Fibrosis pulmonar: cómo se trata y cómo obtener alivio

Valeria Sabater· 8 febrero, 2020
Estas recomendaciones pueden ayudarte a mejorar la fibrosis pulmonar y complementar tu tratamiento médico, pero nunca deberás sustituir este ni realizar cambios sin consultar antes con el especialista.

La fibrosis pulmonar es una enfermedad que se produce cuando el tejido pulmonar se daña y se producen cicatrices. Suele afectar en mayor medida a personas que tienen entre 50 y 70 años. Es una patología seria que limita nuestro día a día en muchos aspectos.

El cansancio, agotamiento, dificultad para respirar, pérdida de peso sin causa aparente…  todos estos son síntomas de la fibrosis pulmonar. De ahí la necesidad de un temprana intervención con la que paliar su avance y permitirnos obtener, así, una adecuada calidad de vida.

A continuación, te aportamos una serie de recomendaciones naturales con las que acompañar tu tratamiento médico, siempre indispensable. Nunca está de más conocer cómo completarlo de un modo natural a través de una dieta adecuada, con unas indicaciones acertadas con las que permitirte sobrellevar más fácilmente esta enfermedad.

Causas de la fibrosis pulmonar

La fibrosis pulmonar surge cuando nuestros alvéolos, esos pequeños saquitos de los pulmones encargados de realizar en intercambio entre el aire respirado y la sangre, empiezan a volverse fibrosos y rígidoshasta formar una especie de cicatriz donde es difícil que cumplan ya su función.

Están inflamados y ello provoca que nos cueste respirar, que nos encontremos más cansados y con menos energía.

Fatiga

La curiosa realidad de esta enfermedad es que sus causas no están del todo claras, de ahí que se la llame también “fibrosis pulmonar idiopática”, tal y como señala este estudio, porque los expertos no han delimitado aún con certeza qué la origina.

Pero, aun así, existen algunos factores que pueden determinarla:

  • Exposición a determinados materiales: como gases, humo, plomo, latón, madera del pino, serrín, polvo de carbón, asbesto, radiaciones polvo de sílice, materia fecal de algunas aves y el humo de los cigarrillos. Incluso nuestros edredones y almohadones de plumas o plumón pueden originarla si somos sensibles a ellas y si la exposición es muy continuada en el tiempo.
  • Algunos medicamentos: como la bleomicina, la amiodarona, la quimioterapia…
  • Enfermedades: como el lupus, la artritis reumatoide.

Lee: Efectos de la quimioterapia en el organismo

Síntomas

  • Sentimos una clara debilidad al realizar cualquier esfuerzo.
  • Dificultad para respirar.
  • Tos persistente
  • Sonidos pulmonares.
  • Pérdida de peso sin causa aparente.
  • Hipocratismo digital (ensanchamiento y redondeo de la punta de los dedos).

Será, pues, nuestro médico quien tras un completo examen mediante radiografías, broncoscopias y pruebas de función pulmonar determinará el correcto diagnóstico y el posterior tratamiento.

Sin embargo, podemos complementar el tratamiento que nos dicte nuestro médico con uno natural que expondremos a continuación y que también podría ayudarnos en la fibrosis pulmonar.

Algunas recomendaciones para mejorar la fibrosis pulmonar

el-ajo-cuida-de-nuestra-salud
Se recomienda tomar un trozo pequeño de ajo en las mañanas, puesto que es muy saludable y nos ayudará a empezar del mejor modo nuestro día.

Los pequeños cambios que podamos hacer en nuestra dieta encaminados siempre a la búsqueda de nutrientes, a limpiar nuestro organismo, y a equilibrar el pH de nuestro nivel en sangre, nos van a ayudar a complementar la intervención médica, a ayudarnos en nuestro día a día y a estar más sanos. Aunque, por supuesto, estos cambios no aseguran una recuperación ni se equiparan a un tratamiento médico.

La voluntad y el deseo por mejorar son dos cualidades indispensables. No obstante, tenemos que señalar que en la dieta que te recomendamos son básicos los zumos y las frutas, que son beneficiosos en cualquier caso.

Estos zumos y frutas podrían ser de ayuda en la fibrosis pulmonar, aunque su eficacia no ha sido demostrada científicamente en el tratamiento de esta enfermedad. Con lo cual, lo mejor es consultar con el médicocuáles son las pautas que debemos seguir en casa.

  • Zanahorias: son antioxidantes, ricas en vitamina A, mejoran la circulación y contienen carotenoides. Es muy práctico por ejemplo hacernos un zumo licuando zanahoria y un poco de remolacha. La beberemos a sorbos sin colar.
  • Zumo de arándanos con piña: contiene poderosos antioxidantes. El pigmento azul del arándano, por ejemplo, contiene antocianina, perfecto para enfermedades de la circulación de la sangre.
  • Zumo de tomate: muy nutritivo y otro más de la familia de los antioxidantes. Contiene hierro, fósforo, vitaminas C, E, y A…

Descubre: Las frutas que ayudan a eliminar toxinas

¿Qué debo tener en cuenta?

Dulces con mucho azúcar (puedes sustituir tus dosis de azúcar por miel), leche de vaca, carnes rojas, embutidos, alcohol...

En la fibrosis pulmonar es imprescindible seguir las indicaciones del médico. Por supuesto, algunos hábitos como fumar habrán de ser erradicados al tener un diagnóstico de esta enfermedad.

Además, te recomendamos llevar una vida más relajada evitando situaciones de estrés. Para ello, puede ayudar hacer ejercicio físico y alguna actividad de relajación.

Por último, no nos olvidemos de contar con la opinión de un nutricionista para realizar cambios en nuestra dieta, sobre todo, si estamos perdiendo peso. Con todo, recordemos protegernos de las infecciones respiratorias que pueden empeorar el cuadro.

  • Fern, J., Garc, M., & Mar, F. (2005). Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Tratamiento de la fase estable. Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica(EPOC). Tratamiento de La Fase Estable, 1–11.
  • Gómez Carrera, L., & Álvarez-Sala Walther, R. (2016, February 5). Fibrosis pulmonar. Medicina Clinica146(3), 115–116. https://doi.org/10.1016/j.medcli.2015.06.002
  • Xaubet, A., Ancochea, J., & Molina-Molina, M. (2017, February 23). Fibrosis pulmonar idiopática. Medicina Clinica. Ediciones Doyma, S.L. https://doi.org/10.1016/j.medcli.2016.11.004