Fiebre del heno: 10 remedios para combatirla

Elena Martínez 23 diciembre, 2015
Podemos combinar varios remedios naturales para aliviar la rinitis alérigica. Si estamos tomando alguna medicación es fundamental que consultemos con el médico por si estas alternativas interfirieran con nuestro tratamiento

La fiebre del heno, también conocida como rinitis alérgica, es un trastorno causado por la reacción de nuestro organismo a elementos como el polen, el polvo, el frío, etc.

Afecta a la mucosa nasal y causa síntomas como estornudos, congestión, picores, secreciones o falta de olfato.

Descubre en este artículo 10 excelentes remedios naturales que te van a ayudar a prevenir y combatir la fiebre del heno para mejorar tu calidad de vida.

Combate la fiebre del heno

Los 10 remedios naturales que te presentamos a continuación son diferentes alternativas para combatir la fiebre del heno o rinitis alérgica. Combínalos durante todo el año y aumenta su consumo en los cambios de estación para notar sus increíbles beneficios.

No olvides leer: Remedios caseros que te pueden ser de gran utilidad para bajar la fiebre

1. Ortiga

Ortiga

Esta planta medicinal de propiedades depurativas tiene la capacidad de bloquear los efectos negativos de la histamina en todas aquellas personas alérgicas al polen. También frena la producción de mucosidad, facilita su eliminación y calma los ataques de tos.

Podemos tomar dos infusiones o sopas de ortiga al día, o bien consumirla en forma de cápsulas, extracto o como remedio homeopático.

2. Miel

Este alimento que nos regalan las abejas tiene numerosos beneficios para la salud y, además, es una alternativa ideal al azúcar, que es un producto muy perjudicial.

La miel de abeja contiene pequeñas cantidades de polen, las cuales permiten que nuestro organismo se vaya acostumbrando a él y se reduzca la reacción alérgica.

Recomendamos consumir miel ecológica, que está libre de sustancias tóxicas.

3. Té verde

Esta milagrosa bebida tiene tantos beneficios que todos deberíamos tomarnos un té verde cada día, por lo menos. En este caso, esta infusión impide la producción de histamina, de manera que reduce los síntomas de la fiebre del heno.

Podemos tomar dos tés verdes cada día, pero siempre separados de las comidas, para que no impidan la asimilación de otros nutrientes.

Té-verde

4. Regaliz

Al regaliz se lo conoce como la cortisona natural, gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Solamente debemos tener en cuenta que puede subir la tensión, por lo que no se recomienda a personas hipertensas.

Lo tomaremos en infusión o pastillas.

5. Cítricos

Naranjas

Las frutas cítricas como el limón, la naranja, el pomelo o la mandarina son ricas en vitamina C, que es un antihistamínico natural.

Recomendamos consumir cítricos ecológicos para poder usar también su peladura en jugos, batidos, infusiones, ensaladas, postres, etc.

6. Aloe vera

Esta planta es cada vez más conocida gracias a sus numerosas propiedades para la salud y la belleza. A nivel externo calma e hidrata la piel sin engrasarla, a la vez que cicatriza.

A nivel interno, desinflama y descongestiona la nariz tapada si lo usamos con un espray, mientras que si lo consumimos también nos ayuda a eliminar toxinas y mejorar la función intestinal.

Cuando el intestino está afectado o sobrecargado, esto repercute también en las vías respiratorias altas, por lo que es fundamental cuidar este órgano.

Debemos cultivarlo en casa o bien comprar las pencas de aloe. Usaremos su gelatina en jugos y batidos para disimular su textura y su sabor.

7. Kombucha

El kombucha es una bebida fermentada de manera natural con un hongo, limón y azúcar de caña. Este remedio nos ayuda a combatir la fiebre del heno, así como los problemas respiratorios en general y el estreñimiento.

La podemos elaborar en casa o comprar ya preparada. Es fundamental colarla bien para no consumir parte del hongo.

Kombucha

8. Cúrcuma 

Esta maravillosa especia es tan completa que podríamos decir que es un medicamento natural. Es antiinflamatoria, analgésica, antioxidante, digestiva… En este caso, facilita el bloqueo de inmunoglobulina E, de manera que ayuda a prevenir y calmar los síntomas de la reacción alérgica.

La podemos tomar en comprimidos o cápsulas, o bien incluir en pequeñas cantidades en todo tipo de guisos, sopas, cremas, batidos, pasta, arroz, etc. Su sabor no es muy fuerte y dará un apetitoso color a nuestras recetas.

¿Quieres conocer más? Lee: Limpia tus pulmones con un jarabe natural de jengibre y cúrcuma

9. Equinácea

equinacea

La equinácea es la mejor planta medicinal para fortalecer nuestro sistema inmunológico, el cual podemos decir que está debilitado cuando sufrimos una alergia de cualquier tipo. Sus propiedades antibióticas mejoran la respuesta del organismo ante estos agentes externos.

Es importante destacar que no podemos tomar equinácea de manera continuada durante más de tres meses, ya que deberíamos hacer descansos. También debemos consultar con nuestro médico si estamos tomando alguna medicación.

10. Eufrasia

La eufrasia es el remedio natural por excelencia para los ojos y todos los trastornos relacionados con ellos. En el caso de la fiebre del heno nos permite combatir las molestias oculares como son el enrojecimiento o el lagrimeo constante.

Podemos tomarla como remedio, usarla como colirio o bien combinar ambas opciones.

Te puede gustar