Flumil, el antimucolítico más común

Los mucolíticos son fármacos que ayudan a disminuir la viscosidad del moco facilitando su expulsión. Son muy útiles en caso de alergias, gripes, resfriados o enfermedades más serias como la fibrosis quística.

Entre los productos más utilizados para facilitar la expectoración y disminuir la secreción nasal se halla el flumil. Acompáñanos a lo largo de esta página y te enterarás por qué el flumil es un mucolítico muy popular.

¿Qué es?

El flumil está compuesto mayoritariamente por acetilcisteína, un fármaco indicado en procesos respiratorios como la bronquitis aguda y crónica, el enfisema y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, entre otros. Su estructura química le permite disminuir la viscosidad del mocus sin aumentar su volumen. Esta actividad convierte al flumil en un agente mucolítico por excelencia cuando tenemos un resfriado.

¿Cómo actúa el flumil?

Mecanismo de acción de la acetilcisteína

La consistencia viscosa del moco se debe a enlaces disulfuro que se forman entre las moléculasEl flumil rompe los enlaces y disminuye la viscosidad de esta sustancia. La acetilcisteína  también normaliza el funcionamiento de las células mucosas ciliadas, haciendo que sea más fácil la eliminación del fluido.

Útil tanto para niños como para adultos, el flumil se administra oralmente. Siempre deberá hacerse por indicación de un especialista quien determinará si es posible su uso y en qué dosis. Dado que solo el 30% de este medicamento se elimina por vía renal, está contraindicado durante el embarazo y la lactancia.

Normalmente se recomienda beber abundante líquido durante el tratamiento y refrigerar el medicamente a temperaturas menores a 30ºC.  ¿Te gustaría conocer sus contraindicaciones?

Contraindicaciones y precauciones

Indicaciones del flumil

  • La acetilcisteína, el principio activo del flumil, es un derivado de un aminoácido llamado cisteína. Por esta razón, en caso de alergia o hipersensibilidad a compuestos relacionados con la cisteína, evita usar este fármaco. Si experimentas náuseas, vómitos, urticaria, dolor de cabeza o fiebre luego de utilizarlo suspéndelo de inmediato.
  • El flumil también está contraindicado en caso de úlcera gastrointestinal y pacientes asmáticos o con insuficiencia respiratoria grave.
  • Dado que los antitusivos provocan inhiben la tos no deben administrarse en conjunto con el flumil, ya que esto puede dificultar la eliminación de las secreciones.
  • Al administrar acetilcisteína junto con antibióticos como amfotericina B, ampicilina sódica y cefalosporinas, éstos pueden inactivarse.
  • Esa sustancia también reacciona con metales como el hierro, el níquel y el cobre, así como con el caucho. Se debe evitar el contacto con materiales que los contengan.
  • El flumil puede producir somnolencia, en cuyo caso hay que evitar conducir y el uso de maquinaria pesada.
  • Aunque los efectos adversos del flumil son poco comunes puede provocar dolor abdominal, estomatitis, diarrea y ardor epigástrico. En caso de molestias diríjase de inmediato al médico.