest agregan que también se le puede solicitar a las pacientes que se le realicen las siguientes pruebas de diagnóstico por imagen:

  • Ecografía transvaginal: se inserta un dispositivo que emplea ultrasonidos dentro de la vagina.
  • Sonografía con infusión de solución salina (histerosonografía): se realiza una ecografía después de infundir una pequeña cantidad de líquido dentro del útero a fin de delinear su interior.

Tratamiento de los fibromas uterinos

Los fibromas uterinos de tamaño pequeño y asintomáticos no suelen requerir tratamiento. Sin embargo, los de mayor tamaño que causan síntomas, sí lo requieren.

El tratamiento de los fibromas uterinos suele incluir medicamentos para disminuir su tamaño de y aliviar los síntomas. Cabe destacar que estos medicamentos pueden contribuir con el alivio de la paciente, pero no puede eliminar los fibromas como tal.

 

  • Medicamentos normalizar los niveles de estrógeno y progesteronaEsto, a la larga, detiene la menstruación abundante y reduce los fibromas.
  • Para controlar el sangrado y el dolor:
    • Dispositivos intrauterinos que liberan progestina.
    • Analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno.
    • Pastillas anticonceptivas.

Cirugía

Por otra parte, es posible que el médico considere recurrir a la cirugía si ve que la paciente tiene sangrados profusos y miomas que aumentan cada vez más de tamaño.

El tratamiento no solo se basa en la cantidad de miomas, su tamaño y los síntomas. También tiene en cuenta otros factores, como la edad y el estado de salud actual de la paciente. Otra opción puede ser la cirugía para extirpar los fibromas grandes o múltiples. Una miomectomía abdominal consiste en hacer una incisión en el abdomen para acceder al útero y retirar los fibromas uterinos.

Puede incluso realizarse una laparoscopía para reducir la cicatriz resultante. En caso de no haber otra opción, el médico puede realizar una extirpación del útero. En tal caso, debes saber que no podrás tener hijos en el futuro.

Procedimiento mínimo invasivo

  • La cirugía de ultrasonido forzado es un procedimiento en el que simplemente, la paciente se recuesta en una máquina de RM especial que permitirá ver su útero, a la vez que las ondas de alta energía sonoras se dirigen al fibroma para destruirlo.
  • Del mismo modo, la miólisis reduce los fibromas utilizando corriente eléctrica o láser, y la criomiolisis congela los fibromas.
  • El ablandado endometrial consiste en la inserción de un instrumento especial en el útero que destruye el revestimiento utilizando calor, corriente eléctrica, agua caliente o microondas.
 

Si bien es conveniente que vayas al médico de forma periódica para hacerte tus chequeos respectivos, es muy importante que acudas a tu ginecólogo si sospechas que puedes tener fibromas uterinos. 

  • Fernandez, H., Gervaise, A., & De Tayrac, R. (2002). Fibromas uterinos. EMC-Ginecología-Obstetricia38(2), 1-11.
  • Olvera-Maldonado, A. J., Martínez-Uribe, A., Rendón-Macías, M. E., & Sangines-Martínez, A. (2015). Tratamiento de los miomas uterinos con medroxiprogesterona en pacientes perimenopáusicas. Ginecologia y Obstetricia de Mexico83(1).
  • Rodríguez, A. M., Bravo, O. M., Ruiz, M. R., & Rodríguez, Y. A. (2012). Fibroma uterino y embarazo. Presentación de un caso. Gaceta Médica Espirituana14(1), 4.