Receta para preparar filete de pollo gratinado con setas

David Sanchez · 24 abril, 2018
Las propiedades nutricionales de sus ingredientes hace de la receta del pollo gratinado con setas sea un excelente plato con el que contribuir a una dieta equilibrada.

Un plato de filete de pollo gratinado con setas es una opción perfecta para cualquier comida o cena. Debido a lo espesa que es su salsa, puede resultar algo pesado para digerir. Por tanto, no es el más recomendable para una dieta blanda. Sin embargo, las propiedades nutricionales del pollo y de las setas hacen que sea una buena opción para una dieta equilibrada.

Ingredientes

Para preparar 4 raciones de esta receta de filete de pollo gratinado con setas, necesitaremos estos ingredientes:

  • 1/2 cebolla (30 g)
  • 2 dientes de ajo (6 g)
  • 1 taza de leche (240 ml)
  • 4 pechugas de pollo (600 g)
  • 6 o 10 champiñones (150 g)
  • 1/2 taza de nueces troceadas (70 g)
  • 1/2 taza de nata para cocinar (120 ml)
  • 2 cucharadas de polvo para preparar sopa de champiñones (10 g)
  • Pimienta negra

También puedes leer: Solomillo con salsa de setas y patatas.

Preparación del filete de pollo gratinado con setas

Limpieza de los champiñones

Recetas con champiñones.

En primer lugar, utilizar champiñones frescos aportará a nuestro plato un sabor mucho más agradable. Además, le dará un toque casero muy especial. Sin embargo, tiene un inconveniente: hay que limpiar los champiñones adecuadamente antes de cocinarlos.

Como la de todas las setas, la masa de los champiñones es bastante delicada. Por eso, lo mejor será no ponerlos directamente bajo el chorro de agua. Esto puede hacer que pierdan parte de su textura característica. Lo más recomendable es, entonces, cortarles el tallo y echarlos en un cuenco con agua.

Removeremos los champiñones dentro del cuenco. Y, a continuación, los dejaremos en un colador durante unos minutos. Una vez se hayan secado ligeramente, los frotamos con un cepillo de dientes limpio y húmedo. Los repasaremos con delicadeza uno a uno para eliminar toda la suciedad. Al final, los volveremos a sumergir en agua.

Los escurrimos una vez más para poder eliminar todo el agua y los cortaremos en forma de láminas. Sobre estas rodajas echaremos un chorrito de limón para evitar que se pongan negros. Ya están listos para cocinar.

La limpieza de los champiñones es algo tediosa, pero no lleva tanto tiempo como parece. Además, aportará a la receta un sabor y una textura mucho más especial que si empleamos champiñones en conserva ya preparadas.

Preparación de las setas y la salsa

Receta con champiñones.

Para continuar, mezclaremos el polvo para salsa de setas con la leche. Removeremos para conseguir una mezcla homogénea. Por otro lado, en una cazuela, calentaremos a fuego muy suave la nata para cocinar.

En el momento en que comience a humear, vertemos la leche y removemos todo hasta que se vuelva a calentar bien, sin que llegar a hervir. En ese momento, apagaremos el fuego y reservaremos la salsa. Luego, cortamos la cebolla en pedacitos y los dientes de ajo en pequeños trozos.

En una sartén con aceite de oliva, saltearemos estos ingredientes durante unos pocos minutos, justo hasta que la cebolla comience a dorarse. Entonces, añadimos la pimienta negra (al gusto) y seguimos salteando la mezcla durante unos 3 minutos más.

Llegados a ese punto, bajamos el fuego al mínimo y echamos los champiñones previamente cortados en láminas. Dejaremos que se cocinen durante alrededor de 10 minutos. A continuación, vertemos la mezcla de leche y nata, y seguimos removiendo toda la mezcla con el fuego al mínimo.

Finalmente, añadimos a la sartén las pechugas de pollo y la taparemos para que todo se cocine durante 2 minutos aproximadamente. Las pechugas absorberán el sabor de la salsa, las setas y la cebolla, pero quedarán ligeramente crudas.

Después, colocamos toda la mezcla en un molde de horno. Y, sobre ella, espolvoreamos las nueces troceadas. Con el horno precalentado a 180 ºC, hornearemos todo durante unos 15 minutos o 20 minutos. Podremos controlar el punto de cocción según se vaya dorando la parte superior y se vaya gratinando la capa de frutos secos.

Con setas en conserva

Si necesitaras ahorrar tiempo en la preparación de esta receta, puedes utilizar setas en conserva. De esta forma, evitarás tener que limpiar uno a uno los champiñones. Bastará con abrir la lata de setas y cortar los champiñones en láminas, si es que ya no vinieran laminados. Después, los añadiremos a la sartén en el mismo punto que en el método de preparación anterior. Esta opción facilitará la preparación del plato pero le restará algo de encanto, puesto que su sabor no es el mismo.

Cualquiera sea la opción que hayas elegido para preparar esta receta, disfruta de tu filete de pollo gratinado con setas. Podrías acompañarlo con una sabrosa guarnición de arroz o algún puré de hortalizas (zanahorias, patatas, batatas, etc.). Quedarán muy bien.