Fiebre neutropénica: causas y tratamientos

27 Octubre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La fiebre neutropénica es una condición muy grave y peligrosa para la salud. Afecta principalmente a las personas con deficiencias en su sistema inmunitario. En este artículo te vamos a contar cómo se diagnostica y se trata.
 

Para hablar de fiebre neutropénica tenemos que definir primer qué entendemos por fiebre y qué entendemos por neutropenia. Una vez establecidos esos conceptos se puede avanzar para comprender cómo se presenta el cuadro.

En cuanto a la fiebre, coloquialmente se le identifica como un aumento de la temperatura corporal por encima de lo que se considera normal. Las asociaciones médicas mundiales coinciden en que un individuo tiene fiebre cuando su temperatura es superior a treinta y ocho grados centígrados.

Hasta treinta y siete grados centígrados se puede establecer la temperatura corporal normal. Entre este valor y treinta ocho grados se conoce como febrícula, lo cual puede ser la anticipación de una fiebre.

Por otro lado, neutropenia es la disminución de la cantidad de glóbulos blancos denominados neutrófilos. También, las asociaciones médicas mundiales tienen un consenso sobre el valor que define la neutropenia, y es de menos de quinientos neutrófilos en un mililitro de sangre.

Por lo tanto, si se combina la temperatura elevada con un recuento muy bajo de neutrófilos, estamos ante fiebre neutropénica. Su gravedad reside en que la escasa cantidad de glóbulos blancos no permitiría combatir la causa de la fiebre.

Estos casos requieren una evaluación y diagnóstico inmediato. Con más razón sabiendo que la fiebre neutropénica se instala sobre pacientes inmunsuprimidos y oncológicos.

La urgencia del caso es para evitar que la fiebre neutropénica se convierta en sepsis. Una sepsis es una infección que se distribuye por la sangre alcanzando diferentes órganos al mismo tiempo. Se trata de un cuadro clínico gravísimo que debe ser hospitalizado y tratado con antibióticos potentes.

 

¿Quién puede tener fiebre neutropénica?

¿Quién puede tener fiebre neutropénica?
Los pacientes que tienen su sistema inmunitario comprometido tienden a ser más susceptibles al desarrollo de la fiebre neutropénica.

Con frecuencia, la fiebre neutropénica afecta a personas que padecen enfermedades donde su sistema inmune está comprometido. El ejemplo primordial de estos casos es con las patologías oncológicas de la sangre y de la médula ósea.

Las enfermedades oncohematológicas como la leucemia son causantes de la disminución real de neutrófilos en el organismo de quien la padece. En ese contexto, las infecciones se hacen más frecuentes, y con ello la fiebre neutropénica.

A veces, no es precisamente una patología oncológica originada en la médula ósea quien causa la neutropenia, sino un tumor de otro órgano. Si ese tumor de diferente origen produce ciertas sustancias tóxicas, las mismas pueden afectar la formación de glóbulos blancos de la médula ósea.

También el tratamiento para ciertos cánceres es causal de neutropenia. La quimioterapia que se realiza con fármacos como el cisplatino o el docetaxel, entre otros, tienen como efecto adverso la destrucción de la médula ósea.

Es así que, en el contexto de un tratamiento quimioterápico, puede hacerse presente la fiebre neutropénica. Más allá del monitoreo frecuente que reciben estos pacientes en quimioterapia, se trata de un efecto adverso difícil de evitar.

 

Existen fármacos que se emplean como adyuvantes de la quimioterapia para sostener la producción de glóbulos blancos.

Una situación particular de fiebre neutropénica se puede dar en niños que no padecen patologías oncológicas. En estos casos atípicos el proceso es inverso, ya que es una infección la que genera que disminuyan los neutrófilos, y no una baja de neutrófilos lo que provoca la infección.

Sigue leyendo: 10 síntomas de leucemia que se suelen pasar por alto

¿Cómo se clasifican los pacientes?

La ciencia médica tuvo que desarrollar un mecanismo para clasificar a los pacientes con fiebre neutropénica y poder establecer su riesgo. Lo que más se utiliza es una tabla de puntaje que se denomina MASCC.

A través del MASCC, el médico puede asignar puntos a ciertas condiciones del paciente para determinar si es de bajo riesgo o alto riesgo. En la tabla MASCC un puntaje mayor a 21 indica bajo riesgo y el pronóstico es mucho mejor a futuro.

Hombre con fiebre
Los pacientes con fiebre neutropénica que están en alto riesgo son aquellos cuya temperatura elevada se mantiene por más de 7 días. Además, también presentan una disminución significativa en sus neutrófilos.

En líneas generales, un paciente con fiebre neutropénica está en riesgo elevado cuando lleva más de siete días de temperatura elevada y sus neutrófilos son menos de cien por mililitro. Esto empeora aún más si se añaden:

 
  • Cuadros respiratorios como la neumonía
  • Síntomas neurológicos
  • Hipotensión arterial

Un paciente de alto riesgo, ya sea por la escala MASCC o por el estado general, debe ser hospitalizado. Una vez en internación, se le inicia tratamiento antibiótico inmediato, sin demoras.

En los pacientes de bajo riesgo es posible plantear un tratamiento ambulatorio. Es decir que no necesariamente deben internarse. Podrían tomar los antibióticos por vía oral con controles regulares y manteniendo abierta la puerta para una internación.

Sigue descubriendo: Los antibióticos de amplio espectro: funciones y resistencias

Tratamiento de la fiebre neutropénica

El tratamiento de la fiebre neutropénica es antibiótico principalmente. Al principio se opta por ciertos esquemas de fármacos establecidos por consenso hasta saber específicamente qué microorganismo está causando la infección de base.

Esta modalidad se conoce como tratamiento empírico; es un tratamiento de amplio espectro sin tener confirmación del origen de la infección. Para ello hay opciones: tratar con un solo antibiótico o con dos al mismo tiempo.

El tratamiento antibiótico culmina cuando el paciente ha pasado cuarenta y ocho horas sin fiebre y ha recuperado glóbulos blancos. Regularmente se le realizan cultivos de microorganismos hasta que los mismos sean negativos para confirmar el efecto del antibiótico.

Recuerda que si tienes alguna condición que compromete tu sistema inmune, la presencia de fiebre requiere consulta inmediata. No debe demorarse la atención médica ni el inicio del tratamiento. La fiebre neutropénica tiene un elevado riesgo vital.

 
  • Sanchez-Muñoz A, García-Carbonero R, Cortés-Funes H, Paz-Ares L. Envolving treatment of fever and neutropenia in cancer patients. Rev Oncol 2002; 4: 297-307.
  • Alison G. Freifeld, Eric J. Bow, Kent A. Sepkowitz, Michael J. Boeckh,James I. Ito, Craig A. Mullen, Issam I. Raad,Kenneth V. Rolston, Jo-Anne H. Young, and John R. Wingard. Clinical Practice Guideline for the Use of Antimicrobial Agents in Neutropenic Patientswith Cancer: 2010 Update by the Infectious. Diseases Society of America. Clinical Infectious Diseases 2011;52(4):e56–e93.