Fibrosis muscular: síntomas, tratamiento y causas

Edith Sánchez·
28 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Elisa Martin Cano al
02 Julio, 2020
La fibrosis muscular se cataloga como un proceso inflamatorio crónico, debido a la cicatrización deficiente en un músculo. El efecto de esto es una reducción de la movilidad y, con frecuencia, dolor en la zona afectada.

La fibrosis muscular es un tipo de daño en el músculo que limita los movimientos y, a veces, causa dolor. Por lo general, se presenta tras haber sufrido una rotura muscular o desgarro, aunque a veces existen otras causas.

Si tuviste un rompimiento de las fibras y, a pesar de que hayas seguido paso a paso los consejos del médico, sigues sintiendo molestias y no consigues recuperar el movimiento normal, es posible que hayas desarrollado una fibrosis muscular. Existen métodos diagnósticos para comprobarlo y te lo comentamos aquí.

¿Qué es la fibrosis muscular?

La fibrosis muscular es una condición que se presenta cuando el tejido fibroso de un músculo lesionado no se ha regenerado en forma adecuada. Ha pasado ya por el proceso de cicatrización, pero no logra volver a su condición normal. La persona que lo padece siente que la contracción y la relajación no son las adecuadas en esa zona.

Lo que sucede en la fibrosis muscular es que el tejido dañado es sustituido por una acumulación de fibras de colágeno. La cicatriz interna tiene una estructura desorganizada y es poco funcional, por lo mismo, el músculo no opera en forma normal.

En esta condición, el músculo se vuelve menos flexible y presenta menor aporte sanguíneo. Con frecuencia, también se adhiere a músculos cercanos e impide que la musculatura funcione como debería.

Otro nombre para la patología es granuloma cicatricial. Resulta claro, entonces, que el centro de la problemática es la deficiencia en la cicatrización. Cuando existen granulomas en el cuerpo, esos tejidos afectados reemplazan sus células normales por un cúmulo de sustancias inflamatorias y tejidos fibrosis que le quitan funcionalidad.

La fibrosis muscular puede producirse en cualquier sitio, pero es más frecuente en el músculo deltoides, que se halla a la altura del hombro. También en el crural, localizado en la parte anterior del fémur, y en los glúteos.

Fibrosis muscular en el hombro
El hombro es una de las localizaciones habituales de la fibrosis muscular

Sigue leyendo: Anatomía de los músculos de la espalda

Causas de la enfermedad

La principal causa de esta patología es la rotura de una fibra en algún músculo. Lo habitual es que esto ocurra tras un movimiento inadecuado. Es por ello que los deportistas y atletas están más expuestos al trastorno, debido a la exigencia que provocan en el sistema de locomoción

Hasta hace un tiempo, la prevalencia de anomalías en el proceso de cicatrización muscular era baja. En la actualidad, hay muchos más casos de esta patología, y uno de los factores se realaciona con el aumento en la aplicación de inyecciones intramusculares de antibióticos, ácido ascórbico y vitamina K.

Otras posibles causas de la fibrosis muscular son las siguientes:

  • Realización de cirugías: en las intervenciones quirúrgicas se corta la piel, pero también el músculo. Esto da lugar a una cicatriz, la cual incrementa el riesgo de la fibrosis, sobre todo si el paciente posee un hábito queloide.
  • Tendinitis crónica: la inflamación crónica de los tendones, así como pequeñas roturas en estos, pueden dar origen a la patología. Los tendones se relacionan en intimidad con los músculos, y el movimiento de uno altera la dinámica del otro.
  • Esguince de tobillo: si hay rotura de las fibras que rodean el tobillo, es posible que durante la curación aparezcan tejidos fibrosos anómalos cuando no se cumplen las prescripciones y la rehabilitación sugerida.
  • Envejecimiento: durante el proceso de envejecimiento, los músculos se deshidratan de manera gradual y se vuelven más fibrosos y duros. Movimientos que en la juventud son posibles y no derivan en lesiones, a mayor edad se dificultan y lastiman el tejido.

Síntomas y diagnóstico de la fibrosis muscular

El síntoma típico de la fibrosis muscular es una restricción progresiva del movimiento de contracción del músculo. Por ejemplo, aparece dificultad para flexionar la rodilla o mover el hombro, de acuerdo a la región anatómica afectada. Así mismo, es habitual que haya limitación al estiramiento, lo cual suele acompañarse de dolor en la zona, que a veces calma con el reposo.

 

Si hay sospecha de fibrosis muscular, el médico ordenará una ecografía del lugar o una resonancia magnética. El objetivo es visualizar el estado de las fibras musculares, y eso es imposible con la radiología convencional, ya que la misma solo devela partes duras del cuerpo humano.

En las imágenes obtenidas se apreciará la atrofia del músculo afectado, si es el caso. Del mismo modo, este presenta una baja intensidad de señal, lo cual indica que ha sido reemplazado por tejido de cicatriz.

Ecografía para el diagnóstico de fibrosis muscular
Las imágenes diagnósticas de elección para estos casos son la ecografía y la resonancia magnética

También te puede interesar: Cómo tratar un desgarro muscular

Tratamientos disponibles          

El tratamiento de la fibrosis muscular comienza con un trabajo de fisioterapia, el cual incluye masoterapia y ejercicios específicos. La masoterapia está basada en un masaje transverso profundo en la zona afectada y en la separación de los tabiques musculares para conseguir una recuperación controlada.

El objetivo es reducir las adherencias que tenga la cicatriz, así como la inflamación. Los ejercicios específicos o personalizados persiguen lo mismo. En ambos casos, se busca la recuperación del movimiento normal del músculo en el menor tiempo posible y sin estimular la formación de nuevas cicatrices.

Otra opción de tratamiento es la EPI o electrolisis percutánea ntratisular. En este sistema se trabaja con ondas acústicas que se transforman en ondas de choque, llevando energía hasta los puntos de dolor. Con ello se alivia la molestia y se favorece la regeneración del tejido.

Otra última alternativa es la diaterma, que trabaja con corrientes eléctricas de alta frecuencia. Estas elevan la temperatura de las partes más profundas del músculo y ayudan a regenerarlo y a disminuir el dolor.

No dejar pasar la fibrosis muscular

A mayor tiempo de espera en el tratamiento, peores las consecuencias de la fibrosis muscular. Un diagnóstico oportuno aumenta las posibilidades de una regeneración mejor de los tejidos a partir de las técnicas de rehabilitación.

Sobre todo si practicas un deporte con regularidad, los dolores o contracturas no pueden dejarse pasar. De su correcta recuperación depende que sigas disfrutando las actividades que te gustan

  • Burucker, A. V., Goncalves, M. S., Proboste, I. A., Mena, R. C., Poblete, D. F., Angulo, M. G., ... & Molina, P. C. (2018). ¿Podemos mejorar la cicatrización de un desgarro muscular masivo? Revista Chilena de Ortopedia y Traumatología, 59(01), 010-015.
  • Rosales, P. C. G., Guevara, J. G., & Ortega, I. A. Manejo de la tendinitis crónica del tibial posterior con tendoscopia: reporte de un caso. Tobillo y Pie, 168.
  • Pines, M., & Halevy, O. (2011). Halofuginone and muscular dystrophy. Histology and histopathology, Vol. 26, nº 1 (2011).
  • Dautin, F. "Cicatrices y masokinesiterapia." EMC-Kinesiterapia-Medicina Física 40.3 (2019): 1-16.
  • Muñoz Ch, Sara. "Lesiones musculares deportivas: Diagnóstico por imágenes." Revista chilena de radiología 8 (2002): 127-132.
  • Fuentes, Antonio Cisneros. "Inestabilidad lateral crónica del tobillo." Ortho-tips 12.1 (2016): 31-37.
  • Somoza, Emilio Manuel Zayas, Vilma Fundora Alvarez, and Sergio Santana Porbén. "Sobre las interrelaciones entre la sarcopenia, envejecimiento y nutrición." Revista Cubana de Alimentación y Nutrición 28.1 (2018): 25.
  • Serratrice, G. "Contracturas musculares." EMC-Kinesiterapia-Medicina Física 32.2 (2011): 1-11.
  • Durán, María Ángeles Cardero. "Lesiones musculares en el mundo del deporte.[Muscular injuries in the world of the sport]." E-balonmano. com: Revista de Ciencias del Deporte 4.1 (2008): 13-19.
  • Abat, F., et al. "Mecanismos moleculares de reparación mediante la técnica Electrólisis Percutánea Intratisular en la tendinosis rotuliana." Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología 58.4 (2014): 201-205.
  • Andrade Filho, José Herivelton Cardoso de, et al. "LA INFLUENCIA DE LA TERMOTERAPIA EN LA FLEXIBILIDAD DE LOS MÚSCULOS ISQUIOTIBIALES." Revista Brasileira de Medicina do Esporte 22.3 (2016): 227-230.