Fisiología del hígado

Gracias a las funciones que realiza el hígado es posible procesar diferentes sustancias que mantienen el funcionamiento normal del cuerpo

La fisiología del hígado es compleja, una de las verdaderas maravillas del cuerpo humano. El papel que cumple este órgano es vital para el organismo. Realiza su labor llevando a cabo procesos altamente especializados que son fundamentales para la salud y la vida.

Se puede decir que el hígado trabaja como una planta procesadora. Desde allí se transforman y se liberan elementos y compuestos que van a los demás órganos. Tiene tres conjuntos de funciones básicas: funciones vasculares, funciones metabólicas y funciones secretoras y excretoras.

Dentro de la fisiología del hígado se destacan los siguientes procesos: filtración y almacenamiento de sangre, metabolismo, formación de bilis, depósito de vitaminas y de hierro y síntesis de los factores de coagulación.

Fisiología del hígado y funciones vasculares

La naturaleza de fisiología del hígado hace que este se comporte como un reservorio de sangre. Este órgano es capaz de almacenar hasta el 10% del volumen total  de sangre. Esto quiere decir que puede acumular hasta 1 litro y medio de sangre cuando la volemia, o volumen total de sangre, se hace excesiva. Así mismo, suple sangre adicional si la volemia disminuye.

El hígado se comporta como un repertorio de sangre y una barrera frente a patógenos

Al mismo tiempo, la fisiología del hígado permite que este órgano actúe como un filtro para la sangre que proviene del intestino. Las células de Kupffer, o macrófagos que residen en el hígado, absorben y neutralizan virus, bacterias, parásitos y macromoléculas. De este modo, actúan como una barrera para los microorganismos y toxinas que provienen del intestino. También cumplen un importante papel en el procesamiento de antígenos.

Recomendamos ver nuestro artículo sobre remedios caseros para depurar el hígado.

Funciones metabólicas

Las funciones metabólicas en el hígado son realizadas por unas células llamadas “hepatocitos”. Su acción se ejerce sobre diferentes nutrientes: carbohidratos, grasas y proteínas. A su vez, en la metabolización de cada uno de ellos se ponen en marcha diversas funciones. Veamos esto con mayor detalle.

Metabolismo de carbohidratos

La fisiología del hígado en el metabolismo de los carbohidratos permite que se realicen las siguientes funciones:

  • Almacenamiento de glucógeno
  • Transformación de galactosa y fructuosa en glucosa
  • Gluconeogénesis
  • Formación de compuestos químicos a partir de productos intermedios
Regulación del metabolismo de la glucosa por parte del hígado

Lo que permite la fisiología del hígado es regular las concentraciones de glucosa en la sangre. Si la glucosa crece más allá de los límites normales, el exceso se remueve. Si hay déficit, el hígado libera glucosa para compensarlo. Para lograr lo primero realiza complejos procesos llamados síntesis de glucógeno, glicólisis y lipogénesis. Para la segunda tarea lleva a cabo los procesos de glucógenolisis y gluconeogénesis.

Metabolismo de grasas o lípidos

Pese a que el metabolismo de las grasas se puede llevar a cabo en diversas células, este proceso se realiza con mayor rapidez en el hígado. Las funciones que cumple este órgano en el metabolismo de lípidos son las siguientes:

  • Beta-oxidación de ácidos grasos y formación de ácido acetoacético
  • Formación de buena parte de las lipoproteínas
  • Formación de importantes cantidades de fosfolípidos y colesterol
  • Conversión de proteínas y glúcidos en ácidos grasos

En el hígado se lleva a cabo la síntesis del colesterol, el cual es utilizado por el organismo para diferentes finalidades. En el metabolismo de las grasas también tiene lugar la producción de triglicéridos.

Metabolismo de las proteínas

El metabolismo de las proteínas es uno de los capítulos determinantes en la fisiología del hígado. Si este proceso no se realiza durante apenas unos días, se produce la muerte. Las funciones más importantes que se realizan en este proceso son las siguientes:

El hígado es el responsable del metabolismo de las proteínas

  • Desaminación de aminoácidos
  • Formación de urea para eliminar el amoniaco de los líquidos corporales
  • Formación de alrededor de un 90% de las proteínas plasmáticas
  • Conversión mutua entre aminoácidos y otros compuestos

Otras funciones metabólicas del hígado son: almacenamiento de vitaminas, producción de sustancias que intervienen en la coagulación, almacenamiento de hierro y eliminación de fármacos, hormonas y otras sustancias.

Funciones secretoras y excretoras

Una de las tantas tareas que tienen lugar en el marco de la fisiología del hígado es la de formar y secretar bilis. Esta sustancia interviene en los procesos de digestión, en los que actúa como emulsionante de los ácidos grasos. Esto quiere decir que convierte estos ácidos grasos en pequeñas gotitas para que sean atacados con mayor facilidad por los jugos digestivos.

Vesícula biliar

El hígado secreta la bilis en dos etapas, gracias a los hepatocitos. Al final, esta sustancia se almacena en la vesícula biliar hasta que es requerida por el duodeno (intestino delgado). A su vez, la bilis es la principal vía para la eliminación del colesterol.

Categorías: Anatomía y fisiología Etiquetas:
Te puede gustar