Fisiología del orgasmo masculino

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 29 noviembre, 2018
Edith Sánchez · 14 enero, 2018 · Última actualización: 29 noviembre, 2018 29 noviembre, 2018
Suele confundirse el orgasmo masculino con la eyaculación, pero se trata de dos procesos diferentes, aunque usualmente van unidos.

La fisiología del orgasmo masculino suele ser más evidente que la del orgasmo femenino. Esto se debe a que casi siempre se le asocia con la eyaculación, que es un hecho visible. Sin embargo, se suele pensar que son sinónimos y en realidad no es así.

El orgasmo masculino se refiere al conjunto de contracciones musculares que tienen lugar en la pelvis, de forma rítmica, y que liberan la tensión sexual. Estas, habitualmente, van acompañadas por una sensación física y psicológica de placer. La eyaculación, por su parte, se refiere a la expulsión de semen a través del pene.

Por lo tanto, el orgasmo masculino y la eyaculación son dos procesos diferentes, aunque la mayoría de las veces se producen en forma simultánea. A continuación te contamos todo lo que deberías saber sobre el orgasmo masculino y su fisiología. ¡Sigue leyendo!

1. Etapas del orgasmo masculino

Etapas del orgasmo masculino

Para efectos didácticos, el Diario La Razón ha formulado una analogía entre las fases del orgasmo femenino y las del orgasmo masculino. Se habla entonces de cuatro etapas (DEMOR): excitación, meseta, orgasmo y resolución. Cada fase incluye los siguientes cambios fisiológicos:

Las cuatro etapas del orgasmo (DEMOR)

  • Excitación. Incluye manifestaciones físicas como erección peneana, aumento en el tamaño del escroto e incremento en el volumen de los testículos.
  • Meseta. Los procesos que se dan en esta fase comprenden, secreción de las glándulas de Cowper, contracción de la glándula prostática y contracción en las vesículas terminales.
  • Orgasmo. Incluye la eyaculación, contracciones en el esfínter, la uretra y el pene, y contracción del esfínter rectal.
  • Resolución. Comprende el retorno a los índices fisiológicos normales.

Te recomendamos leer: 5 tipos de orgasmos y cómo alcanzarlos

La primera fase del orgasmo masculino

La primera fase del orgasmo masculino

El orgasmo masculino comprende dos manifestaciones principalmente: la erección y el orgasmo propiamente dicho. La erección del pene se define como un evento neurovascular, que está mediado por el estado hormonal y por factores psicológicos.

¿Cómo se produce la erección?

Durante la estimulación sexual se generan una serie de impulsos nerviosos que provocan la liberación de neurotransmisores y de factores relajantes en el pene. Esto ocasiona un incremento en el flujo sanguíneo en este órgano. De este modo, la sangre queda atrapada en los cuerpos cavernosos haciendo que el pene pase de un estado flácido a la erección.

Asimismo, durante el orgasmo masculino se produce la contracción de los músculos bulbocavernosos e isquiocavernosos. Esto comprime la base del pene lleno de sangre. La consecuencia es que los cuerpos cavernosos aumentan su presión interna y generan una presión que vuelve al pene más duro aún. En esta fase cesa temporalmente la entrada y la salida de sangre.

Lee también: Anatomía del pene

La eyaculación

La eyaculación

La eyaculación corresponde a la segunda fase del orgasmo masculino. Desde el punto de vista fisiológico, se divide en dos etapas: acumulación del esperma en la uretra posterior  y eyaculación propiamente.

Primera etapa

En la primera etapa se produce la emisión de líquido seminal desde la próstata y las vesículas seminales. El líquido seminal viaja a través de los vasos eferentes del testículo, el epidídimo y el conducto deferente. Estos en su conjunto conforman los conductos eyaculadores. Finalmente, el semen va a la uretra prostática, gracias a las contracciones en estos órganos.

Todo el proceso se da apenas una fracción de segundo antes de la eyaculación. A medida que avanza la acumulación de semen en la uretra prostática, se incrementa la presión en esa zona. La eyaculación se produce por los cambios de presión y la distensión en la uretra posterior. De esta manera, comprende varios procesos:

procesos de la eyaculación

  • Propulsión del semen desde la uretra prostática hasta el meato uretral.
  • Salida del semen por el meato urinario, gracias a las contracciones cíclicas que se producen en la zona final de la uretra.
  • Simultáneamente, el esfínter interno del cuello de la vejiga urinaria se mantiene cerrado. Esto hace que el líquido seminal avance hacia el pene.
  • Después de las primeras contracciones, estas comienzan a espaciarse y poco a poco disminuye su intensidad.

Segunda etapa

Después de que se produce la eyaculación, se entra en la fase de resolución. Sobreviene una etapa refractaria, en la que es totalmente imposible una nueva eyaculación. Este periodo dura algunos minutos o incluso horas. Se vuelve más prolongado con la edad y después de eyaculaciones repetidas.

Ahora ya sabes que este proceso no es tan simple como podría parecer al principio. No debemos olvidar que es posible que muchas veces la psicología también juega un papel importante en estos temas. Es decir, debemos estar relajados y sentirnos cómodos, de esta manera conseguiremos que el sexo sea más placentero. 

  • Javier Gómez Zapiain. Psicología de la sexualidad. Alianza Editorial, 2014. 
  • Anabel Ochoa. Respuestas para vivir una sexualidad inteligente y segura. Selector, 2015.
  • Anabel Ochoa. El universo de la sexualidad. Penguin Random House Grupo Editorial México, 2012.
  • Sonia BlascoS. Garma. The Road to Orgasm. Simon and Schuster, 2007.
  • Alexander Lowen. Amor y orgasmo: una guía revolucionaria para la satisfacción sexual. Editorial Kairós, 2008.