Cómo hacer un filtro purificador de agua casero

La arena y la grava son elementos indispensables para filtrar y purificar el agua. De esta forma conseguimos depurarla de forma completamente natural sin tener que recurrir a químicos

La contaminación del agua se ha vuelto un tema cada vez más serio. De ahí la importancia de utilizar un filtro purificador.

Esto viene padeciendo desde hace muchos años, y por eso comenzó la invención de filtros purificadores de agua, para poder así eliminar los agentes externos del agua (incluyendo las bacterias).

Hoy en día es sumamente común contar con un filtro industrial en casa. Sin embargo, en zonas rurales, bosques o campos, tener acceso a agua limpia es muy difícil.

Este fue otro de los motivos por los que se empezaron a popularizar los filtros purificadores de agua caseros, que funcionan a base de arena o de grava.

La arena o la grava simulan el proceso de filtración natural, parecida al de un manantial, y dan como resultado un agua limpia, de buen sabor y libre de bacterias y enfermedades como el cólera.

Si te encuentras en un caso de emergencia y necesitas de agua potable, sigue estos consejos y aprende a cómo hacer un filtro purificador de agua en tu propia casa.

Filtro purificador de agua

Agua

La mayoría de estos filtros son realmente improvisados, ya sea en botellas de gaseosas o de agua.

Sin embargo, existe una lista de materiales que son indispensables para conseguir un buen resultado.

Materiales

  • Botella o recipiente de plástico
  • Arena
  • Grava
  • Carbón activado
  • Piedras pequeñas y medianas

Construcción del filtro

  • Lo primero que debes hacer es lavar la botella muy bien, con agua y jabón neutro, y secarla.
  • Si tu recipiente de plástico es cerrado, deberás realizarle un agujero de unos 3 centímetros de diámetro en la base.

Si empleaste alguna botella de gaseosa o de agua, basta con realizar el filtro a la inversa.

  • Coloca otro contenedor debajo de la abertura. Este será el responsable de recolectar toda el agua ya purificada.
  • El armado del filtro consiste en colocar capas de los materiales. Estas deben ser firmes y compactas para evitar la mezcla entre ellas y así una mala filtración.
  • Los materiales deben distribuirse por grosores y en el orden siguiente:
    • 25 cm de piedras medianas
    • 15 cm de piedras pequeñas
    • 3 cm de grava
    • 3 cm de carbón
    • 2 cm de grava
    • 6 cm de arena muy fina
    • 6 cm de grava
    • 15 cm de piedras pequeñas

Es importante que de todos estos componentes del filtro no olvides el carbón. Este será el responsable de matar las bacterias y microorganismos que se encuentren en el agua.

Lo más recomendable es emplear carbón activo en el filtro, ya que es más poroso y, por lo tanto, más efectivo para la absorción del filtro.

Si no consigues este carbón puedes usarlo desmenuzado. Aunque su absorción es un poco más lenta es igual de efectiva.

Te recomendamos leer: Descubre por qué deberías beber agua tibia en ayunas

¿Cómo funciona el filtro?

vaso-de-agua-con-tormenta

Luego de tener el mecanismo de filtración queda la parte más sencilla de todo el proceso. Este filtro funciona vertiendo el agua por la abertura superior de la botella o recipiente.

Luego de esto deberás esperar que el agua pase por cada una de las capas para llegar al contenedor externo transparente y limpia.

¿Se puede tomar así?

Sí. El agua recogida es totalmente potable y limpia. Puedes tomarla propiamente, enfriarla, usarla para cocinar o lo que desees.

Ver también: 4 razones para beber agua tibia en lugar de fría

Beneficios de tener un filtro purificador

Beber agua antes de la comidas

La presencia de un filtro que se encargue de purificar el agua no solo es indispensable en sitios rurales, sino también en nuestros hogares.

Es común ver que en las ciudades el agua del grifo es apta para el consumo. Sin embargo, esta agua es tratada en su mayoría con cloro y otros agentes químicos que matan las bacterias y la limpian mas no de manera natural.

Estos químicos, si se consumen en exceso, pueden llegar a ser nocivos para la salud y causar graves malestares.

  • El filtro de arena o grava, ya sea casero o industrial, es la manera más natural de filtrar el agua, puesto que este es el proceso de filtración que ocurre en la naturaleza.
  • No agregas ningún químico al agua.
  • Este filtro es biodegradable y no contamina el resto del agua.
  • Es 100% libre de bacterias y microorganismos que pueden causar enfermedades.
  • Económico y fácil de conseguir.
  • Los filtros industriales duran por muchos años, así que no tendrás que estar pendiente de cambiarlo.
  • Echarri, Luis. "Contaminación del agua." Población, Ecología y Ambiente, Universidad de Navarra, Madrid-España (2007): 11-20.
  • Quiroz, Cristóbal Chaidez. "Agua embotellada y su calidad bacteriológica." Água Latinoamérica. Set/out (2002).
  • Pulido, Mireya del Pilar Arcos, et al. "Indicadores microbiológicos de contaminación de las fuentes de agua." NOVA Publicación en Ciencias Biomédicas 3.4 (2005): 69-79.