Fisioterapia infantil y sus ventajas

La fisioterapia infantil no solo ayuda a tu pequeño a tratar posibles afecciones traumatológicas, también es beneficiosa para lesiones neurológicas, respiratorias, e incluso, digestivas o congénitas.

La fisioterapia infantil constituye una de las especialidades más beneficiosas para tu hijo. Sobre todo, es ideal en sus primeros años de vida. Esta práctica lo ayuda con el tratamiento de enfermedades y accidentes. Asimismo, contribuye para que tenga un desarrollo óptimo y un gran nivel funcional. Si tu hijo cuenta con un fisioterapeuta, considéralo un ser afortunado.

El desarrollo integral de los niños es un objetivo que, como padres, siempre queremos conseguir. Y este se obtiene cuando se cuidan y potencian todos y cada uno de los aspectos de la vida de tu hijo. De hecho, tu hijo está en perfectas condiciones cuando hay un equilibrio entre su mente, su espíritu y su cuerpo.

Existen disciplinas que pueden contribuir grandemente a que tu hijo sea un ser excepcional. La fisioterapia es una de esas ramas de la salud muy beneficiosas. Esta práctica médica está presente en la vida del hombre desde la antigüedad. Los grupos humanos primitivos usaban métodos de terapias físicas para sanar dolencias.

En la actualidad, la fisioterapia se basa en el uso de estrategias terapéuticas con el fin de potenciar el nivel funcional de las personas y erradicar enfermedades. En los niños, esta disciplina se conoce como fisioterapia infantil o pediátrica. Se trata de una especialidad que trata las patologías que se producen en los pequeños, ya sean congénitas o adquiridas.

Fisioterapeuta con niño

¿Cuáles son las ventajas de la fisioterapia infantil?

La fisioterapia infantil tiene muchas ventajas para los niños. No solo ayuda a tratar lesiones o afecciones ortopédicas y traumatológicas, sino también respiratorias, neurológicas y digestivas.

Asimismo, esta área médica te parecerá fascinante, porque posibilita el tratamiento de problemas de salud en la infancia. La fisioterapia infantil puede contribuir, por ejemplo, a tratar afecciones del sistema nervioso central, del aparato locomotor, así como de otros desórdenes que podría padecer o estar padeciendo tu pequeño.

1. Reducir y desaparecer los efectos de enfermedades o accidentes

Como especialidad, la fisioterapia infantil permite ampliamente reducir y desaparecer los efectos de enfermedades o accidentes. Se trata de una práctica que sirve en el tratamiento de patologías como la parálisis cerebral, la parálisis facial o la escoliosis infantil. Asimismo, la fisioterapia es útil frente a la tortícolis, la espina bífida o las malformaciones congénitas, entre otras.

Igualmente, esta rama es útil para subsanar las secuelas de algún tipo de accidente que haya sufrido tu hijo. Sobre todo, si su capacidad motora o su movilidad se vieron afectadas por traumatismos. La fisioterapia infantil también ayuda a tratar problemas como:

  • Cólicos
  • Reflujo
  • Gases
  • Bronquitis
  • Asma
  • Hipertonías e hipotonías
  • Pie equinovaro
  • Miopatías
  • Cifosis
  • Neumonía

2. Tener un cuerpo sano y fuerte

Fisioterapia con bebé

Una de las grandes ventajas de la fisioterapia infantil es que procura que los niños tengan un cuerpo sano y fuerte. Los métodos usados por esta disciplina buscan corregir cualquier problema de salud en los pequeños. Además, al mismo tiempo, favorece su diagnóstico y prevención.

El mantenimiento de un cuerpo sano en tu hijo es fundamental para su desempeño en la vida. Unas lesiones físicas que no son tratadas a tiempo pueden convertirse en problemas más serios. Si tu niño tiene alguna deficiencia motora, esta especialidad es particularmente útil para tratarla.

Lee este artículo: Estimulación en los bebés: aprender a activar los sentidos

3. Mejorar la capacidad sensorial y cognitiva

Aunque se basa en el uso de agentes físicos en los tratamientos, la fisioterapia infantil no se limita a lo físico. Esta especialidad puede contribuir a afinar cada sentido de tu hijo. Asimismo, puede ayudarlo a interpretar la realidad y a relacionarse mejor con su entorno.

4. Reducir el estrés

No hay nada más desesperante para tu hijo que presentar algún tipo de complicación de salud. Sean del tipo que sean, las dolencias siempre van a causar una profunda preocupación en tu pequeño. Especialmente, si son lesiones adquiridas. Ahora bien, hasta para esto, la fisioterapia infantil tiene respuesta.

A través de sus prácticas terapéuticas esta disciplina reduce el estrés en tu hijo. Le proporciona un estado de relajación, al mismo tiempo que trata sus afecciones. Las terapias y masajes están diseñados de tal modo que tu hijo se sentirá muy a gusto.

¿Qué métodos toma en cuenta la fisioterapia infantil?

Hay muchos métodos que la fisioterapia infantil tiene en cuenta. La idea es lograr que los bebés y los niños reciban un tratamiento adecuado y satisfactorio. Algunas de las prácticas son individuales, otras son combinadas. Todo va a depender del diagnóstico y de la necesidad de cada niño.

 Entre los métodos que toma en cuenta la fisioterapia infantil se encuentran:

  • Los masajes
  • Los ejercicios musculares
  • Las actividades de coordinación y equilibrio
  • Los métodos de estimulación
  • La psicomotricidad
  • El tratamiento postural
  • Los vendajes funcionales
  • Las actividades de recreación
  • Las terapias acuáticas

Existen otros métodos más específicos de la fisioterapia infantil, como la terapia Vojta o el método Bobath.

Descubre: Los mejores consejos y ejercicios para enseñar a tus hijos a nadar

Conclusión

Bebé mantiene equilibrio con fisioterapeuta

Los primeros años de vida de tu hijo son fundamentales por muchos aspectos. En esta etapa, la mayoría de las funciones de tu pequeño están en pleno desarrollo. Por ello, es de vital importancia que atiendas cualquier problema o trastorno a tiempo. No dejes que alguna lesión o patología se convierta en un inconveniente mayor para tu hijo más adelante.        

Como especialidad, la fisioterapia infantil es bastante integral. Busca contribuir con la buena salud de tu bebé a nivel físico, neurológico, respiratorio o digestivo, entre otros. Por esa razón es tan recomendable que los niños asistan con un fisioterapeuta. Él hará que mente, cuerpo y espíritu de tu hijo estén en armonía.