Flor de cebolla frita con salsa

Mariela Ibarra 22 abril, 2015
Para conseguir un aspecto dorado y que no se queme la cebolla es importante que los intervalos de fritura no excedan los 20 o 30 segundos

La flor de cebolla frita es un entremés muy llamativo que podrás encontrar en algunos restaurantes. Tiene una apariencia muy elegante y se ve exactamente como sabe. Sin embargo, puedes hacerla fácilmente sin salir de casa y darle a tu cena un toque sofisticado o la puedes usar como aperitivo en una fiesta, le fascinará a tus invitados.

Usualmente acompañada por salsas, en general salsa tártara, mayonesa o de tomate, la flor de cebolla le debe su nombre a la manera en que se corta, asemejándose a una flor de loto. Esta receta es muy fácil de preparar y contiene ingredientes que seguramente tienes en tu cocina, así que te dejamos con la receta:

Ingredientes

  • Aceite vegetal
  • 1 cebolla grande
  • 2 huevos
  • 1 taza de harina
  • Pimienta, paprika, orégano.

cebolla

Preparación

Este entremés no requiere de gran experiencia en la cocina, solo debes cuidar de que los cortes no atraviesen toda la cebolla, porque la dividirás en partes y no servirá para la receta.

Empieza eliminando la capa superior de la cebolla, quitándole la piel. Procede haciendo un corte en forma X que vaya desde la punta hasta 1 centímetro de la base. Recuerda que no debes cortar toda la cebolla, la base debe quedar intacta. Sigue repitiendo este procedimiento de cortes en X, teniendo presente girar la cebolla. En una grande te saldrán hasta 14 cortes.

Una vez has realizado todos los cortes, saca el centro de la cebolla. Separa delicadamente cada uno de los pétalos, abriéndolos como una flor.

En una olla pon a precalentar el aceite, recuerda que debe ser suficiente para sumergir la cebolla entera en ella. Lo mejor es que lo hagas a una temperatura media-alta, así estará listo al momento de fritar tu cebolla.

Pasa la cebolla por el huevo y después sumérgela bien en la harina. Cuida que la harina cubra cada uno de los pétalos, incluso si tienes que hacerlo de forma manual.

Presta mucha atención al siguiente paso; aprovechando que el aceite está bien caliente, introduce la cebolla y deja que se dore lo suficiente para que se fije la harina. Esto no debe tomar más de 30 segundos, de lo contrario la cebolla empezará a quemarse. Una vez se haya fijado la harina, baja el fuego al mínimo y deja que se fría la cebolla durante ocho o diez minutos. Cuando se haya dorado por completo, sácala del aceite y vuelve a subir el fuego, pero esta vez al máximo, espera un poco para que alcance la temperatura máxima y mete la cebolla de nuevo por otros 20 segundos.

Cuando hayan pasado los 20 segundos, pon a escurrir la cebolla sobre una toalla de papel, para que termine de expulsar el exceso de aceite. Puedes salpimentar la flor si lo deseas. Sírvela acompañada de salsa de tomate, mayonesa o salsa tártara.

Recuerda que la presentación es importante, así que busca equilibrio entre la forma de la flor y los utensilios que uses para servir.

harina-y-huevos

Consejos adicionales

  • Otra manera de presentar este plato es preparar varias cebollas pequeñas y disponerlas en una bandeja redonda, alrededor de un recipiente grande de la salsa que hayas preparado.
  • Un truco muy útil para esta receta, es que una vez has sacado el centro, lleva la cebolla a un recipiente con agua y hielo durante unos minutos. Esto hará que se ponga un poco dura y así no se romperá al manipularla posteriormente. No hagas esto antes de cortar la cebolla, pues te dificultará hacerlo.
  • Puedes usar los condimentos que prefieras, solo recuerda que debes mezclarlos muy bien y no excederte para que no saturen el sabor de la cebolla.
  • Al volver a introducir la cebolla, además de dorarla, lograrás que expulse el aceite extra que ha acumulado.
  • Hacer la salsa tártara es muy fácil, solo necesitas mezclar mayonesa, un huevo, alcaparras picadas, perejil, pepinillos y un poco de mostaza. Revuelve todo muy bien hasta que tengas una salsa cremosa.
Te puede gustar