Flujo vaginal marrón: ¿cuál es su significado?

19 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
El flujo vaginal marrón no significa siempre enfermedad. En realidad, en un gran número de ocasiones, su presencia es totalmente normal. Te contamos en este artículo cuáles pueden ser sus causas y cuándo es conveniente consultar a un médico.

Aunque el flujo vaginal marrón no es la forma más habitual de las secreciones vaginales, tampoco es algo raro. Y su existencia por sí sola no significa que la mujer esté cursando una enfermedad.

Es muchas ocasiones, el flujo vaginal marrón es parte de la normalidad del ciclo menstrual. Y, otras veces, es un signo de algún proceso fisiológico que se está desarrollando según el curso esperado. Se le debe prestar atención, pero no es preciso alarmarse inmediatamente.

Hay cuatro circunstancias en que el flujo vaginal marrón es esperable y no requerirá intervención médica. Es decir, que se solucionará por sí mismo, volviendo al flujo habitual. Estas circunstancias son:

  • Los primeros días del ciclo menstrual: más precisamente los días que le suceden al sangrado de la menstruación. Suele ocasionarse por la mezcla entre restos sanguíneos y las secreciones normales de la vagina.
  • Los picos hormonales ocasionales: aún en las mujeres muy regulares con su ciclo menstrual, no todos los meses se comportan exactamente igual. Una pequeña variación en los niveles de estrógenos o de progesterona pueden ser suficientes para provocar cambios de flujo.
  • El cambio de pastillas anticonceptivas: cuando una mujer viene utilizando una determinada combinación de hormonas orales en sus anticonceptivos y cambia por otra combinación, puede haber flujo vaginal marrón. Es la variación hormonal la que lo explica.
  • Las relaciones sexuales durante el embarazo: al haber más progesterona en el cuerpo de la mujer embarazada y mayor vascularización de sus genitales, la fricción ocasionada por el sexo puede provocar el flujo marrón. No es de aparición inmediata y es esperable hasta el día siguiente a las relaciones.

Causas generales de flujo vaginal marrón

Más allá de las situaciones normales de aparición del flujo vaginal marrón, tenemos también lo patológico. Entre las enfermedades o trastornos que lo ocasionan hay unas localizadas en el aparato reproductor femenino y otras más generales. Las causas generales de flujo vaginal marrón afectan todo el cuerpo y son básicamente hormonales. Entre ellas están:

  • Aumento de los estrógenos: cambios en el ciclo menstrual que deriven en un incremento de los valores de estrógeno pueden ocasionar flujo vaginal marrón. Una situación relativamente frecuente es el estrés. En situaciones estresantes, aumentan los estrógenos y se adelanta la ovulación, lo que finalmente deriva en un flujo amarronado, que es un sangrado diminuto.
  • Anticonceptivos hormonales no adecuados: la combinación hormonal elegida por el profesional médico y la mujer no se adecúa al cuerpo. Sucede rara vez, pero no es imposible. Las hormonas ingeridas no terminan de cuadrar con el ciclo menstrual fisiológico y lo alteran, ocasionando sangrados intermitentes fuera de fecha. Es un efecto adverso que, si no se soluciona por sí solo, obliga a cambiar de método anticonceptivo.
Anticonceptivos desogestrel
Los anticonceptivos orales son causantes de flujo vaginal marrón

Sigue leyendo: Anticonceptivos orales: cómo actúan y cómo deben tomarse

Causas del aparato reproductor femenino

Entre las causas que se localizan en el aparato reproductor femenino, tenemos:

  • Embarazo: la unión del espermatozoide y el óvulo y su posterior anidación en el útero puede manifestarse externamente con un sangrado marrón. Suele ser un flujo amarronado de pequeña cantidad en una fecha distinta a la esperada para la menstruación. Es más conocido vulgarmente como ‘manchado’ y no representa riesgo de aborto.
  • Pólipos: los pólipos son crecimientos anormales dentro del útero. Se trata de tumores benignos que alcanzan diferentes tamaños y penden hacia dentro de la cavidad del órgano. Al alterar la pared interna del útero, a veces, retienen sangre menstrual que se expulsa luego con color marrón y hasta coágulos.
  • Miomas uterinos: con un mecanismo similar a los pólipos, alteran la pared interna del útero. Los miomas son tumores benignos del músculo liso del útero que se encapsulan dentro de la pared del órgano.
  • Cáncer: el cáncer de cuello de útero puede tener entre sus síntomas el flujo vaginal marrón. No es lo más frecuente y no se presenta siempre en todas las pacientes que lo padecen. Tampoco es el síntoma por excelencia de esta neoplasia. Es más probable que la mujer debute con otros signos más llamativos antes que el flujo, como sangrado franco de color rojo y dolor.
flujo vaginal marrón
El flujo vaginal marrón más peligroso es aquel que se acompaña de otros síntomas

Sigue descubriendo: Cáncer de cuello uterino: origen y prevención

Cuándo consultar si hay flujo vaginal marrón

Si apareció en un único evento sin otros síntomas, no debería alarmar. Se considera que es pertinente iniciar una consulta médica cuando el flujo:

  • Se presenta acompañado de dolor en el abdomen intenso.
  • Tiene una duración persistente, superior a un solo día.
  • Alterna con episodios de sangrado franco color rojo.

También es recomendación de consulta la alternancia con otros tipos de flujos vaginales. Las características particulares del otro flujo pueden indicar una segunda situación que no está siendo detectada. El flujo vaginal marrón que se vincula a la gestación se puede asociar con otro de color rosa, por ejemplo. Si se autolimita y no hay otros síntomas no requerirá consulta médica.

En el otro extremo, tenemos los flujos amarillos y blancos que, en conjunción con el flujo vaginal marrón, dan cuenta de una infección, generalmente tratable y curable. Estos flujos deberían llevar a la consulta profesional para instaurar el tratamiento adecuado:

Es importante recordar que la consulta con un ginecólogo no está de más en el flujo vaginal marrón. Un profesional de la salud sabrá distinguir entre situaciones normales y patológicas; es decir, entre aquellas que no necesitan intervención y aquellas que necesiten un tratamiento médico.

  • Vidal Borras, Emilio, and Crispina Justa Ugarte Rodríguez. "Síndrome de flujo vaginal." Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología 36.4 (2010): 594-602.
  • González, Nelvys Felipe, et al. "Factores de riesgo asociados a infección vaginal en mujeres embarazadas." MULTIMED 23.3 (2019): 484-500.
  • Bendek, Eduardo Acosta, Julio Duva Palacio, and Néstor Vásquez Macías. "Flujo genital." Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología 31.5 (2016): 304-322.