Fibromas uterinos: tipos, causas, riesgos y síntomas

Brunilda Zuñiga 14 octubre, 2016
Aunque no tienen por qué resultar peligrosos, en el caso de presentar fibromas uterinos deberemos someternos a un control ginecológico para verificar que no cambian de tamaño, en cuyo caso habría que intervenir

Los fibromas uterinos son crecimientos anormales que se desarrollan en o sobre el útero.

En algunas ocasiones, estos tumores se vuelven bastante grandes y causan dolor abdominal intenso y abundancia en el período. Existen casos en los que no se causan ningún tipo de síntoma.  

Por lo general, los crecimientos de estos fibromas son benignos. Entre un 70% y un 80% de las mujeres en la edad de 50 años los tienen. Por este motivo es importante que conozcas todos los datos al respecto.

¿Qué tipos de fibromas uterinos existen?Cancer de utero

Fibromas subserosos

Estos se forman en el exterior de tu útero, en la membrana serosa. Pueden crecer lo suficiente como para que tu vientre parezca más grande de un lado.

Miomas pediculados

Cuando los tumores subserosos desarrollan un tallo (una base delgada que soporta el tumor), se convierten en miomas pediculados.

Miomas submucosos

Estos tipos de tumores se desarrollan en el revestimiento interno de tu útero (miometrio).

Si bien estos fibromas uterinos no suelen ser tan comunes como otros, cuando se presentan, puede causarte sangrados menstruales abundantes y problemas de fertilidad.

¿Qué causa los fibromas uterinos?

Realmente no se tiene claro por qué se desarrollan los fibromas, pero pueden influir varios factores en su formación:

  • Hormonas: Los ovarios producen hormonas, como el estrógeno y la progesterona. Ellas se encargan de que el revestimiento del útero se regenere durante cada ciclo menstrual y pueden llegar a estimular el crecimiento de los fibromas.
  • Historial familiar: Los fibromas uterinos pueden darse hereditariamente. Si tu madre, abuela o incluso hermana tiene registros de haber sufrido esta condición, es posible que tú los desarrolles.
  • El embarazo: Cuando estás embarazada, la producción de estrógeno y progesterona aumenta. Por eso es posible que durante el embarazo se desarrollen y crezcan rápidamente los fibromas uterinos.

¿Quién está en riesgo de desarrollar fibromas uterinos?

Además del embarazo y los antecedentes familiares, las mujeres que reúnan una o más de las siguientes condiciones tienen más probabilidad de desarrollar fibromas uterinos:

  • Ser mayor de 30 años.
  • Tener ascendencia afroamericana.
  • Padecer sobrepeso.

¿Qué síntomas podrían indicarme que tengo un fibroma uterino?

Ardor-al-orinar

Los síntomas que podrías presentar van a depender de la ubicación, del tamaño y el número de fibromas que tengas.

Si el fibroma es muy pequeño, o si estás pasando por la etapa de la menopausia, puede que no tengas ningún síntoma en absoluto.

Los fibromas pueden encogerse durante y después de la menopausia. Estos son algunos de los síntomas más comunes que podrían causar los fibromas:

  • Sangrado abundante entre o durante los períodos.
  • Dolor en la pelvis o en la espalda.
  • Aumento de los cólicos menstruales.
  • Orinar con frecuencia.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Mayor duración de la menstruación.
  • Presión, hinchazón o inflamación en la parte inferior del abdomen.

¿Cómo se diagnostican los fibromas uterinos?Cuándo debes visitar al ginecólogo

Si sospechas que puedes tener un fibroma uterino, acude a tu ginecólogo para que te realice un examen pélvico. Este se utiliza para comprobar la condición, el tamaño y la forma de tu útero.

En función de lo que tu ginecólogo detecte, es posible que necesite hacerte los siguientes análisis:

  • Ultrasonido: Este tipo de prueba utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para producir imágenes de tu útero en una pantalla. Esto permitirá a tu ginecólogo ver la estructura interna y determinar cualquier fibroma que presentes.

Otro tipo de ultrasonido, es la ecografía transvaginal. En esta se inserta el transductor de ultrasonido en la vagina, y proporciona imágenes más claras, puesto que está más cerca de tu útero durante el procedimiento.

  • Resonancia magnética (RM) pélvica: Esta es una prueba de imagen en profundidad, que reporduce imágenes de tu útero, ovarios y otros órganos pélvicos.

¿Cómo se pueden tratar los fibromas?

Es importante que sea tu médico quien desarrolle un plan de tratamiento basado en tu edad, tamaño de tu fibroma y tu salud en general. Puede incluso que recibas una combinación de tratamientos.

Medicamentos

Algunos medicamentos

Puede que necesites tomar medicamentos que regulen tus hormonas para normalizar tus niveles de estrógeno y progesterona.

Esto, a la larga, detiene la menstruación abundante y reduce los fibromas.

Por otro lado, hay opciones que controlan el sangrado y el dolor, pero no reducen los fibromas:

  • Dispositivos intrauterinos que liberan progestina.
  • Analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno.
  • Pastillas anticonceptivas.

Cirugía

Otra opción puede ser la cirugía para extirpar los fibromas grandes o múltiples. Una miomectomía abdominal consiste en hacer una incisión en el abdomen para acceder al útero y retirar los fibromas uterinos.

Puede incluso realizarse una laparoscopía para reducir la cicatriz resultante. En caso de no haber otra opción, tu médico puede realizarte una extirpación del útero. En tal caso no podrás tener hijos en el futuro.

Procedimiento mínimo invasivo

  • La cirugía de ultrasonido forzado es un procedimiento donde, simplemente, tienes que recostarte en una máquina de RM especial que permitirá a los médicos ver tu útero, a la vez que las ondas de alta energía sonoras se dirigen al fibroma para destruirlo.
  • Del mismo modo, la miólisis reduce los fibromas utilizando corriente eléctrica o láser, y la criomiolisis congela los fibromas.
  • El ablandado endometrial consiste en la inserción de un instrumento especial en el útero que destruye el revestimiento utilizando calor, corriente eléctrica, agua caliente o microondas.
Te puede gustar