Fibromialgia

La fibromialgia tiene una prevalencia de entre un 2 y un 5% de la población, especialmente en países como Italia, Alemania, Portugal y España. El principal grupo de riesgo son las mujeres, en quienes incide 10 veces más que en hombres.

La fibromialgia es un trastorno crónico que compromete la salud de los músculos y los tejidos blandos. Sus síntomas se consideran subjetivos, dado que no se pueden medir a través de pruebas. Debido a esto, sus causas exactas no están establecidas y, a su vez, es difícil de diagnosticar.

De hecho, debido a la falta de pruebas objetivas para explicar este trastorno, muchos profesionales de la salud lo han cuestionado. Si bien ahora es más aceptado entre la comunidad médica que antes, algunos médicos e investigadores dudan de su existencia.

No obstante, diversos estudios han facilitado la comprensión de la enfermedad, por lo que el estigma y la controversia han ido desapareciendo. Asimismo, esto ha sido clave para determinar que la combinación de algunos medicamentos con cambios en el estilo de vida es una forma efectiva de sobrellevarlo.

Preparando un plan de tratamiento para la fibromialgia

La fibromialgia es una de las enfermedades de carácter reumatológico que aparecen con más frecuencia en España. La mayoría de casos clínicos registrados son pacientes del sexo femenino, aunque también se han registrado casos de pacientes del sexo masculino. Actualmente,…

¿Qué debes saber sobre la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad crónica que, en la actualidad, afecta a miles de personas en todo el mundo. Aunque en muchos casos sus síntomas no son del todo visibles, lo cierto es que quienes tienen que lidiar contra estos…

¿Qué es la fibromialgia?

El síndrome de fibromialgia se caracteriza por causar dolor musculoesquelético generalizado, además de fatiga, problemas de sueño, áreas de sensibilidad y cambios bruscos en el estado de ánimo. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres y se trata de la segunda condición más común que afecta los huesos y los músculos.

Muchas veces los síntomas aparecen tras sufrir accidentes, infecciones, cirugías o estrés psicológico prolongado. Sin embargo, a veces las molestias van apareciendo y empeorando con el paso del tiempo sin un detonante claro.

De momento no hay una cura para esta enfermedad. El tratamiento está centrado en controlar o minimizar los síntomas. Por eso, a menudo se recomiendan fármacos para el dolor, terapias físicas, dietas y otros hábitos saludables.

La fibromialgia causa dolor musculoesquelético continuo en diferentes partes del cuerpo. Puede ser leve, pero su severidad puede aumentar cuando no se da un diagnóstico y tratamiento oportunos.

Causas

El mecanismo etiológico de la fibromialgia aún no se conoce con certeza; sin embargo, una de las hipótesis sugiere que la enfermedad se desarrolla debido a la manera en que el cerebro y la médula espinal procesan las señales de dolor de los nervios.

Esto quiere decir que se produce una mayor excitabilidad de las vías nociceptivas y sensitivas del sistema nervioso central, mejor llamada sensibilización central. Esta, a su vez, es la consecuencia de estímulos dolorosos repetitivos, lo cuál da lugar a una inhibición de la sensación de dolor a nivel medular.

No obstante, los años de investigación también lo han relacionado con:

  • Genética: cuando un miembro de la familia padece fibromialgia, su riesgo de desarrollarlo es mayor. Al parecer, ciertas mutaciones genéticas desempeñan un papel importante en esta condición. No obstante, dichos genes no han sido identificados.
  • Infecciones: algunas enfermedades parecen incidir en el desarrollo y evolución de esta enfermedad.
  • Traumas: las personas que atraviesan un trauma físico o psicológico pueden desarrollar fibromialgia. Muchos casos están relacionados con el trastorno de estrés postraumático.

Factores de riesgo

Además de las causas mencionadas anteriormente, hay otros factores que pueden aumentar el riesgo de padecer fibromialgia. Estos comprenden:

  • Sexo: las mujeres representan entre un 80 y 90% de los casos de fibromialgia.
  • Enfermedades: aunque no se trata de una forma de artritis, las enfermedades reumáticas, como el lupus o la artritis reumatoide, incrementan el riesgo.
  • Antecedentes familiares: hay más probabilidades de padecerlo si otros miembros de la familia lo tienen.
  • Sedentarismo: la inactividad física puede incidir en su desarrollo. Además, también influye en el aumento del dolor.

Prevalencia de la fibromialgia

La fibromialgia tiene una prevalencia de entre un 2 y un 5% de la población, especialmente en países como Italia, Alemania, Portugal y España. El grupo que tiene mayor riesgo es el de las mujeres, cuyo porcentaje es 10 veces mayor que el de los hombres. Asimismo, afecta con más frecuente a:

  • Personas con artritis reumatoide.
  • Pacientes con enfermedades autoinmunes.
  • Personas en un rango de edad comprendido entre los 20 y los 50 años de edad.

Síntomas de la fibromialgia

El síntoma característico de la fibromialgia es un dolor generalizado. Se describe como un dolor leve, molesto y constante que afecta muchas áreas del cuerpo. Además, dura al menos tres meses y se da en ambos lados del cuerpo. Otras manifestaciones clínicas de la fibromialgia son:

  • Agotamiento o fatiga
  • Dormir por largos periodos sin sentirse descansado
  • Trastornos del sueño, incluyendo insomnio, apnea del sueño y síndrome de las piernas inquietas
  • Espasmos o ardor muscular
  • Dificultades para alcanzar la concentración mental (fibroniebla)
  • Nerviosismo, ansiedad y depresión
Además del dolor generalizado, la fibromialgia provoca fatiga crónica, problemas de concentración y cambios en el estado de ánimo. De hecho, la enfermedad está relacionada con la ansiedad y depresión.

Es frecuente confundir la fibromialgia con otras afecciones como la osteoartritis, bursitis o tendinitis. Sin embargo, en lugar de afectar un área específica, el dolor y la rigidez se pueden percibir por todo el cuerpo.

Dado que puede coexistir con otras enfermedades, algunos pacientes también experimentan:

  • Dolor en el vientre, distensión abdominal, mareos, estreñimiento y diarrea (síndrome del intestino irritable)
  • Dolores de cabeza o migraña
  • Sequedad de boca, nariz y ojos
  • Sensibilidad al frío, al calor, a la luz o al sonido
  • Cistitis intersticial o síndrome de la vejiga dolorosa
  • Entumecimiento u hormigueo en la cara y extremidades

Diagnóstico

No existe una prueba específica para detectar la fibromialgia. Las nuevas pautas sugieren que se realice un diagnóstico si la persona experimenta un dolor generalizado continuo durante tres o más meses. Esto incluye, además, que el dolor no tiene otra causa identificable que pudiese explicarlo.

El médico puede solicitar pruebas de sangre para descartar otras posibles causas de dolor crónico. Estos exámenes ayudan a determinar, por ejemplo, los niveles hormonales y los signos de inflamación. Además, pueden comprender:

  • Hemograma completo
  • Velocidad de eritrosedimentación
  • Análisis de anticuerpos antipéptidos citrulinados cíclicos
  • Anticuerpos reumatoideos
  • Análisis de la función tiroidea

Tratamiento

No hay un tratamiento único para controlar todos los síntomas de la fibromialgia. En general, se recetan algunos medicamentos y se sugieren cambios en el estilo de vida. El objetivo es controlar el dolor y mejorar la calidad de vida en general.

Medicamentos

En función de los síntomas, el médico puede recetar analgésicos, antidepresivos, relajantes musculares y medicamentos para inducir al sueño. Los tres medicamentos aprobados específicamente para el dolor por fibromialgia son:

  • Duloxetina ( Cymbalta )
  • Milnacipran (Savella)
  • Pregabalina ( Lyrica )

Los analgésicos de venta libre, como el paracetamol, ibuprofeno y naproxeno sódico también pueden ayudar. Asimismo, el médico puede recetar un analgésico de venta con receta como el tramadol (Ultram). El uso de narcóticos está desaconsejado porque puede producir dependencia.

Los analgésicos desempeñan un papel importante en el alivio del dolor de la fibromialgia. Pueden ser de venta libre o recetados.

Terapias

Los pacientes con fibromialgia pueden disminuir la severidad de los síntomas gracias a los beneficios de algunas terapias. De hecho, estas a menudo se sugieren para complementar los efectos de los medicamentos. Las más frecuentes son:

  • Fisioterapia: incluye una serie de ejercicios para mejorar la fuerza, flexibilidad y resistencia de los músculos. Por sus beneficios, particularmente se recomiendan los ejercicios acuáticos.
  • Terapia ocupacional: pretende hacer ajustes en torno al trabajo o manera de realizar ciertas tareas. De este modo, puede disminuir el estrés del cuerpo.
  • Terapia psicológica: hablar con un psicólogo es determinante para aprender a adoptar estrategias para un buen manejo del estrés.

Estilo de vida

El ejercicio moderado regular es otra clave para disminuir el impacto de la fibromialgia. Además, estas actividades también ayudan a liberar endorfinas, que combaten el dolor y la sensación de desánimo. Las actividades recomendadas incluyen caminar, nadar, montar en bicicleta y ejercicios de relajación.

Otros hábitos que ayudan al control de los síntomas son:

  • Dormir bien
  • Dar un buen manejo al estrés
  • Adoptar una alimentación saludable, rica en frutas y verduras
  • Mantener un peso saludable

En el caso de la alimentación es importante considerar las necesidades nutricionales de cada persona; además, hay que tener en cuenta que ciertos alimentos pueden empeorar los síntomas. Por eso, es importante diseñar una dieta con ayuda de un médico o nutriólogo.

El ejercicio físico moderado puede ayudar a disminuir los síntomas físicos y psicológicos de la fibromialgia. Sin embargo, debe complementarse con una buena dieta.

Terapias alternativas

Las terapias alternativas se han utilizado desde la antigüedad como complemento para tratar muchas enfermedades. Sin embargo, su aplicación ha ganado más popularidad en los últimos años, especialmente entre las personas que padecen enfermedades crónicas.

Inclusive, algunas han sido aceptadas en la medicina convencional, ya que se ha demostrado que pueden disminuir síntomas como el estrés y el dolor de manera segura. A pesar de esto, se requieren más evidencias para apoyar su efectividad en todos los casos.

Estos tratamientos incluyen:

  • Acupuntura
  • Manipulación quiropráctica
  • Meditación, yoga y taichí
  • Terapia de masajes (masoterapia)

La fibromialgia es una enfermedad crónica que puede causar síntomas de por vida. Algunas personas experimentan períodos en los que su dolor y fatiga no son tan severos. A pesar de esto, es importante darle un tratamiento para que no interfiera en la calidad de vida.

Referencias:

  • Hegazi, M. O., & Micu, M. C. (2017). Fibromyalgia. In Comorbidity in Rheumatic Diseases. https://doi.org/10.1007/978-3-319-59963-2_11
  • Clauw, D. J. (2014). Fibromyalgia: A clinical review. JAMA – Journal of the American Medical Association. https://doi.org/10.1001/jama.2014.3266
  • Borchers, A. T., & Gershwin, M. E. (2015). Fibromyalgia: A Critical and Comprehensive Review. Clinical Reviews in Allergy and Immunology. https://doi.org/10.1007/s12016-015-8509-4
  • Roizenblatt, S., Neto, N. S. R., & Tufik, S. (2011). Sleep disorders and fibromyalgia. Current Pain and Headache Reports. https://doi.org/10.1007/s11916-011-0213-3
  • Wolfe, F., Walitt, B. T., Katz, R. S., & Häuser, W. (2014). Symptoms, the nature of fibromyalgia, and diagnostic and statistical manual 5 (DSM-5) defined mental illness in patients with rheumatoid arthritis and fibromyalgia. PLoS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0088740
  • Busch, A. J., Barber, K. A. R., Overend, T. J., Peloso, P. M. J., & Schachter, C. L. (2007). Exercise for treating fibromyalgia syndrome. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD003786.pub2
  • Deare, J. C., Zheng, Z., Xue, C. C. L., Liu, J. P., Shang, J., Scott, S. W., & Littlejohn, G. (2013). Acupuncture for treating fibromyalgia. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD007070.pub2
  • Staud, R. (2010). Pharmacological treatment of fibromyalgia syndrome: New developments. Drugs. https://doi.org/10.2165/11530950-000000000-00000
  • Wolfe, F., Clauw, D. J., Fitzcharles, M. A., Goldenberg, D. L., Häuser, W., Katz, R. S., … Winfield, J. B. (2011). Fibromyalgia criteria and severity scales for clinical and epidemiological studies: A modification of the ACR preliminary diagnostic criteria for fibromyalgia. Journal of Rheumatology. https://doi.org/10.3899/jrheum.100594