Fluconazol: utilidad y efectos secundarios

Este fármaco fue especialmente diseñado para el tratamiento de enfermedades causadas por hondos del género Candida.

El Fluconazol es un medicamento o fármaco que se incluye dentro de los compuestos químicos antimicóticos. Por tanto, esta sustancia tiene una acción antifúngica y pertenece a la familia de los triazólicos.

Por otra parte, debido a sus características, se utiliza tanto en el tratamiento como en la prevención de enfermedades causadas por hongos. En especial, los equipos médicos optan por usarlo en las infecciones producidas por el hongo Candida spp. También puede utilizarse para combatir las patologías provocadas por Cryptococcus neoformans, Microsporum spp, Blastomyces dermatitis e Histoplasma capsulatum.

Debido a que se trata de un medicamento con cierta antigüedad, puede ser encontrado con diversos nombres comerciales. Por ejemplo, puede aparecer como Candifix, Citiges, Diflucan, Lavisa y Loitin, entre otros. Lo más habitual es utilizar su nombre genérico del compuesto, además puede utilizarse solo o en combinación de otros fármacos para tratar la patología del paciente.

A veces es necesario modificar la dieta para favorecer la acción farmacológica. Lo más habitual es que en los casos difíciles su equipo médico le recomiende una dieta sin setas durante un par de semanas ya que puede haber interacciones.

¿Cuál es el mecanismo de acción del Fluconazol?

Cuando esta sustancia reacciona en el cuerpo del paciente inhibe la síntesis de esteroles, compuestos químicos imprescindibles para que se lleve a cabo el crecimiento fúngico.

Por otra parte, este fármaco también es capaz de anular la producción de ergosterol, un componente que forma la pared celular de esta clase de seres vivos. De esta manera, esta alteración no se puede reparar y se altera la capacidad de los hongos para reproducirse.

Lee también: Cándida: soluciones naturales para aliviar los síntomas

¿Para qué se utiliza el Fluconazol?

Por norma general podemos encontrar el Fluconazol dentro del tratamiento de numerosas enfermedades y en la prevención de otras alteraciones. Para combatir directamente las infecciones este fármaco se utiliza si el paciente ha desarrollado:

  • Diversos tipos de candidiasis. Normalmente se incluye la genital y la de las mucosas (afectan al interior de la cavidad bucal o a la garganta). Sin embargo, este tipo de infección también puede aparecer en otras regiones corporales como en el torrente sanguíneo, en el tracto urinario e incluso en órganos.
  • Meningitis criptocóccica, una infección fúngica que afecta al cerebro.
  • Infecciones de la piel. Por ejemplo, las que afectan a las uñas, el pie de atleta, la tiña, etc.

Por otra parte, si es utilizado como una medida de prevención, puede ser encontrado en las siguientes situaciones:

  • Evitar la reaparición de las meningitis que presentan un origen fúngico.
  • Reducir la aparición repetida de infecciones vaginales o en las mucosas (causadas por el hongo Candida).
  • Prevenir el contagio de alteraciones producidas también por el hongo Candida.

Normalmente se aplica en pacientes con un sistema inmunológico débil. Asimismo, podemos destacar que varias de las alteraciones citadas en el apartado anterior son infecciones oportunistas.

Esto quiere decir que se desarrollan con más frecuencia en pacientes con ciertas condiciones médicas. Por ejemplo, es el caso de sujetos que tienen el VIH o que han sido sometidas a un trasplante de médula ósea (y que utilizan quimioterapia citotóxica o radioterapia).

Ver también: Hongos en la boca: síntomas, causas y tratamiento

¿Cuáles son los efectos secundarios del Fluconazol?

Sin embargo, el paciente puede sufrir una serie de alteraciones o problemas inesperados al tomar este fármaco. Así, entre los efectos secundarios o adversos de este medicamento más frecuentes podemos destacar:

  • Náuseas y cansancio.
  • Cefalea o dolor de cabeza.
  • Formación de erupciones en diversos lugares de la piel.
  • Alteraciones del tránsito intestinal que se pueden manifestar tanto como diarrea como estreñimiento.
  • Cansancio, debilidad o fatiga general.
  • Sensación de malestar en la zona abdominal.
  • Inapetencia o disminución del apetito. Asimismo, esta alteración también puede provocar una pérdida de peso en el paciente (no deseada).
  • Aumento de la flatulencia o de los gases.
  • Dolor o debilidad muscular. Este problema puede aparecer junto a un entumecimiento de ciertas áreas de forma ocasional.
  • Sensación de tener la boca seca (en especial por la mañana).
  • Fiebre que puede variar en cuanto a intensidad.
  • Prurito o picor que puede aparecer en diversas regiones corporales.
  • Presencia de convulsiones, mareos e incluso desmayos de forma puntual.
  • Pfizer Australia Pty Ltd. Diflucan (Australian Approved Product Information). West Ryde (NSW): Pfizer Australia; 2004.
  • Sweetman S., ed. (2004). Martindale: The Complete Drug Reference. 34th ed. London:Pharmaceutical Press. ISBN 0-85369-550-4
  • Rossi S. (ed.) (2006). Adelaide: Australian Medicines Handbook. ISBN 0-9757919-2-3
  • Gómez Quintero, C. H. (2010). Resistencia de levaduras del género Candida al fluconazol. Infectio. https://doi.org/10.1016/S0123-9392(10)70134-X